• Arias y el jardinero francés

    by  • 14 Febrero, 2018 • Fútbol, Sevilla

    (Escuchando de fondo “Let’s Gei It On” de Marvin Gaye que es San Valentín. Pero en la fantástica versión de Maceo Parker, que cumple hoy 75 años)

    Desde el asiento que desdé 1947 a 1957 ocupó en el Senado norteamericano, Joseph McCarthy comenzó una auténtica caza de brujas llevándose por delante todo aquello que oliera a comunismo. Hablamos de mediados del Siglo XX por lo que esto debemos observarlo con perspectiva histórica: Guerra Fría, mentalidad de la época, Cuba, Corea…. El caso, y sin enrollarnos mucho, es que McCarthy acusaba a la gente con aseveraciones como:

    No tengo mucha información sobre las actividades de este sujeto, excepto la constancia de que no hay nada en los archivos del FBI que niegue sus conexiones comunistas.

    Tampoco hace falta acabar la carrera de Derecho para saber que jurídicamente el argumento ya no puede ser más falaz; el invertir la carga de la prueba se carga cualquier mínima posibilidad de presunción de inocencia. Por si quieren saber más sobre el particular, el macarthismo y la fuerte contestación social por parte de la sociedad norteamericana que creía en la libertad y la justicia, la historia fue llevada al cine en la película Punto de Mira.

    Los primeros pasos de Óscar Arias en el Sevilla me recordaron todo aquello. Desde el minuto uno y sin saber muy bien porqué, el macarthismo sevillista decidió echarle la cruz al hombre, tal vez porque todos los proyectos que había comandado se desarrollaron en (con todos los respetos) equipos menores.

    No tengo mucha información sobre las actividades de este sujeto, excepto la constancia de que no hay nada en los archivos del fútbol que niegue sus conexiones con la mediocridad.

    (Foto web Sevilla FC)

    Personalmente no era la opción que yo hubiera escogido, pero creo que elegir a Óscar Arias para el nuevo proyecto era a priori una posibilidad igual de plausible que cualquier otra. Contaba con el aval de Monchi, conocía la casa y había formado parte destacada de una Dirección Deportiva cuyos éxitos gloriosos son evidentes, por lo que el machacar al hombre desde el principio me pareció una barbaridad propia de las locas de siempre, obsesas con hacer daño por intereses más o menos soeces. Nada nuevo bajo el sol. Lo suyo, como siempre, es esperar a ver como trabajaba encabezando un trasatlántico como este y, a partir de ahí, analizar, debatir y juzgar. Y en esa época estamos: con más de media temporada consumida y con dos planificaciones realizadas por el señor Arias de ahí que, como decía Tip, podamos empezar a hablar del gobierno, más cuando (y entro en harina) nos estamos desviando de la senda. Porque una cosa es darle un giro de tuerca al modelo y otra reventar aquella forma de trabajar que dio gloria.

    Si. Dos planificaciones. La de verano, firmando a un Berizzo venía de hacerlo realmente bien en el Celta y que parecía lo mejor que dejaba el mercado y a un grueso de jugadores contrastados y con escasísima posibilidad de revalorización. Se arriesgó cero. Cortoplacismo exacerbado. El problema es que la forma de jugar del Toto le pegaba al plantel confeccionado como a un Santo dos pistolas, por lo que el fracaso ha sido tan estrepitoso que no se comió ni los mantecados. En cuanto a muchos de los fichajes, se apostó por varios fubolistas veteranos sin opción de que generen ingresos en un futuro. Una cosa es firmar algunos de ese perfil (operaciones como Navas o Banega son indiscutibles, es obvio) y otra que el grueso de tu ideario sea ese. A mi, como verso suelto en la defensa absoluta del modelo del Sevilla que genera plusvalías con la venta de los buenos, no me gustó en absoluto tal y como se manifestó reiteradamente.

    La segunda planificación ha sido en invierno, y muy similar a la fallida de verano. Cambio de equipo total empezando por el relevo del entrenador y terminando por cuatro caras nuevas, que no han sido seis porque lo de Brozovic y Batshuayi ha dado en el palo. Pastón a Berizzo para desligarlo y pastón a Montella para ficharlo. Y otro pastón en una tanda de jugadores cedidos sin opción a compra que han venido a última hora lo que muestra a las claras que más que planificación ha sido improvisación; ha venido lo que los representantes a última hora han enseñado. El mercado de invierno, típico para pillar inversiones o gangas (Escudé, Rakitic, Medel…) se cierra con parches de última hora. Cuando el equipo pide a gritos un central, vienen un punta, un mediocentro y otro lateral zurdo. Sandro, Mesa y Layún, jugadores contrastados que los traería cualquier aficionado que juegue al FIFA. Y ooootra vez, gasto puro y duro. Pastizal por 3 hombres que lo normal es que no te los quedes en propiedad y no los revalorices. Quitando lo de Arana (que damos el beneficio de la duda, pero a ver por donde sale), como no nos colemos en Champions (que pinta no tiene) lo de enero ha sido un derroche bestial en lo económico que nos pasará factura el próximo verano.

    Aquí hay dos opciones ya que el señor Arias, a pesar de haberse pegado un montón de años junto al mejor del mundo, parece que todavía no se ha enterado cómo va nuestra película.

    1) Hay que hacerle ver que una cosa es darle un giro de tuerca al modelo y otra muy distinta tener una visión cortoplacista que hipoteque el futuro. Que comprendo que él está aquí hoy y que quiere resultados hoy; pero que los que estábamos ayer tenemos fresco los estertores del delnidismo donde esto se llenó de jugadores sin revalorización con fichas mastodónticas que derivó en el hecho que el club tuviera que vender hasta el escudo para poder pagar deudas y que no fue a mas por la reivención de Monchi y porque se cruzó en el camino el mejor entrenador que jamás vi para una institución con clara forma de trabajar. Si algo sirve la historia es para aprender de los errores del pasado y no repetirlos. Así que el llenar esto de jugadores cedidos y de fichados a los que no les vas a ganar dinero, te puede dar resultados inmediatos aprovechando el rebufo de lo que hay, claro que si, pero desde el estricto punto de vista de la sostenibilidad financiera de la sociedad, y pensando en el medio plazo, las planificaciones realizadas han sido un espanto, teniendo en cuenta que el Sevilla es una entidad deficitaria per se . Monchi dejó tal legado que si, este tipo de operativa se aguanta un año, tal vez dos, pero no más allá. Quedan Lenglet, Nzonzi, Escudero, Sarabia, Correa y algún otro que dejó el león. Pero para que el árbol siga dando frutos, hay que regarlo y meterle semillas nuevas. Luego volveré a las semillas, por cierto.

    2) Si no se da cuenta o no se lo quieren hacer ver, todo pasa, y me duele decirlo porque no me gusta ver rodar cabezas, por la salida de un extraordinario adjunto a la Dirección que no supo comprender a la sociedad cuando hubo que comandarla. Los lectores de este blog ya conocen El principio de Peter. Esta entidad suele ir en sus análisis por encima de los fríos resultados mas o menos objetivos: que una cosa esté bien o mal no te lo determina lo que diga el teletexto. El propio Arias comentó el otro día con Arrocha “No dudamos en destituir a Berizzo estando quintos y en octavos de la Liga de Campeones” así que debe aplicarse el cuento y saber que dicha espada de Damocles está sobre todos y cada uno de los empleados del club; es lo que tiene la excelencia. La élite implica presión extrema y la capacidad de soportarla es lo que discrimina la idoneidad o no para detentar determinados puestos. Sergio Rico sabe de lo que hablo. Una Final de Copa del Rey es algo muy gordo, pero este Sevilla ha llegado al Olimpo para instalarse y para hablarle a los Dioses de tú durante un tiempo sostenido. Y como recibimos por marketing, televisión, etc la décima parte que cualquier grande, tenemos que reinventarnos sobre la base de un modelo que nuestros hijos estudiarán en la Universidad. El Sevilla FC SAD implica una forma de entender la empresa perfectamente delimitada, que debe adecuarse a los tiempos dando los giros de tuerca oportuno, pero en ningún caso para dinamitar la estructura que te llenó las vitrinas y la caja.

    Las semillas. Este post empezó con una anécdota amparada en la política norteamericana de mediados del siglo pasado y va a terminar con otra (leida en el blog de Manuel Conthe hace unos días). Kennedy, en un discurso que dio en 1962, recordó al mariscal francés Lyautey el cual, cuando volvió de Indochina, le dio unas semillas a su jardinero para que al día siguiente las plantara.

    Pero señor. Estos árboles tardarán en crecer al menos 100 años” 

    ¿100 años?. Entonces no las plante mañana. Hágalo hoy mismo.”

    El Sevilla, y mas tras ciertos ridículos de este año, no puede esperar a mañana para planificar la temporada 18-19. Tiene que hacerlo hoy mismo. Sevilla escucha (….) aquí no se para.

    About