• Rakitic y la sangre de Kuranyi

    by  • 10 junio, 2014 • Fútbol, Sevilla • 24 Comments

    (Escuchando de fondo “Sevilla” de SFDK)

    Es sevillista de toda la vida, de los denominados sevillista de finales como yo. De esos sevillistas que estuvo en esas finales por la supervivencia que el Sevilla tuvo que disputar en muchos campos de Dios a principios de siglo, aunque su sevillismo venía de mucho antes. @Michel_1113 es una de esas personas con las que no paro de aprender en cada previa que nos vemos antes de que juegue nuestro equipo. En materia futbolística coincidimos en gusto: el jugador debe entregarse al máximo y morir por la camiseta, pero lo que más nos gusta es la añeja escuela sevillista. Si digo que su referente de juventud era Enrique Montero y de madurez Renato Dirnei, poco más hay que añadir.

    Después de varias décadas de travesía en el desierto, nos plantamos en una semifinal de la UEFA. Y ya que había estado en aquellos vitales partidos de Universidad de Las Palmas o Compostela, tocaba viajecito a Gerselkichen para en el Veltis Arena disputar la ida de la que posteriormente sería Copa que nos cambió la vida. Todos recordamos aquel durísimo partido donde nuestros centrales se las tuvieron tiesas con Kevin Kuranyi, delantero titular de la selección alemana, en una eliminatoria que con sólo nombrarla a los sevillistas se nos hace un nudo en la garganta por acordarnos de él.

    Puerta

    El partido acaba 0-0 y los futbolistas se van al córner donde estaban los sevillistas para saludar a la afición desplazada. Algunos lanzan sus camisetas y, sin saber muy bien cómo, el 2 de Don Francisco Javier Vicente Navarro cae a los pies de @Michel_1113 que se agacha, la recoge, repara en una mancha de sangre que está muy cercana al escudo y la lleva de vuelta a casa. Horas más tarde en el aeropuerto, futbolistas y aficionados se encuentran y Míchel se dirige a Javi para comentarle la cuestión, preguntándole cuál había sido la jugada donde se hizo sangre. En la respuesta de nuestro central subyace el núcleo y título de este post:

    “No es mía. Es la sangre de Kuranyi”.

    Como no puede ser de otra forma, la camiseta lleva siete años guardada en un cajón.

    IMG-20140608-WA0005

    Anda el sevillismo revolucionado en estos días ante la más que posible salida de Ivan Rakitic a uno de los clubes en los que va a tener la posibilidad de ganar más títulos, duplicando su soldada. Y esta casa, en su línea de defensa del machacado (Muñiz Fernández, Emery), no va a dedicarse a hacer leña del árbol caído. Es más: se vaya en olor de multitudes o por la puerta de atrás, Ivan Rakitic es ya, al menos para el que suscribe, mito de la historia del Sevilla Fútbol Club. Me parece increíble, rozando el surrealismo, ver a tíos como trinquetes sintiéndose defraudados por la “falta de sevillismo” de Rakitic o por la afrenta sufrida. Gente quitando su avatar en twitter, insultándolo y haciéndolo poco menos que persona non grata por cometer un delito de lesa sevillismo.

    Vamos a ver, señores: se quede o se vaya, Rakitic ni es sevillista ni falta que le hace, por mucha ojana de que el salmorejo de la suegra es gloria bendita y Pino Montano lo mejor del mundo. Rakitic es un pelotero descomunal, un profesional en el campo intachable, un futbolista entregado a la causa sevillista cuando el árbitro da el pitido inicial. Un capitán como yo quiero que sea el capitán del Sevilla. Arrojado en su fútbol, combina frac y mono de albañil como pocos vi en mi vida. Igual te da un pase de 40 metros que le hace una cobertura a un lateral. Lo mismo le da un sombrerito a Pepe que se arroja a los pies del delantero. Un todocampista de lo mejor que se vio por Nervión.

    ¿Que ha incumplido su palabra? Sí. Ha roto un compromiso verbal, lo que te da a entender que en el plano personal parece que estamos ante una persona poco recomendable. Pero, sinceramente, ¿a estos efectos es tan importante? Yo a este muchacho no lo quiero como amigo, ni para que le den el Nobel de la Concordia; yo lo quiero como jugador. Si un futbolista es buena gente, un becerro, gracioso, sieso, de derechas, de izquierdas, negro, blanco, amarillo, le gusta el Rocío, el Heavy Metal o cogerse los cojones con la tapa del piano me da absolutamente igual. Yo quiero que la gente seria, honrada, comprometida, leal e intachable sean los tres cabecillas de esto. Y los señores Castro, Rodríguez Verdejo y Emery lo son. ¿El resto? ¿Los jugadores? Yo quiero futbolistas que sepan jugar al fútbol, no que tengan la sangre roja. Quiero que mi equipo tenga en el campo once hombres dispuesto a dejarse la vida en cada balón, dispuesto a morir por un ideal, dispuestos a traerse la sangre de Kuranyi. Pero no porque sean sevillistas, que sevillistas somos nosotros. Yo quiero que sientan lo que yo siento por unos colores durante 90 minutos. Y punto. Los mercenarios en el campo y los sevillistas en la grada. De vibrar sevillismo ya nos encargamos nosotros.

    Porque sí, porque quiero mercenarios. O profesionales, que cada uno que los llame como quiera. Me da igual que en su ideario tengan el usar el Sevilla como trampolín o hacerse millonarios aquí. Si tienen la sangre roja color carretera de Utrera, mejor -aunque también vemos como canteranos ultrasevillistas pican billete cuando huelen el taco- pero no es indispensable ser sevillón para defender mi escudo. Para mi sevillista es el chaval que tieso como una palanca se pide tres días en el trabajo, rapiñea 200 euros y se mete 55 horas de autobús para ver a su Sevilla en Italia. El que está en el campo no es palanga (copyrigth @jfelixmachuca) ni tiene que serlo. Lo que tiene es que desarrollar su trabajo como mejor sabe, que para eso está en billetes y para eso estamos miles detrás alentando y exigiendo como sólo sabemos alentar y exigir los que sienten como tú. Inocular sevillismo para que sepan lo que es esta entidad y el grado de exigencia inherente a la misma, pero no para que se hagan forzosamente uno di noi para el resto de sus vidas.

    Rakitic no es sevillista. Ni Chevantón o Darío Silva lo eran cuando se besaban el escudo o cuando calentaban de forma gratuita derbis. Sevillista no era Javi Navarro. Bueno, es que a Javi ni le gustaba el fútbol. A mi Beto no me gana porque tenga deje andaluz en el habla o porque le guste la servesita de El Salvador: a mi me gana por parar dos tandas de penales y hacerme el hombre más feliz del planeta en la primavera de 2014.

    (lavanguardia.com)

    Por otro lado, este blog se suele dedicar a la parte económica del fútbol. Es por ello que vamos a analizar el perjuicio económico que al Sevilla le supone que Rakitic no quiera renovar algo que ya estaba pactado. Es vox populi que entre los términos del nuevo contrato se había consensuado una drástica reducción de la cláusula de rescisión, actualmente cifrada en 40 kilos, para dejarla en el entorno de los 25 millones. Es decir: con el nuevo contrato, por 25 aprox el Sevilla se “obligaba” a vender si el jugador forzaba la situación. Y ahora resulta que el croata, entre el traspaso, la cesión de uno y lo que va a perdonar, se va a marchar por unos 25 millones aproximadamente si se confirma lo que se apunta. ¿Me puede decir alguien cual es el perjuicio económico de que Rakitic no haya cumplido su palabra?

    En mi humilde opinión y hasta donde yo sé, Ivan Rakitic está absolutamente encantado en Sevilla. Es un ídolo, le gusta la ciudad, ha encontrado el amor, la estabilidad y está honrado con ser faro y guía del campeón de la Europa League. Nunca pensó que iba a encontrar en su vida una ciudad tan maravillosa como la que tenemos. Pero los trenes en la vida pasan una vez y es humano que el chaval quiera ganar mucho más dinero en un equipo que siempre juega Champions y donde debe ganar títulos de forma recurrente. Cierto es que las formas no son las idóneas, pero no lo es menos que las circunstancias son las que son. Y que si Rakitic ha cometido errores (que lo ha hecho, rompiendo su palabra o demostrando que sus palabras rimbombantes eran mentira) se le juzgará como persona y no tendrá una despedida como Kanouté, Navas, Escudé o Renato. Pero Ivan Rakitic se va a vender por siete veces por lo que costó y ha comandado en el césped un equipo que me ha traído la sangre de Kuranyi en forma de Copa turinesa. Y yo eso, que era lo que pedía, jamás lo olvidaré.

    Gracias, FUTBOLISTA.

    CAricatura

    Y ahora, que pase el siguiente.

    (Gracias a Míchel y a @ADiazPhoto por las ilustraciones)

    About

    24 Responses to Rakitic y la sangre de Kuranyi

    1. MARCU
      10 junio, 2014 at 20:27

      Me encantó el post y lo hago mío desde la primera línea hasta la última y es por eso precisamente por lo que me da pena que Rakitic se marche de Sevilla por la gatera y no se lleve, como mínimo, la ovación de la afición que se merece por sus méritos en el campo.
      No cumplió en los despachos pero sí lo hizo con creces en la cancha y en el vestuario.
      Vendrá defendiendo otra camiseta como lo hizo aquí. Y no tendrá mi aplauso pero tampoco mis silbidos.
      Y seguiré admirándole como PELOTERO, aunque como persona deje bastante que desear.
      Felicidades por el post.

    2. Diego
      10 junio, 2014 at 21:15

      Mejor no se puede explicar.

    3. diego
      10 junio, 2014 at 22:18

      Amén

    4. paok
      10 junio, 2014 at 22:51

      Lamentable justificación de lo injustificable

    5. Alvaro
      10 junio, 2014 at 22:59

      Muchas gracias a todos por los comentarios tanto aquí como por twitter. Tanto a los que les ha gustado el post como a los que no están para nada de acuerdo

    6. 10 junio, 2014 at 23:01

      Gracias Álvaro

    7. Francisco Mateos
      10 junio, 2014 at 23:02

      Totalmente de acuerdo. Y quiero felicitarle no solo por este post, sino por todos y cada uno de ellos. Enhorabuena y gracias
      Francisco Mateos

    8. Arjona
      10 junio, 2014 at 23:02

      Muchos aficionados, sobre todo los mas jóvenes, tienden a idolatrar a los futbolistas, cuando lo único idolatrable, hasta la muerte.., debe ser el Club.
      Todos los futbolistas llegan, dejan su aportación, y terminan marchándose.
      Estoy encantado con la aportación de Iván. Sin lugar a duda, de lo mejor que he visto en rendimiento, en mi ya larga trayectoria.
      Tal como está la situación, el Club está actuando correctamente. Si Iván ha decidido incumplir su compromiso, y tirar por los suelos su categoría personal, allá el.
      Aunque se argumenta como justificación para su marcha, “que el tren pasa una vez en la vida..”, a Iván, ya le pasó cuando subió al tren del SFC. ¿O no..?
      Creo además, por mucho asesor que tenga en el entorno, que se equivoca.
      Aquí, íbamos a preparar una plantilla en torno a el, como proyecto esencial. Como decía su padre en prensa días atrás, aquí Iván es como un dios.
      Para muchos, en breve será un demonio
      Allí, en Barcelona, será uno mas. ¿Cabeza de ratón, o cola de león..?
      Y en cuanto al tema económico, según me indican Álvaro, el Club iba a apostar de tal forma por Iván, que casi el 10% de nuestro presupuesto anual, iría para su ficha.
      Si pasas de cobrar 1.000€ al mes, a cobrar 6.000€, la vida te cambia, indudablemente. Pero de cobrar 5 millones anuales, a cobrar 8 millones, lo único que te cambian son las inversiones.
      Suscribo tu final: ¡Que pase el siguiente!
      Un abrazo.

    9. Rafael Sarmiento
      10 junio, 2014 at 23:20

      De entrada, estoy completamente de acuerdo. Y de paso, te confieso que ya no escribo lo que iba a escribir en estos días. Después de esto, es pa ná. ;-)

      Aparte, me gustaría recordar que muchos de los que ahora se rasgan las vestiduras, hace dos años rogaban a Dios para que el croata hiciera una buena Eurocopa y poder sacarle algo. Dos años. Rakitic ha entrado en la historia del Sevilla por levantar una copa, pero no es un histórico.

      Además, diría que los gestores no se deben dejar llevar por el sevillismo, sino por sacar el máximo partido a una empresa llamada Sevilla FC, para goce del sevillismo, que somos nosotros. Si no lo va a hacer así, mejor que se vayan a la grada, con nosotros. Con los sevillistas.

      Por último, a mi no es sólo que no me parezaca mal la venta. Es que me parecería un error no hacerla. Y mira tú por donde, se me acaba de ocurrir un post. Lo otro, lo de las formas, la falta de palabra y tal, lo has explicado a la perfección.

      Lo suscribo todo, Alvaro, como casi de contumbre.

      Un abrazo.

    10. luis
      11 junio, 2014 at 01:10

      Me gusta el post, aunque no esté de acuerdo en todos los planteamientos. El fútbol es de hombres y como hombre tienes que cumplir con tu palabra , porque las ofertas no vienen de hace 4 dias , hace mucho que ya habían hablado con el, tan fácil como decir no quiero renovar. Por otro lado hay jugadores que para mi si sienten los colores, para mi es sevillista de adopción pero sevillista nuestro Andrés Palop. Por ejemplo

    11. Pingback: Destacados Blogosfera: Rakitic y la sangre de Kuranyi | VamosMiSevilla

    12. Alfonso Ramos
      11 junio, 2014 at 09:05

      Vamos a ver.

      ¿Quién no daría la vida por volver a pasear de la mano al atardecer por el Altozano con esa rubia de la que todo el mundo habla porque detiene el tráfico del Paseo Colón sólo con su caminar? ¿A quién no le gustaría volver a ser ese niño que es capaz de saltarse una clase para darse un revolcón con ella en los jardines del Parque Maria Luisa? ¿Quién no ha soñado alguna vez con volver a besarla y que su aliento juegue con el suyo?

      ¿Qué Sevillista no se ha enamorado del Rubio de Pinomontano?

      Pero en el Fútbol pasa como en el Amor. Por mucho que esa rubia que nos tenía embelesaos nos engañe con el guapo de la clase, con el tiempo, su recuerdo (esa vez que te cogió la mano en el Cine del Cristina, el inolvidable olor de su perfume cuando la besabas en el cuello un Domingo de Ramos en una bulla de Semana Santa y te hacía darte cuenta de que la única cosa/persona en la que creías era en Ella, etc.) se va dulcificando y asumes que fue bonito mientras duró.

      Esos especiales recuerdos vencerán al mal trago de saber que te la ha pegado con otro.

      Tú, arengando a los míos en el túnel de vestuario antes de saltar al campo en un derby.
      Tú, con mirada altiva, sabiéndote el mejor, erguido antes de sacar un córner en el Ramón Sánchez Pizjuán.
      Tú, haciéndole un sombrerito (qué digo sombrerito, sombrerazo, pues el balón se alzó hasta el voladizo) a ese desagradable portugués del Madrid.
      Tú, asumiendo la responsabilidad en los momentos difíciles.
      Tú, ajustándote el brazalete del Sevilla FC con orgullo.
      Tú, alzando esa Copa, nuestra Copa, diciéndole a Europa, al Mundo, que volvemos a ser Campeones.

      Tú serás siempre nuestro rubio. Estoy seguro de que nos has hecho daño sin querer, como aquella preciosa chica. Ahora duele. Mucho. Pero ambos sabemos que no hay en el mundo nadie capaz de quererse como lo hicimos nosotros. Trata de ser feliz porque nosotros, con más de 100 años a nuestras espaldas, sin duda, lo seguiremos siendo.

      Viva el Amor. Viva el Sevilla FC.

      • MARCU
        11 junio, 2014 at 12:30

        Luis Fabiano dice ahora que le gustaría volver al Sevilla. Con todo lo que hizo por salir. Pero el amor es el amor y siempre queda algo. A nuestro rubio que le vaya bonito pero nunca habrá un amor como el primero….jejejejeje
        Pues eso, Viva el Amor y viva el Sevilla FC

    13. 11 junio, 2014 at 09:32

      De acuerdo en el 99% del artículo, sólo comentar que si el Sevilla va a sacar 25 millones es porque a Don Pepe Castro se le ha metido en los cojones de que de él no se ríe nadie. Porque el rubio y su hermano querían reducir su precio para trincar más comisión del Barcelona. Querían salir por 15 millones de Euro y se empeñaron en eso diciendole a Florentino y a Cerezo que él sólo iba a salir al FC. Barcelona. Eso es de ser rastrero y de tener en poca estima al equipo que te ha dado todo, fama, títulos, cariño, capitanía de un club.

    14. Julio
      11 junio, 2014 at 17:44

      Muy de acuerdo con lo que escribes, pero una puntualización semántica, no es olor de multitudes (eso es muy de Rafa Almansa) es loor de multitudes.

      Saludos

      • Alvaro
        11 junio, 2014 at 20:33

        Hola Julio

        Es cierto que con esta locución hay cierto equívoco. Pasa igual que “motu proprio”.

        La expresión “Olor de multitudes” viene recogida en la RAE
        http://lema.rae.es/dpd/srv/search?key=olor

        No obstante, te agradezco el apunte y, como no, el que te haya gustado el artículo

    15. Félix Machuca
      11 junio, 2014 at 18:27

      De mamazo de la calle Gamazo, Álvaro. Más claro que el sevená. Felicidades

    16. 11 junio, 2014 at 19:11

      Ya tenia ganas de leer algo así,ultimamente no estoy muy inspirado,pero mis tiros van por donde has ido tú con tu entrada tan bien explicada,que le vaya bonito al rubio y cuando aqui venga con su nuevo equipo,que muerda el polvo derrotado por nuestyro Sevilla fútbol club,un abrazo hermano.

    17. @juanignacio74
      11 junio, 2014 at 19:36

      No se puede quitar ni poner nada! SI SEÑOR. Comparto hasta el último punto.

    18. 12 junio, 2014 at 10:36

      No me ves, pero ahora mismo te estoy haciendo la ola… ;-)

    19. LIZ
      13 junio, 2014 at 13:40

      Como siempre una maravilla, Álvaro. Enhorabuena. Pero un matiz: hasta los futbolistas, niñatos millonarios, deben ser hombres. Y a todos nos enseñaron que los hombres se visten por los pies. ¿Qué necesidad tenía de darnos coba?

    20. 14 junio, 2014 at 18:26

      Pues yo que quieres que te diga, pero de un capitán exijo algo más de que te de la puñalada apenas dos semanas después de levantar la Copa en Turín.

      Al final prima lo de siempre, que si la comisión del hermano, que si el dinero, que si la Champions… la palabra o la fidelidad y amor que te ha mostrado toda una afición, eso no se valora nunca. Seré un romántico en esto del fútbol, pero es que si no lo fuera igual pues tendría que ser del Barça o del Real Madrid, que son los que tienen el taco y los que ganan siempre.

      Posiblemente dentro de unos años lo veremos de otra manera como vemos ahora a Suker, a Alves o a Luis Fabiano, pero a día de hoy a quien no le hierva la sangre viendo como nos la ha metido el croata es que tiene horchata.

    21. DIEGO
      15 junio, 2014 at 02:42

      yo solo digo que un lazo y gracias

    22. GUILLERMO R.
      15 junio, 2014 at 13:01

      Hola Álvaro, es la primera que te leo, cuestión de tiempo, pero a partir de ahora intentare sacar tiempo para hacerlo, estoy contigo en todo , como decía don Joaquín es de mamazo,
      solo digo una cosa, me gustaría saber la verdad de todo esto, tanto lo que ha dicho el rubio como lo que ha dicho Castro son estrategias para intentar subir el precio. Cuando trate de cambiar de empresa lance mis anzuelos, picaron, me buscaron y me ofrecieron, les dije que estaba muy a gusto en la actual , mentira, que ganaba mas de lo ofrecido, mentira, mejoraron la oferta y……, en que empresa estoy ? solo en la familia y el amor debe de haber palabra, en el mundo laboral solo con la palabra haces el canelo.

    Deja un comentario