• Fuerte y al lado natural

    by  • 21 abril, 2015 • Fútbol, Historias, La firma invitada, Sevilla • 5 Comments

    POR JOSÉ MARÍA CRUZ

    21 de mayo de 2008. Estadio Olímpico de Luzhniki, Moscú, Rusia. Rozando la media noche, Chelsea y Manchester United pugnan por hacerse con el trofeo de la Champions League. La prórroga está a punto de finalizar con el resultado de 1-1 en el marcador y todo parece indicar que el campeón se decidirá en la lotería de los penaltis…

    Un momento… ¿Realmente es una lotería? ¿Todo se basa en la suerte? Lo cierto es que años antes, el Catedrático español de Economía Ignacio Palacios-Huerta dudó que esto fuera así. Para él, el lanzamiento de un penalti no era más que un juego de estrategia en el que 2 participantes, con sus decisiones, intentaban maximizar su beneficio. En resumen, el lanzador tiene 3 zonas diferentes a las que disparar el balón y el portero debe elegir cual de esas 3 tapar para intentar evitar el gol.

    Un juego de estrategia, dos participantes, decisiones, beneficio… ¿Les suena de algo? Efectivamente, en la pena máxima también tenemos como principal protagonista al equilibrio de Nash, aunque jamás haya sido cazado por ninguna de las cámaras de TV que rodean el terreno de juego. De este famoso equilibrio, ya se habló detalladamente en este blog para tratar los derechos televisivos, por lo que no me detendré a explicarlo para no alagar demasiado esta entrada.

    El caso es que todo esto no deja de ser una teoría pero, ¿realmente se cumple en la práctica? A principios de siglo, Natxo Palacios-Huerta se dedicó a estudiar los penaltis lanzados por diversos futbolistas de la liga española, italiana e inglesa desde 1995 hasta 2000. Finalmente publicó su estudio a finales de 2002 y de él se pueden extraer datos muy interesantes. Lo primero que se observa es que los jugadores tienen un “lado natural” (que es el lanzamiento cruzado) en el que a pesar de que el portero adivine el lanzamiento, suelen marcar en el 70% de ocasiones. Sin embargo, lanzando al lado contrario solo el 58% acaba en éxito. Engañar al portero apenas obtiene diferencias porcentuales cambiando de lado y ambos superan el 90% de éxito.

    El equilibrio es que 8 de cada 10 penaltis acaban en gol y 6 de cada 10 son lanzados al lado natural. La mejor forma de alcanzar ese equilibrio es ser totalmente imprevisible, puesto que si sucede lo contrario, tu rival sacará ventaja de ello.

    Y es en este momento en el que volvemos a aquella final de 2008. El Chelsea, asesorados por Natxo, tiene perfectamente estudiado tanto a van der Sar (que en casi un 90 % de las veces se lanzaba al «lado natural» y que a sus 38 años nunca paró un penalti raso) como a los lanzadores habituales del United. Los 3 primeros del Chelsea no van al lado natural y Van der Sar no los huele. En el momento que Cristiano Ronaldo se dirige para lanzar el 3º de su equipo, Peter Cech sabe que la estrella portuguesa, en un porcentaje altísimo de ocasiones, si realiza una paradinha durante el lanzamiento, acaba lanzando a su lado natural. Lo hace y el checo acaba parando el balón. Después, el famoso e inoportuno resbalón de John Terry devuelve las tablas. Por último, Anelka se empeña en desafiar a Nash y a pesar de conocer que el historial del portero holandés arriba descrito… Bueno. El resto es historia.

    (dailymail)

    La mayoría de espectadores, se quedó con la conclusión de que la mala suerte separó al Chelsea de ganar el torneo. La realidad es que, aunque fue un detalle muy importante, el actor secundario que brilló como principal fue Nash y su equilibrio.

    Pero claro, si un sevillista se pone a hablar de penaltis, es imposible no pensar en aquella gloriosa final disputada en Turín y la tanda que nos llevó a alcanzar la gloria de nuevo. Seguro que muchos recordaréis aquella consigna que Unai Emery se encargó de repetir una y otra vez en los instantes previos al desenlace final. Aquel famoso “fuerte y al lado natural” que, conociendo lo estudioso del fútbol que es el vasco y que Oblak (a diferencia de Van der Sar) es un «portero estandard» en los penaltis, estoy seguro que nace a raíz del conocimiento de esta publicación.

    (elconfidencial)

    ¿Buscó Unai sacar ventaja del equilibrio? ¿Se podrá seguir sacando si se nos vuelve a presentar la ocasión? Veamos. El Sevilla ha lanzado entre esta temporada y la anterior un total de 33 penaltis, de los cuales se marcaron 27, lo que nos deja casi un 82% de efectividad. De ellos, 4 fueron al centro y todos acabaron en gol. Los porcentajes del resto se resumen en la siguiente tabla:

    Lanzador

    Lado Natural

    Lado Contrario

    Portero

    Lado correcto

    72.7%

    60%

    Lado equivocado

    100%

    83.3%

    Obviando la desviación que se produce en ese 83.3% por ser una muestra de datos tan pequeña (en realidad es un único penalti fallado de 6 lanzamientos), lo cierto es que el resto se acerca mucho a los resultados obtenidos por el Profesor Palacios-Huerta. Esto quiere decir que estamos muy cerca del equilibrio, sacando beneficio de algo que para muchos no es más que suerte.

    Además, el cuerpo técnico no solo se limita a preparar los lanzamientos, sino que también forma una parte fundamental de la actuación del guardameta. Y es que gracias sobre todo al por aquel entonces entrenador de porteros -Javi García-, que había estudiado los lanzamientos de penalti del Benfica en los 3 años anteriores, Beto conocía perfectamente los defectos y virtudes de los jugadores del club portugués. Como decía Picasso, que la inspiración te coja trabajando. Y que Beto estuvo de cine en aquella mágica tanda es tan evidente como que el cuerpo técnico del Sevilla lo tenía todo bien preparado.

    Así que ya saben, si próximamente tienen que lanzar un penalti, en caso de dudas no consulte con su farmacéutico, hágale caso a Emery y disparen fuerte y al lado natural.

    Pd.- Si les ha gustado este artículo, no duden en buscar el fabuloso Informe Robinson titulado “El penalti de Nash”, en el que descubrirán más anécdotas relacionadas con este tema.

    @ShumyAgain

    About

    5 Responses to Fuerte y al lado natural

    1. Jose
      21 abril, 2015 at 11:32 am

      Copia y pega del Informe Robinson no?plagio casi total

    2. Alvaro
      21 abril, 2015 at 12:21 pm

      Antes que nada, dar las gracias públicamente a José Mari por el fantástico artículo.

      En cuanto a lo que dices en este tu primer comentario en el blog, Jose, y por alusiones indirectas (soy editor del artículo y propietario del blog) sólo comentarte algunas cosas. En esta casa se ha hablado de la «Teoría de Juegos» en numerosos post, no sólo en este. Y Nash también ha sido protagonista en ocasiones. Por ejemplo, el enlace que hay inserto en el post sobre Nash y los Derechos televisivos te lleva a otro de 2013. El «Informe Robinson» es del verano de 2014. Es decir: que las teorías de Nash se conocen y aplican en esta casa desde antes como empíricamente queda demostrado.

      «Informe Robinson» es referencia aquí. Ha salido en varios post (el último, la referencia a Tittyshev en el de «Los caballeros que dicen Ni») e, incluso, uno de sus programas inspiró una sección del blog. A mi me dio a conocer a El Trinche Carlovich. Informe Robinson ha salido, sale y saldrá más, que para eso es de lo mejor que hay en sede deportiva televisiva. Aquí se idolatra y homenajea a quien hace bien su trabajo y lo merece. Y se le reconoce. Ojalá conmigo hicieran lo mismo cuando veo varios de mis análisis publicados en prensa sin la más mínima mención a este blog.

      El capítulo en cuestión dura casi media hora y esto es un post de 3 páginas de word donde más de la mitad habla del Sevilla. Complicado pues hablar de plagio. ¿Inspirado allí? Claro que sí. Y con guiños, claro, que para eso una de las líneas maestras del blog es jugar con la inteligencia y el subconsciente del lector.

      Si pones en google «Informe Robinson» + Nash te da 4.400 resultados. Es decir: que ni hemos descubierto nada, ni pretendíamos hacerlo ni queríamos arrogarnos teorías alguna. Cogemos todo, lo metemos en la coctelera y parimos un artículo. El objeto del post es reflexionar sobre «la suerte de los penaltis» y dar a conocer una teoría a quien no lo supiera. Y traerla a nuestro terrreno, claro. Que para eso somos sevillistas. Se pretendía dar una vuelta de tuerca y visión más global de lo que pasó en Turín en aquella mágica noche inspirándonos en un fantástico programa televisivo que tenemos de referencia

      Saludos

    3. Señor Dirnei
      21 abril, 2015 at 12:33 pm

      Fabuloso. Muy bien documentado y magníficamente explicado.

      Enhorabuena al autor y al blog por contar con colaboradores de ese nivel.

    4. 21 abril, 2015 at 2:21 pm

      Excelente el artículo. Como bien dices, los penaltis de lotería no tienen nada. Está claro que el factor suerte puede afectar (tiro al palo que entra o que sale) pero si se tienen bien estudiados, la probabilidad de éxito se incrementa.

    5. Pepe Arjona
      21 abril, 2015 at 8:16 pm

      Mi felicitación Sr. Cruz.
      Un placer leerle, y muy agradecido, por incitarme a recordar aquella maravillosa noche de Turín, que tuve la oportunidad de vivir, y finalmente disfrutar, con toda mi familia, tras 4.000 kms maravillosos, tras nuestro Club.
      Como todo en la vida, la fortuna aporta su dosis en la ejecución del lanzamiento. Pero sin lugar a dudas, el trabajo aglutina casi la plenitud del éxito, tanto en el lanzador, como en el guardameta.
      Pero dicho esto, hay que tenerlos cuadrados, para llegado el momento «X», sabiendo que medio Mundo está pendiente de ti y tu lanzamiento, no te tiemblen las mollejas. Esa situación no se puede entrenar, ni trabajar. Hay que ser de una pasta especial.
      Rememorando gustosamente:
      Sólo erramos 1 lanzamiento (Vitolo) de los 9 que realizamos en los 2 partidos de la pasada UEL, que demandaron ese final.
      Beto detuvo/desvió 3 lanzamientos.
      Sólo repitieron 2 lanzadores: Coke Andújar y Kevin Gameiro.
      ¡Impresionante!
      Y si te asaltan las dudas en el momento final, FUERTE Y AL LADO NATURAL.
      Gracias Álvaro.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *