• Rebels con causa

    by  • 2 enero, 2016 • Fútbol, Historias, Miscelánea • 2 Comments

    (Escuchando de fondo “Soul to squeeze” de Red Hot Chili Peppers)

    Hace años que esa biblia del scouting internacional llamada @kynette27 me viene hablando de la evolución de su querido Club de Fútbol de Manchester, equipo que por méritos propios y por la repulsión que quien suscribe tiene de este engendro español llamado Sociedad Anónima Deportiva, se merece no unas líneas sino una enciclopedia. Además, su evolución futbolística donde destacan varios ascensos de categoría consecutivos, nos llevan a pensar que estamos ante un proyecto serio de un techo indefinido. Pero, al igual que tenía mucho interés en escribir sobre esta peculiar iniciativa, estaba esperando a que pasara “algo” destacable para publicar sobre los “rebels”. Y ese “algo” acaba de pasar en la FA Cup. Pero, antes que nada, pongamos de forma resumida en situación al equipo para los que no lo conozcan.

    En mayo de 2005 la multimillonaria familia norteamericana Glazer se hacía con el poder en el Manchester United lo cual encolerizó a multitud de aficionados que protestaron por la huida de la esencia en el mítico conjunto inglés y la venta del corazón red al extranjeroManifestaciones o reuniones dieron paso a que algunos locos románticos fueran más allá de la simple queja: el Manchester United en manos de norteamericanos nunca sería ya el equipo que ellos defendían por lo que decidieron “refundar” al auténtico Manchester. Así, y tras multitud de trabas burocráticas, nació el Football Club United of Manchester cuyo primer plantel lo formaron 17 jugadores que pasaron una prueba de entre 900 futbolistas aficionados al Manchester que se presentaron.

    Tras inscribir al equipo, estos “rebeldes” (Red Rebels es su apodo) empezaron en la 2005/2006 en la segunda división de la North West Counties Football League, lo que viene a ser algo así como la décima categoría en el complejo sistema de ligas británico. En su primer año consiguieron el ascenso, logrando reunir más de 6.000 personas en el último partido de liga, aforo parecido al que hacen algunos equipos de la primera española. En los dos años siguientes continuaron con su carrera meteórica con dos ascensos consecutivos más y alguna que otra hazaña destacable como la lograda en la FA Cup de 2010 donde derrotó al Rochdale, de la League One (equivalente a nuestra 2ªB).

    Tras varios años instalados en lo que sería séptima división, el verano pasado consiguieron ascender a la National League North Table (equivalente a sexta división) donde actualmente luchan en la zona baja de la tabla. Pero, como pasa siempre, cuanto más alto estás, más crece el club y más obligaciones de todo tipo tienes. Por poner algunos ejemplos burdos y extremistas, el Sevilla tiene problemas para la venta de entradas para las finales porque ha crecido tanto que últimamente juega finales europeas; el que no las disputa, no las tiene. O los equipos que juegan en Europa tienen problemas para cuadrar horarios los fines de semana para intentar que no se den agravios comparativos con aquellos que sólo disputan competición doméstica. O las obligaciones fiscales que puede tener un club de primera división no son las mismas que pueda tener uno de primera andaluza. Un millón de ejemplos paradigmáticos de lo que pretendo decir: cuanto más arriba, más cosas hay que hacer

    La duda es ¿está el FC United of Manchester preparado para soportar los rigores que da el superar listones? ¿Podrá luchar contra las paredes con las que se va a encontrar? Los rebels se apodan así precisamente por eso: se rebelan contra el fútbol moderno donde lo que prima es el dinero por encima de los sentimientos. Se revuelven contra aquello antagónico a la pureza del fútbol. Abominan todo aquello que supone dejar en segundo plano el amor por unos colores. Y por encima de todo consideran que el aficionado es la esencia de todo y que esto sólo se entiende desde el purismo al fútbol clásico. El corazón y el respeto al aficionado por encima de todo.

    Los aficionados rebels sienten el club como suyo, pero en plenitud. ¿Qué hay que reformar el Estadio? Se hace un crowfunding para recaudar lo máximo posible. ¿Que hay una nevada en Manchester? Los aficionados se bajan al campo para quitar la nieve y que el partido se juegue. ¿Qué hay que vender “merchandaising” o realizar desplazamientos? Los propios rebels lo gestionan todo. Eso por no hablar de su vertiente solidaria, acogida a refugiados o campañas contra el racismo.

    Dentro de su catálogo deontológico está que los lunes no es día de fútbol. Este deporte está hecho para que los partidos se jueguen el fin de semana y, de vez en cuando, a mediados de la misma. Como toda la vida de Dios.

    (bbc)

    Pues bien. Por cuestiones de calendario, retransmisiones, derechos y demás, al estar en la sexta categoría del fútbol inglés sus obligaciones de la FA Cup no son las de antaño. Y resulta que le pusieron su partido contra el Chesterfield un lunes. Ni que decir tiene que sus aficionados montaron en cólera y hasta la cuenta oficial del @FCUnitedMcr fue muy crítica.

    Vivan the red rebels y mucha fuerza para poder soportar los avatares que se encontrarán en sus futuros éxitos. Reconocimiento máximo a todo aquel que lucha por sus aficionados sin los cuales esto no se sostiene por mucha forma jurídica (SAD, cotización en bolsa o lo que quieras) que la institución tenga. Odio eterno al fútbol moderno y a los que vienen a enriquecerse gracias a un sentimiento. Y honor a Tyttyshev y su leyenda. Cierro el post con el último tweet de 2015 que deja claro su forma de actuar.

    http://

    Go rebels!

    About

    2 Responses to Rebels con causa

    1. Pepe Arjona
      2 enero, 2016 at 3:56 pm

      También detesto este engendro de las SAD, impuesto a la mayoría.
      Mientras otros clubs, continúan gozando de un estatus de privilegio social, económico y fiscal: R.Madrid, FC Barcelona y Athletic Club.

      La esencia de todo esto, sin duda, somos LAS AFICIONES. Aunque entre ellas, existan proclives a defender la presencia de “inversores” de cualquier calaña, para optar a mejorar plantillas y materializar así, logros deportivos soñados.

      Nuestro Sevilla Foot-ball Club, entró con mal pie en ese diabólico invento. No recuerdo con agrado, el papel del presidente Cuervas en aquellas fechas: Escasa difusión del sistema; pobre información a los aficionados; nulo interés en facilitar el reparto entre los aficionados; y un desmedido interés, por mantener el cargo, y por supuesto,… aprovechar la oportunidad para realizar una importante inversión personal.
      Pese a tantos condicionantes negativos, gran parte del SEVILLISMO, estuvo ahí. Al lado de SU CLUB.

      Durante la última década incluso, recuerdo propuestas planteadas en Junta General de Accionistas, tendentes a abandonar la SAD, tras liquidar la deuda económica.
      Con especial cariño, los comentarios de D. José María Cruz Rodríguez.
      Obviamente, no se ha realizado, aunque estaría encantado que así fuera, o al menos, que se estudiara con rigor la posibilidad. O todos los clubs,… o ninguno.

      Como no puede ser de otra forma, participo del sentimiento de Football Club United of Manchester. Por ahora, vivo relativamente tranquilo, la situación de nuestro Club. Aunque despierten mayor o menor simpatía, parece evidente, que quienes nos dirigen, sienten nuestros colores.
      Pero aún así, debemos estar alertas.
      Trabajemos para que nuestro Club, cada día que pase, sea más del SEVILLISMO.

      Un especialmente grato recuerdo, y un fuerte abrazo, para D. Roberto Alés.

      Un cordial saludo Álvaro.

    2. alejandro cadenas
      2 enero, 2016 at 11:19 pm

      Yo digo todo lo que ha dicho mi primo.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *