• Volver….

    by  • 2 febrero, 2016 • La firma invitada, Sevilla • 10 Comments

    Por J. Félix Machuca

    (Suena “Los huesos de los besos”. Fito y Fitipaldis)

    Fazio 1

    (Foto ASR Pepe Brand)

    Andamos como pollos sin cabeza, enredados en silogismo sentimentales, en cuentas absolutas de honor contra desdén. Y yo creo que el viento nos levanta el flequillo y nos cierra los ojos de la razón, avivando la sangre, gorda, espesa y en torrentera que alimenta el arroyo de nuestra bronca. Regresa el que mal se fue, el que se largó del club dando un portazo, el que vivió, creció y se alimentó con la leche sin cortar del sevillismo en los potreros de Utrera, cuando aún apenas si sabía andar, recién llegado de Ferrocarril, soñando hacerse grande en Europa. Su paisano Gardel cantó hace muchos años un tango que tiene una letra para un premio Nobel. Volver. No hay muchas letras como esas que mejor describan lo que supone el regreso de un tiempo vencido y de un corazón ajado por las ventiscas de la vida. En una de sus estrofas, cuando la carga emocional del verso ha pillado chimenea y como el humo sórdido de las fábricas, esparce el plomo ahumado de la derrota, Gardel nos confiesa: “tengo miedo del encuentro/con el pasado que vuelve/ a enfrentarse con mi vida…” Es posible que si Fazio se sabe la letra, estos últimos días, ha debido de pensarse en la estrofa, fiel espejo de lo que la realidad le refleja tras su regreso. Es posible que él también ande como un pollo sin cabeza. Como tú y como yo.

    Por eso conviene enfriar la sangre, poner el flequillo en su sitio y pensar como un circuito de conexiones cibernéticas. Sin puñales ni cristales afilados buscando pelea. Más frío que el carro de la nieve. Así debemos afrontar la vuelta del niño malo. Fazio nos dejó en el abandono cuando más lo necesitábamos, cuando más lo queríamos. Le sobrellevamos con mimos una epidemia de lesiones que daba la impresión de que lo dejarían en la cuneta, perdido por siempre para el fútbol y sin más esperanzas de volver a una cancha que no fuera la del barrio para jugar en el torneo cervecero del futbito de los jueves por la noche. Se le mimó, se le curó, se le rescató, creció con el alimento sano de nuestro escudo y lo hicimos capitán. Tan tímido como era, casi un adolescente incapaz de leer la redacción en clase, agigantó su autoestima de tal forma que por ahí rula un video en las tripas del Sánchez-Pizjuán donde él es el león y el dragón, el coraje y la casta, la arenga y el arrebato. Fazio se hizo hombre en la tierra santa de Nervión. Pero llegaron de Londres, pagaron la cláusula y se fue. Como quizás nos hubiéramos ido muchos. Las leyes del fútbol son así. Así de severas para lo sentimentales que somos los que de verdad tenemos mil razones para sangrar de dolor y de pasión.

    http://

    Su regreso se ha convertido en un debate donde se mezcla el frío con el calor, la razón con la pasión, el beso y el mordisco. Bajémosla al suelo. Y sepamos mirar dónde hay que colocar el balón para que no nos de en la cara. Fazio regresa porque la vida de un profesional es así de abierta e incierta. El Sevilla lo necesita. El Sevilla lo quiere para reforzar una línea que es por donde un equipo empieza a hacerse fuerte. El Sevilla lo ha llamado porque lo quiere prestando sus mejores servicios en el césped. No delante del altar mayor de nuestro estadio, allí frente a la cerámica de Santiago del Campo. Fazio no es más sevillista que el peor sevillista que tengamos. Pero sí juega al fútbol mejor que el más sevillista de nosotros. Lo traemos para eso. Para que se rompa los huevos con el primer Diego Costa que se le cruce por ahí. No se le pide otra cosa que eso. Solo una alta exigencia profesional. Para besar el escudo, amar la camiseta, vibrar con el himno y llorar de alegría o de tristeza están los corazones de Nervión. Los que de verdad nunca se rinden de querer y querer tanto. Yo no quiero de Fazio ni el perdón (¿por qué va a pedir perdón un profesional que se va a otro equipo que paga su cláusula?) ni lágrimas de cocodrilos. Quiero que se rompa el alma ahí abajo. Se que nos sobran razones para dolernos en nuestra decepción. Y si él se puede sentirse estos días como la estrofa que más arriba abría este post, yo os puedo asegurar que al sevillismo para decirle adiós le sobran los motivos, como cantó Sabina. Bienvenido, Fede. Haz lo que sabes hacer. Pero no nos tires besos porque no nos sabrán a nada. Y, además, no los necesitamos.

     @JFelixMachuca

    About

    10 Responses to Volver….

    1. Enrique Pino
      2 febrero, 2016 at 4:51 pm

      Mejor, no se puede definir un sentimiento de rabia por la humillación recibida por toda una afición, que ahora espera del profesional, no una lagrimas ni besos en el escudo, si no que ejerza su profesión y después, en la gratitud estará el castigo

    2. alejandro cadenas
      2 febrero, 2016 at 4:55 pm

      Se fue por dinero, dejando dinero.Los mismos que enfurecieron, son los mismos que lo traen de vuelta. Pa sevillistas nosotros.Los Jugadores juegan por dinero. Por tanto para mi todo logico y normal. Nada que reprochar a nadie.

      • Unodelmonumento
        2 febrero, 2016 at 6:02 pm

        De acuerdo, pero que no mancille el escudo consus labios de mercenario.

    3. Jorge Buzon
      2 febrero, 2016 at 6:18 pm

      Grandioso
      Como siempre

    4. 2 febrero, 2016 at 7:13 pm

      Bastará con su actuación en el campo para elevarlo de nuevo al olimpo o, por contra, defenestrado. El balón dirá. Lo demás, farfolla.

    5. Pepe Arjona
      3 febrero, 2016 at 3:21 am

      ¿Qué tal Álvaro y Machuca?
      Reincido en mi error en otro formato: YO NO QUIERO A FAZIO.
      Disculpad mi falta de destreza con eso del twitter, donde he intentado expresar mi opinión. Para un servidor, con ¼ de neurona encima, intentar explicar algo en 140 caracteres, -espacios en blanco incluidos-, como que no. Aún así, no debió salir especialmente mal, ya que mis amigos y conocidos sevillistas, al parecer, me entendieron.
      Decía al inicio que reincidía en mi error. Todos me dicen, que no les gustó. Que estoy muy equivocado.
      A pesar de la obligada parquedad expresiva, lo han pillado. Estoy de jolgorio
      Quizá tengan razón. Pero uno es como es, y a estas alturas,… ya no voy a cambiar. Y de Club,… imposible.
      Ahora con vuestro permiso, me gustaría extenderme, para que me entiendan aún mejor, si fuese capaz.
      Un día –no creáis que sin esfuerzo-, logré entender aquello de los sentimientos en la grada, y la pasta y el profesionalismo sobre el césped. Pero aunque lo entendí, anoté en mi libreta un apunte sobre un símil como el ocurrido –pero este en 2007-, que ninguno de mis dilectos asesores me supo responder:
      A ver…, ¿Si tu novia/o te dejara por otro/a, sólo y exclusivamente porque eres un tieso, cuando tú le has dado todo lo demás…, que harías?
      ¿La/le recogerías cuando el “nuevo/a” se haya percatado que es mas bien cortita/o, aunque de inicio le pareciera otra cosa?
      ¡Hombre… ya!
      Ya sé que esto no es una cuestión de cuernos. Pero casi.
      Soy muy resentido…, ¿Sabéis…? Y para estas cosas…, como que tampoco.
      Mi abuelo, mi padre, mi tío,… me trajeron hasta aquí, enarbolando PASIÓN POR MI CLUB. ¿Cómo desvincular la pasión de los cuernos?
      Algunos me han narrado por enésima vez, aquello de … “Debes ser comprensivo, porque la vida profesional de este muchacho es muy corta, y debe sacar el mayor rendimiento posible”.
      No. No voy a preguntar opiniones sobre la frase. Sé que a muchos, se la he puesto botando.
      Otros, expertos eruditos en futbología, defienden su retorno argumentando, que tras la lesión de Krycho, se hace necesaria la ubicación de Carriço en la medular. Porque el míster confía más en el portugués, que en Cristóforo, Iborra, N´Zonzi, LuisMi, etc. Con lo cual, necesitamos al muchacho en la defensa. De camino, con diligencia me exponen, la importancia que supone contar con más centímetros de altura. Cuando en décadas, no preocupaban ni los de anchura. ¡Qué los hubo!

      Los ufanos conocedores de nuestra Cantera, también me critican. Les pregunto por Bernardo Cruz, o Diego González, y me miran,… con cierta displicencia.
      ¿Para qué nos gastamos los cuartos en nuestro Sevilla At., juveniles, etc.?
      Todos muy contentos de su excelente temporada en 2ºB, pero no se les tiene en cuenta para aportar a la primera plantilla. Entrenamientos, y algún partidillo suelto. Nada más.

      ¿Sólo tendrán oportunidad cuando volvamos a estar tiesos? Cómo ejemplos recientes: José Antonio Reyes, Sergio Ramos, Antonio Puerta, Jesús Navas, Carlos Marchena, Diego Capel, Antonio Luna, David Prieto, Alberto Moreno, etc., y hasta Hiroshi Ibusuki, que pasaba por aquí.
      Alguno, que dice ser muy amigo del raro de Emeri, su hermano Igor, y su abogado Yosu, y por supuesto de Monchi –cómo no-, defiende la tesis, porque dispone de información privilegiada,… ¡Claro!, que es petición expresa del míster y su entorno. Y que ante eso, el Club sólo cumple con su obligación: atender si puede sus peticiones. Y como ha podido,… pues aquí está. Eso sí, nos lo prestan sólo por 4 meses. Que después nos lo quitan. Porque claro, tras su brillante estancia en el barrio londinense –otra vez el mismo barrio que en 2007-, medio mundo le quiere. Pero su gran sevillismo, ha sido determinante. Lo ha puesto todo sobre la mesa por volver. ¡Qué buen muchacho!
      Cuando un servidor era aún jovencito, Dª Ana María, profesora de Latín –se me está notando la antigüedad-, nos contó lo de “Roma no paga a traidores”, por aquello de Viriato y demás. Dº Teófilo, se afanaba en enseñarme la filosofía práctica con su efecto principal: la ética.
      Si vinculo a aquello, mi PASIÓN POR MI EQUIPO, no me sale este muchacho. Que por cierto, ni siquiera se despidió, siendo incluso capitán. Pagó su cláusula, y huyó hasta nunca.

      El Club guarda un silencio atronador con la vuelta. Una paz turbulenta. Incluso resulta peculiar ver/escuchar, como un presentador de SFC TV, trata de justificar su vuelta. Faltaría más. El hizo lo mismo cuando le falló la TV Municipal: retorno tras marcha.
      El Sr. Castro –como sevillista primero, y presidente después-, me ha decepcionado permitiendo la vuelta. Y del Sr. Rodríguez Verdejo -por esta maniobra-, ya os podéis imaginar lo que pienso.
      No existe justificación –ni siquiera deportiva-, para que un tipo que se marchó de forma alevosa, vuelva. Ni hijo pródigo, ni más sandeces. Todo son patrañas urdidas, para justificar lo injustificable.
      Pensaba ingenuamente, que el Club actuaba con unos códigos éticos deportivos, que realzaban nuestra grandeza. Sin argumentos, me han dejado.
      Con este individuo, debía haber alguna cuenta pendiente -a su favor claro-, porque de otra forma, resulta inexplicable.
      Creo que ha sido fácil de entender: YO NO QUIERO A FAZIO.
      Pero no por FAZIO. Sino por cualquiera qué -se llame cómo se llame-, proceda como el.

      ¡Vayámonos preparando para el regreso de Juande!
      Que ha dicho no, a los de La Palmera, conocedor de que sustituirá a Unai.
      ¿Por qué no…? Ya todo es posible.
      Y por supuesto, al Sevillismo se le convencería de su conveniente fichaje. Faltaría más.
      Bueno…, voy a cortar ya. Porque alguno pensará que le tengo manía a Fazio. Y no es así. Se la tengo a quienes han provocado esta tropelía/ofensa, contra gran parte de la Afición del Sevilla F.C.: SU VUELTA.

      Un placer leerle D. Machuca, pero esta vez,… quizá le noto con cierta tibieza. Respetada, por supuesto.

      Qué le voy a hacer. Este tema me ha llegado hasta el fondo de mi sentir, y ha motivado mi larguísima exposición. No espero que la compartan, pero sí al menos, que la comprendan.

      Salud y Sevillismo

      Pepe Arjona.

      • 3 febrero, 2016 at 6:28 am

        Será que hoy estoy poco hablador o será que no encuentro más palabras que definan mejor lo que acabas de exponer, Pepe. Estoy de acuerdo y siento lo mismo que tú, desde el primer punto hasta el último que has escrito. Y sólo espero que el club no se equivoque con Juande. Aquello no fue sólo actitud mercenaria. Aquello, con Puerta aún casi de cuerpo presente, fue vil y mezquino, y me encajó un puñal en el centro de mi corazón sevillista. Un abrazo, Pepe.

        José Ángel García.

        • Pepe Arjona
          3 febrero, 2016 at 1:14 pm

          Gracias José Ángel.
          Me alivia saber, que no estoy sólo.
          Me he llegado a sentir como un bicho raro, ante tanto pragmatismo justificativo.
          El día que impere el pragmatismo justificativo en nuestra Afición, sobre los valores intangibles: Pasión, Fidelidad, Orgullo, Sentimiento, etc…, esto se irá –con perdón-, al carajo. Cómo ha sucedido ya, en algún que otro lugar.
          Espero no vivir para entonces, para no sufrir.

          En cuanto al tema Juande, no te preocupes por ahora José Ángel.
          Era sólo un ejemplo comparativo retorcido.
          No soy amigo del Sr. Castro, ni del Sr. Rodríguez Verdejo. Tampoco de D. Unai ni de su equipo de colaboradores.
          Tampoco creo, que hubiera hecho falta decir, que no soy el padre de Fazio, ni su abogado, ni representante. No dispongo por tanto de información “privilegiada” de ningún tema. Tampoco la necesito. Ni que me intenten contar, quiénes son los malos, o los buenos. Sólo soy un humilde y apasionado Sevillista, muy orgulloso de serlo.
          Y siempre, siempre,… estaré con el mismo: Sevilla Foot-ball Club.
          Un abrazo José Ángel.

          Pepe Arjona

    6. 3 febrero, 2016 at 11:24 am

      Pues yo voy a ir contracorriente porque para mi en la salida de Fazio el menos culpable de todos fue él.

      Tras hacer una gran temporada (2012/13) a Fazio le llueven las ofertas porque además acaba contrato ¿Qué hace Fazio? Llega a un acuerdo con el Sevilla para renovar su contrato bajándole mucho la cláusula (a 10 millones de euros) y subiéndole algo el sueldo con la intención de que si un equipo viene en serio a por él pues por lo menos deje 10 kilos en el Sevilla y si no pues Fazio se queda en el club cobrando algo más. ¿Sabéis quién no quiso llegar a un pacto similar con el Sevilla para beneficio del club? Rakitic

      Pues eso parece que se ha olvidado.

      Temporada 2013/14, Fazio hace un TEMPORADÓN consagándose por fin como el mariscal absolutista que todos los entrenadores intuían pero que ninguno de los aficionados veíamos. Con la salida de Rakitic se convierte en capitán del equipo y lógicamente comienzan a lloverle las ofertas (Se habla del Barça, Tottenham, Borussia…). Fazio se quiere quedar y se habla de una renovación con un sustancial aumento de sueldo aparejado a un lógico incremento de su cláusula de rescisión pero oigan ustedes que los dirigentes del Sevilla empiezan a posponer su renovación citándole para comienzos del verano y una vez llegado el verano siguen dándole largas bajo la excusa de que están inmersos en negociaciones para incorporar a nuevos jugadores. Fazio tiene varias ofertas sobre la mesa (algunas mareantes) y quiere acabar con el tema cuanto antes para quedarse tranquilo. Teniendo estas ofertas lógicamente tienes un arma a la hora de negociar (Te dan 10, el SFC te ofrece 5 pero si llegas a 7 te quedas… nada extraño en el mundo del fútbol) pero el Sevilla aplazaba y aplazaba lo de su renovación ¿Con qué objetivo? Pues que se cierre el mercado de fichajes y de este modo invertir la fuerza negociadora pues ya no había la amenaza de que el argentino se marcharse. En definitiva, el Sevilla le estaba RATEANDO (lo mismito que están haciendo ahora con Banega, al que por cierto considero que hay que darle lo que pida y si hay que echar a Llorente para darle su sueldo a Éver pues se echa y ya está).

      Pues todo esto parece que también se ha olvidado.

      Fazio se cabrea y acepta la oferta del Tottenham, que le paga una pasta gansa y que además paga su cláusulas (dejándo unos cuantiosos 10 millones + IVA en las arcas, no lo olvidemos). ¿Qué no sale bien del club? Pues eso es culpa única y exclusivamente, a mi modo de entender, del Sevilla FC pero de ahí a rollos de traidor, judas, etc,etc pues nanai. Si se fue es porque el Sevilla no supo valorarlo así que vamos a dejar de mirarnos el ombligo que nos rasgamos muy facilmente las vestiduras cuando un jugador (digamos Dani Alves) no quiere cumplir su contrato para mejorar pero no nos la rasgamos tanto cuando el SFC putea a un jugador con contrato en vigor (digamos Trochowski).

      Qué Castro se picó porque la jugada le salió mal, pues eso es cosa suya. Que resultó que la jugada de Fazio (deportivamente hablando) fue una gran cagada, pues eso es indudable, pero ahora resulta que ha vuelto, así que señores, vamos a dejarnos de tonterías que no somos tan bonitos como nos creemos. Esto es fútbol, las cosas a veces se dan así y ahora Fazio ha vuelto y ha vuelto porque todos, insisto, TODOS, sabían que era lo mejor ¿Qué vamos a hacer ahora, pitarle? ¡Venga ya, hombre! ¿Acaso se le pitó a la directiva por no saber retenerlo en su día?

    7. Jesús Pareja-Obregón
      3 febrero, 2016 at 11:50 am

      Si Machuca. Muchos Sevillistas (por no decir casi todos…) nos sentimos de esta manera por la vuelta de Fazio, claro que si… pero será el fútbol quien lo ponga en su sitio… si juega como la última temporada y se obtienen éxitos se PERDONARÁ, si por el contrario, no rindiera, se le pitará (con razón) MÁS que a nadie. Ese riesgo es el «PRECIO» que Fazio tiene que «pagar» por salir de la forma en que salió…

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *