• Corazón para quererla y saberla defender

    by  • 11 agosto, 2014 • Competiciones UEFA, Fútbol, La firma invitada, Sevilla • 12 Comments

    POR ERNESTO LÓPEZ DE RUEDA COSSÍO

    (Escuchando de fondo «Rezaré» de Silvio)

    (uefa.es)

    Otra vez. Fuera de todo control y provocando por una parte el pánico y por la otra la abrazadera al tobogán de la vida que hará que ésta se nos escape a borbotones para reaspirarla con fuerza infinita al siguiente subibaja, una marea de yonkis y gitanos, al parecer de origen rumano, va camino de Cardiff. Lo saben todos en el Sur y quienes se manejan en la mar embravecida del internet y las redes sociales y lo desconocen explicablemente los medios de comunicación que pronto habrán de hablar de ella.

    Esta oleada de locos, solo hay una y no existen líneas de reserva, se mueve silente primero y aterradoramente estentórea después. Son unos desquiciados que en sus instantes de cordura muestran un orgullo cuyas raíces hienden la tierra sevillana dos siglos atrás, dignos herederos de aquellos otros hispalenses que desde el siglo XV se lanzaron a conquistar el mundo. En aquel entonces por las bravas, hoy por las voces, los colores, el arte y el salero.

    “Corazón para quererla y saberla defender” es su divisa grabada a sangre y a hierro en sus lomos centenarios. Nos reconocemos en las miradas instintivas, compartimos camada de la misma madre, Universal, sacra y pecadora que tan bien describiera o desgranara con los acordes de su garganta rota un tal Silvio.

    Estos hijos de su madre, embrutecidos al calor y el olor de un nuevo choque ante el rival más preferido por todos nosotros, con el que siempre han existido más cuentas por ajustar, contra quien viene siempre con ánimo de robar a nuestra casa sabiendo que en la suya es peaje necesario siquiera para entrar, contra quien más veces nos partió la cara porque la pusimos altivos en cualquier duelo, desde hoy aterrizamos o desembarcamos en la pérfida Albión por miles, en dispersas avanzadillas que mañana confluirán sobre Cardiff para lentamente, muy despacio, veteranos ya de tantas batallas, formemos la línea roja, la delgada línea roja que se desplegará en aliento a los nuestros frente al todopoderoso club del dinero.

    Los yonkis y gitanos, con nuestras jeringuillas y nuestras greñas, atrabiliarios, miraremos distraídos tanto blanco, escucharemos como quien oye llover tantas eses mientras que por dentro la sangre roja comenzará a hervir hasta alcanzar la temperatura idónea cuando el equipo que representa a Sevilla, cuando la escuadra que pasea el nombre de la ciudad por todo el mundo a golpe de triunfo, arribe al estadio. A partir de entonces poco o nada importará que seamos 5.000 frente a 25.000. Como si hubieran sido 250.000. Los callaremos igual y tan solo se escuchará el Sevilla Sevilla Sevilla. Sus intocables figuras de porcelana, robadas al resto de equipo a expensas del dinero ajeno, intentarán –y quizás consigan como tantas otras veces- doblegar a nuestros bizarros mercenarios cuyo linaje y cuna no dan para rellenar revistas del corazón pero sí para repartir criadillas a los 25.000. A ver si los empachamos, porque como lo hagamos, a saber quién nos aguanta. Como casi siempre que el equipo de Sevilla llega a una final, para ganarla.

    Salmonpalangana_3

    @NODOSFC1905

    About

    12 Responses to Corazón para quererla y saberla defender

    1. Alvaro
      11 agosto, 2014 at 10:24 am

      Una firma más que desinteresadamente se suma al blog, un motivo más para llenarme de orgullo. Un millón de gracias, Ernesto

      Ahí estamos otra vez. Los pesados del Dicen que nunca se rinde que no paran ni para coger resuello e impulso. Otra vez en otra final y, en esta ocasión, con el morbo añadido del ninguno que tu propio país te da. Otra final, cada una con su sabor, donde la ciudad siente Sevilla.

      Ganaremos o perderemos, pero nunca nos derrotarán. Señas indelebles de personalidad sevillista

      Lo dicho. Eterno agradecimiento a Ernesto López de Rueda por esta engoriladora previa con la que nos ha deleitado

    2. Luisa
      11 agosto, 2014 at 10:25 am

      Aaaaay Ernesto de mi vida!!!
      Álvaro fíchaaaaaaloooooooooooooooo!!!

    3. Eugenio el de los chistes
      11 agosto, 2014 at 10:30 am

      Parecía imposible más ya por su gigantismo, pero este Salmón no deja de crecer.

      Felicidades, a los dos.

      Gracias mil, a los dos.

      Artistas.

    4. 11 agosto, 2014 at 10:37 am

      Magnífico. Bendita locura la nuestra. Felicidades a Ernesto y a Alvaro por contar con tan buena gente.

    5. EmejotaSVQ
      11 agosto, 2014 at 1:07 pm

      Extraordinario. Ya están listos los corazones para otra cita con la historia.

      Enorme Ernesto. Grande el Salmón.

    6. Corleone
      11 agosto, 2014 at 3:22 pm

      Don Ernesto, ¿ha caído usté en la cuenta de que es muy difícil leer con los ojos arrasados en lágrimas?.

      Nos la toca usté (la fibra, digo) con sus sentidos y preciosos escritos y así no ha manera, coño. Así no hay manera de perder, quise decir, porque como se ha escrito más arriba, pueden derrotarnos pero nunca saldremos como vencidos; nos levantaremos una y otra vez para presentar batalla con la seguridad de vender cara la derrota.

      Como supongo que andará usté por tierras galesas, le prevengo sobre lo brutos que son los galeses y que son capaces de digerir los horribles comistrajos que cocinan por esas tierras. Cuidese.

    7. MARCU
      11 agosto, 2014 at 7:28 pm

      Pronto empezamos con los pelos como escarpias.
      Pero no olvidemos nunca que nos enfrentamos no solo a un equipo lleno de estrellas pagadas con dinero de los demás, sino a unos medios de comunicación que nos han hecho vivir en estos días previos, secuencias propias de gánsteres y timadores de la información.

    8. María José
      11 agosto, 2014 at 9:23 pm

      Ofú, pronto empezamos con el nervioneo. Como mañana nos de por ganar un partido que en Madrid parece que no jugamos, esto va a ser la gloria bendita, otra vez más, y van?
      Bonito artículo, don Ernesto. Seguiremos leyéndole.

    9. 11 agosto, 2014 at 9:44 pm

      ¡¡Magnífico Ernesto!! Has conseguido que me engorile un poco más y todavía faltan casi 24 horas. Que larga se va a hacer la espera.

    10. 11 agosto, 2014 at 10:40 pm

      Nervioneo subiendo hasta límites insospechados, a menos de 24 horas de otra final europea

    11. Francisco Mateos
      12 agosto, 2014 at 9:00 am

      Magnífico blog, del que soy lector, y magnífico post. Del partido, uffffffffffff que nervios!!!!! Vamos mi Sevilla, vamos campeón.
      PD Buen fichaje Ernesto López de Rueda

    12. Antonio
      12 agosto, 2014 at 4:36 pm

      Yo aconsejo a todos los Sevillistas que no vean ninguna televisión nacional(radicadas en Madrid)ni los periódicos de la capital del Reino. Por el trato que han dado al Sevilla FC.
      Un Sevillista de Albacete.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *