• Kondogbia y el apalancamiento financiero

    by  • 30 julio, 2013 • Economía, Fútbol, Sevilla • 10 Comments

    (Escuchando de fondo “Move on up” de Curtis Mayfield)

    El título acojona, lo sé. Sin embargo, y desde la osadía de mis conocimientos nivel usuario (recuerdo, no soy economista) intentaré explicar con ejemplos de andar por casa aplicados al caso Kondogbia qué es el apalancamiento financiero y como es posible que, en ocasiones, endeudarse sea más rentable que pagar a tocateja.

    Según wikipedia, el apalancamiento financiero es el término utilizado dentro de la rama financiera que hace referencia al grado en que una empresa depende de la deuda. Se deriva de utilizar endeudamiento para financiar una inversión. Esta deuda genera un coste financiero (intereses), pero si la inversión genera un ingreso mayor a los intereses a pagar, el excedente pasa a aumentar el beneficio de la empresa.

    ¿Ein?

    No sé si recuerdan un artículo de inversiones en bolsa en el fútbol tomando como ejemplo al Ruch Chorzow. Imagino que no, que para eso se publicó el Martes Santo y es uno de los menos vistos de la historia del Salmón. El artículo en sí va de las rentabilidades que puede ofrecer un equipo de fútbol. Y de lo que se puede perder, claro. Échenle un vistazo que me quedó muy bonito.

    El apalancamiento financiero es pedir dinero para invertir en activos. Sin más. Una sociedad que depende mucho del apalancamiento es aquella que ha invertido mucho con unos préstamos pendientes de pago. Esto, en principio, puede parecer malo. Pero veremos como no siempre es así porque en el fondo depende de la rentabilidad de la inversión. Veamos un par de ejemplos con la película ésta del equipo polaco que, dependiendo el momento en que se invirtiese, generó apalancamiento financiero positivo o negativo.

    El ejemplo que allí reza es el siguiente

    – Señor A: compró a principios de 2011 (acciones a 1,6) y vendió al señor B en julio de ese mismo año (acciones a 3).

    Casi dobló su inversión. Con 10.000 euros, a 1,6, compró 6.250 acciones. Esas 6.250 acciones, vendidas a 3 euros le supusieron 18.750 euros. Es decir: en medio año ganó un 87,5% (8.750 euros). De fiesta gorda con Flavio Bibratore y Giulio Vera.

    – El señor B compró en julio de 2011 esas 6.250 acciones a 3 euros, invirtiendo esos 18.750 euros. En el día del padre de 2012, vio que las acciones cotizaban a 1,7 pero aguantó el tirón y no vendió. En cambio, en el día del padre de 2013 se hartó del puñetero Ruch y vendió todo al señor C. Teniendo en cuenta que cotizaban a 0,34, ha conseguido 2.125 euros. Ha perdido cerca del 90% de su inversión. Al señor B se le ha puesto una cara de chipriota horrorosa.

    El ejemplo está planteado como si los 10.000 euros de compra se hiciera con fondos propios, es decir, con el dinero ahorrado. El señor A tuvo una rentabilidad positiva de 87,5% como vimos y el B una negativa del 90%.

    Pero demos un paso más. Imaginemos que ese señor sólo tenía en principio 2.000 euros, pidiendo los 8.000 restantes al banco. A los 6 meses vendió, como hemos visto por 18.750 euros. Cancela el préstamo de los 8.000 + 400 euros por intereses (por decir algo), por lo que le quedan 10.350 euros limpios. Es decir, sobre 2.000 euros que tenía, ahora tiene 10.350, lo que supone que su rentabilidad no fue del 87,5% sino del 517,5%. Apalancamiento financiero positivo de libro, al igual que el del señor B, en un caso similar, es un apalancamiento financiero negativo claro

    Y ahora, vamos al caso Kondogbia, con advertencia previa. Una muestra más de que la línea independiente de este blog la tienen con este artículo. Le he arreado fuerte y flojo en varias ocasiones al uso de los Fondos de Inversión en el fútbol, como por ejemplo aquí. En cambio, en el post de hoy vemos a ver una vertiente positiva de los mismos. Tras este excusatio non petita, sigo.

    Para fichar a Rusescu, el Sevilla no ha necesitado apalancamiento financiero ya que ha pagado del tirón usando el dinero de la caja. Pero para fichar a Kondogbia sí tuvo que utilizar esta figura, pidiendo prestado para invertir. El Sevilla ha usado a Doyen como apalancamiento financiero ¿Cómo ha sido el apalancamiento financiero proporcionado por Doyen? Porque se escucha a gente decir que hubiéramos ganado más comprando nosotros sólo al futbolista. ¿Eso es así realmente? ¿Hubiera sido más rentable hacer la operación tipo Rusescu?

    (estadiodeportivo.com)

    Veamos como pudo ser la operación (sin apalancamiento) y como ha sido (con). El futbolista sale del Lens el pasado verano por 3 millones de euros. Parece ser que el pago lo financia Doyen Group, consensuándose entre el grupo inversor y el Sevilla que se comparte la propiedad (y la ganancia en una venta) al 50%, y que el 50% que debe pagar el Sevilla (1,5) lo hará posteriormente. A partir de una oferta de 6 millones, el Sevilla tiene, o una especie de derecho de tanteo por el que puede comprar la mitad del pase, o que aceptar la oferta y embolsarse el 50% del traspaso.

    La historia se podía haber escrito de dos formas. Las llamaremos A) y B).

    Opción A): El Sevilla hubiera pagado al Lens los 3 millones por Kondogbia. Con la venta por 15, hubiera ganado 12 kilos.

    Opción B): La operación tal y como se hizo. El futbolista costó 3, pero el Sevilla ni tuvo que abonar nada en su día ni ha pagado todavía nada del principal (sí intereses, imagino, porque la tonta no será tonta). Si el futbolista se vende, tiene que pagar en estos momentos los 1,5 millones de principal que tiene pendiente y el 50% de la venta es para cada una de las partes.

    Con la opción A) -compra del activo con dinero propio y posterior venta- el traspaso por 15 millones supone un 400% de rentabilidad de lo invertido. Sobre 3 que invertiste, ganas 12 limpios, es decir, un 400% de lo invertido. Una barbaridad

    Y con la opción B), con el apalancamiento financiero proporcionado por Doyen, la rentabilidad es exactamente la misma. Si el Sevilla sólo ha invertido en el futbolista 1,5, al ser la venta por 15 millones y llevarse la mitad, una vez deducido el pago pendiente, tenemos que se lleva 6 kilos limpios. Por tanto, la rentabilidad sigue siendo del 400% (6 es el 400% de 1,5). En realidad no podía ser de otra forma al ser los porcentajes de compra y venta similares (del 50%).

    Por tanto, hacer la operación vía financiera estimo que no ha estado mal ya que tenemos un apalancamiento financiero positivo “implícito” (el término me lo acabo de inventar) en el sentido de que ganamos lo mismo porcentualmente que si lo hubiésemos pagado al contado (un 400%), pero con un riesgo mucho menor al haber invertido mucho menos dinero en la operación inicial. La contrapartida, claro está, es que ganamos en líquido menos. Pero esto es como todo: cuantos más décimos de lotería compres, más posibilidades hay de ganar el gordo, al igual que pierdes más dinero si no te toca.

    A estos efectos, no incluyo (aunque debería) los intereses a pagar a Doyen. Primero porque no sé cuál es el porcentaje pactado entre el prestamista y el Sevilla y segundo porque, digamos, lo compenso -junto con la ficha que se le paga al francés- con el hecho de que el futbolista haya jugado aquí una temporada. Equiparemos los intereses al “coste de cesión” por un año y aquí paz y después gloria. Sé que es una cuenta un poco bizarra, pero no encuentro otra forma de hacerlo.

    ¿Y si compramos la mitad del pase?, preguntan algunos Porque por ese derecho de tanteo, podemos hacerlo. Si es verdad la oferta de 15 kilos, le pagamos los 7,5 millones a Doyen + el 1,5 pendiente y el futbolista es 100% nuestro por 9 millones. Vendiéndolo por más de 15, además de dejar de pagar intereses, ya le ganaríamos dinero. Sin embargo, para obtener el mismo 400% de rentabilidad, tendríamos que vender por 36 millones.

    Mi opinión es que, aunque el futbolista viene de cañón y su valor de mercado puede estar por encima de 15 millones, el Sevilla no va a ejercer el tanteo. Pero eso ya mejor lo hablamos en su caso vía comentarios, al entrar la cuestión de lleno en el plano de la opinión. Sólo decir que veremos cómo termina la operación, pero me da en la nariz que hay más ganas de vender el piso que Real interés por comprarlo.

    About

    10 Responses to Kondogbia y el apalancamiento financiero

    1. leicuz
      30 julio, 2013 at 7:01 pm

      Excelente artículo! Acabo de ver el enlace en Twitter mediante Number1Sports y apartir de ahora estarás en mi lista de favoritos! 😀

    2. 30 julio, 2013 at 7:19 pm

      A pesar de no ser economista, te has defendido muy bien explicando el apalancamiento financiero 😛

      El caso del derecho de tanteo de Kondogbia va a generar controversia, pero yo lo tengo claro, si hay oferta de 15M no me gasto 9M en adquirir su 100%, si no que cojo los 6 kilos y me voy a por otro centrocampista de mayor entidad y más curtido que Geoffrey.

    3. 30 julio, 2013 at 7:22 pm

      Eso de que endeudarse puede ser más rentable que no hacerlo lo enseñan, efectivamente, en la facultad. De entrada, suena a cachondeo, pero luego te lo explican y se te queda cara de tonto porque es una verdad como un templo y nunca habías caído en ello. Al menos eso me pasó a mi en su día.

      Y entrando en materia, en principio podríamos pensar que invertir 9 millones en Kondogbia para comprarlo al 100% puede ser un buen negocio si ya este año ofrecen 15. Pero, por otro lado, iría en contra por completo de la política de austeridad que el propio club defiende para sus adentros y también en otros foros. El Sevilla ha invertido mucho este año. Bastante más de lo que la mayoría de nosotros había imaginado, aun teniendo en cuenta los traspasos. Después de estar al borde del precipicio en enero, ¿de verdad es sensato pensar que se van a gastar ese dinero después de haberse gastado todo lo anterior?

      Más bien todo lo contrario, estoy contigo. Más bien se está pensando en recaudar aún más por lo que pueda pasar que en dedicarse a invertir dinero. No me preguntes qué haría yo porque no tengo las cuentas del club delante. Pero en mi casa, si en un momento dado me dan un susto económico de consideración y salgo de él, lo último que se me ocurriría es invertir lo poco que tenga en bolsa (por decir algo)

      A buen entendedor…

      @ravesen_

    4. Pingback: Kondogbia y el apalancamiento financiero | VamosMiSevilla

    5. Alvaro
      30 julio, 2013 at 9:47 pm

      #1: Muchas gracias por tus palabras y bienvenido

      #2 y 3: Hay un tema claro y en el que poca gente repara, David y Rafa, aprovechando el tema de Illarramendi y su coste haciendo una comparativa demagógica. Kondogbia tiene una cláusula de rescisión de 20 kilos. Y, además, la sartén por el mango no es plenamente nuestra. En resumen, lo que pretendo decir es que 15 kilos se aproxima mucho a lo máximo que la cuerda permite tensarse.

      El margen de mejora del futbolista es grande, sí. Pero no sé yo si el Sevilla va a desdeñar la posibilidad de rentabilizar, aquí y ahora, un 400% de su inversión en un pelotero de 20 años, que tiene mucho futuro pero que no es más que un proyecto de futbolista enorme.

      Una vez más, gracias a todos por vuestros comentarios

    6. Ildefonso
      31 julio, 2013 at 12:29 am

      Pues yo por diferir un poco respecto a vuestras opiniones sí pagaría esos
      9 millones por Kondogbia, aunque solamente lo hayamos visto un año en
      nuestro club creo que como se suele decir sería «apostar a caballo ganador»
      . Pienso que con la joven que es se le ve bastante madurez y una grandísima proyección. Está claro que en el mundo del fútbol pueden pasar muchas cosas pero mucho tendría que cambiar la trayectoria de este gran jugador como para que finalmente no nos diera muchas alegrías y llegado el momento sacarle mucha más rentabilidad económica.
      Un saludo a todos.
      PD: Alvaro, yo también te acabo de agregar a mis favoritos.

    7. 31 julio, 2013 at 1:28 pm

      Muy interesante, aportando datos sobre aspectos que por norma general son desconocidos. De todas formas, a mi me gustaría también destacar las desventajas que tienen este tipo de operaciones para que no parezca que esto es la panacea.

      En primer lugar, el apalancamiento financiero no deja de ser un multiplicador, a las buenas y a las malas. Si ganas, como bien has explicado, ganarás más; pero si pierdes, también perderás más, además que se corre el riesgo de que los intereses a pagar sean superiores al dinero inicial disponible con lo que te puedes convertir en insolvente.

      Por otro lado, está el tema de negociar con fondos de inversión; a mi en particular no me hace ninguna gracia porque suelen poner condiciones leoninas, ya que se aprovechan de la tiesura, por lo que cuanto más lejos, mejor. Por mucho que dijeran nuestros directivos en su día, siempre es preferible un préstamo bancario que hacer negocios con estos tipos.

      Respecto a ejercer el derecho de tanteo, en mi opinión el Sevilla no puede pagar por este futbolista los supuestos 9 M€ que nos costaría. No los vale, por mucho que tenga pinta de ser un buen pelotero en el futuro. Por ese precio seguro que hay en el mercado opciones mejores; será cuestión de coger la pasta y afinar bien en su sustituto. Todo esto si se produce, que habrá que verlo.

      Un saludo.

    8. 31 julio, 2013 at 3:14 pm

      Querido Álvaro,

      por qué necesita el Sevilla igualar la rentabilidad de la venta de Kondogbiá para que la operación de ejercer el derecho de tanteo sea positiva?

      Es que, por más que algún tocayo avezado periodista haya aplaudido tus números, no entiendo ese razonamiento.

      Si el Sevilla ejerce el derecho de tanteo y vende a Kondogbiá el año que viene por 18 millones, cifra nada imposible, habrá tenido una rentabilidad del 200%. Pero se ha metido 9 millones de beneficio en la buchaca. Es peor esa operación que la de ganar 6 millones con una rentabilidad del 400%?. Ni de broma. Es mejor. Bastante además.

      Si compro hoy 10 acciones de Bankia y obtengo un 400% de rentabilidad, lo mismo mañana tengo para un café. Que puede que ni eso. Si obtengo un 200% de un piso en Buhaira me retiro para media vida.

      Porque cuando el Sevilla presente su balance o vaya a por el sustituto de Kondogbiá, lo importante está en los 6 o 9 kilos de beneficio. La rentabilidad es absolutamente accesoria.

      Por tanto aplaudo sin reservas tu explicación, absolutamente maravillosa, pero no tus conclusiones. Que el Sevilla ejerza o no el derecho de tanteo sobre Kondogbiá no tiene absolutamente nada que ver con rentabilidades. Depende de que tenga esos 9 kilos, por más que haya vendido por más de 60 millones e, importante, de que el jugador quiera quedarse. Cosa que, sorprendentemente, nadie menciona.

      Pero que el Sevilla pueda ganar más de 6 millones de euros restando lo invertido a lo obtenido no es, en absoluto, descabellado. Ni sería la operación más arriesgada que hiciese el Sevilla este verano.

      Saludos y un fuerte abrazo.

      Carlos

    9. Alvaro
      1 agosto, 2013 at 4:49 pm

      #6 Muchas gracias por tus palabras y bienvenido

      Como escribí en el artículo (por cierto, y ya que estamos, aprovecho para agradecer a Carlos Pérez de Estadio Deportivo la referencia al mismo en su periódico) coincido contigo en que el futbolista es caballo ganador y carne de equipo top europeo. Y que ya que hablamos de Madrid, su valor venal no debe diferir mucho de otro proyecto de futbolista importante como Illarramendi. Pero yo creo que no lo vamos a firmar por dos cosas:

      1. Porque para poder efectuar nuestro derecho de tanteo, primero tiene que haber oferta formal. Es decir: ser verdad con papeles lo de los 15 millones. Y de momento, y como dije, creo que algo hay, pero más ganas de vender que de comprar. Ahora mismo, como no hay oferta formal presentada, no podemos comprar si queremos por 7,5. De todas formas, y aunque no lo haya, estimo que si el Sevilla le presenta una propuesta a Doyen Group de 7,5 millones por el 50% del pase del jugador, el grupo inversor se lo pensaría muy mucho. Como dije en el anterior comentario, el margen de ganancia no es mucho más teniendo en cuenta su claúsula de 20. Dios me libre de ponerme en la cabeza de Doyen pero me da la impresión de que prefieren 7,5 en mano que 10 volando.

      2. Porque en este verano ya se ha invertido mucho dinero (vale, también se ha cogido más, pero es que los agujeros a tapar eran importantes) y porque el equipo está prácticamente conformado con, además, mucha ilusión porque pinta bien. Y, en estos casos y como decimos por Sevilla, que no se mueva un varal. Además, en el fondo hablamos de un crío de 20 años que hay que terminar de ver como sale. Porque la temporada pasada apuntó muchas cosas buenas, pero otras no tanto (en mi opinión y sobre todo, los bajones físicos de las segundas partes).

      #7 Amigo Shumary, estoy de acuerdo en tus apreciaciones, sobre todo en lo concerniente a trabajar con fondos de inversión. En negro sobre salmón lo he dejado escrito. El hecho de que sea preferible pedirle un préstamo al banco creo que lo dice casi todo. Pero cuando hay hambre….

      #8 Respondiendo a tu pregunta, Carlos, creo que me he expresado mal o no lo entendiste bien. De hecho digo «Vendiéndolo por más de 15, además de dejar de pagar intereses, ya le ganaríamos dinero». El líquido que te queda en caja, obviamente, es lo fundamental. Pero hay otros aspectos (como por ejemplo, la rentabilidad de una operación) que no creo que para nada sea desdeñable y es por ello por lo que he procedido a resaltarlo. A mi el caso Kondogbia de concretarse me recuerda bastante en este sentido al caso Martín Cáceres. Jugadores que no marcan la historia del Sevilla en lo deportivo pero cuyas transacciones han sido muy rentables.

      En cuanto a tu comparativa con las acciones de Bankia y el piso de la Buhaira, también coincido. Y te respondo con el mismo artículo: «cuantos más décimos de lotería compres, más posibilidades hay de ganar el gordo, al igual que pierdes más dinero si no te toca». Esto siempre es así: asunción de riesgo, capacidad de maniobra, saber dónde invertir, en qué quieres hacerlo, etc. El perfil inversor que se llama

      Una vez más, gracias a todos. A todos

    10. 2 agosto, 2013 at 8:55 pm

      El apalancamiento financiero es una realidad y una necesidad en todas las empresas.

      Lo que realmente saca un poco de quicio es ver que hay inversiones en activos mediante fórmulas financieras y en otros no, y el criterio de aplicación, siendo benévolos, es aleatorio. ¿Por qué se utiliza esta fórmula para éste y no para aquél?

      Si el jugador ya mostró durante la temporada pasada una progresión que apuntaba a una revalorización más allá de la inversión ¿Por qué no se ejerció el derecho de tanteo antes de que apareciera una oferta escrita?

      Yo me apunto a este tipo de financiación, pero me apunto a ella con experimentos más estrafalarios, del tipo Babá o Stevanovic. Como decía la Bombi… ¿Por qué será?

    Responder a Rafael Sarmiento Cancelar la respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *