• Lo más difícil de comprender en el mundo es el Impuesto sobre la Renta

    by  • 2 mayo, 2013 • Derecho, Economía, Fútbol, Tributario • 8 Comments

    (Escuchando de fondo “Atunes en el Paraíso” de Javier Ruibal)

    La frase que da título a este post es de Albert Einstein, lo cual la hace absolutamente genial. La he adoptado viendo las fechas a las que estamos, el carácter eminentemente fiscal (aviso a navegantes) de este artículo -dividido en dos partes- y porque, la verdad, no se me ocurría nada mejor.

    D12S termina contrato el próximo junio y en ningún lado se ha escuchado que se les haya planteado renovación ni siquiera a la baja. Metan en una coctelera su actual rendimiento deportivo, que el año 2012 será su séptimo periodo impositivo en España y que tiene que pasar de tributar del 24% al 56% por lo que, para que gane lo mismo, el club tendría que pagar el doble. Y todo ello en su cuesta abajo deportiva.

    O, por ejemplo, el caso de Escudé al cual le resta un año de contrato. Escudé firmó en enero de 2006 por lo que el 2011 es su sexto periodo impositivo en España por lo que finaliza su periplo beckhamniano. En 2012 pasará de tributar al 24% al 56%. En números, inventándome cifras y poniendo supuestos distintos (neto vs bruto):

    1. Si Escudé tenía firmados 2 millones brutos, el futbolista ganaba 1.520.000 euros. En 2012, en cambio, ganará 880.000.

    2. Si Escudé ganaba 2 millones netos, al Sevilla el futbolista le cuesta 2.480.000 euros. En 2012, en cambio, le costaría 3.120.000 euros.

    Todo ello propicia que, en mi opinión, no resultare muy arriesgada una hipotética apuesta que sitúe a estas dos leyendas vivas del sevillismo fuera de la liga española el próximo verano

    Esta cita no es de Einstein, sino mía -que no seré ningún genio pero al menos sí se hacer declaración de la renta-. Forma parte de una columna blanca publicada en enero de 2012. Se opinaba que ni Escudé (que le quedaba un año de contrato) ni Kanouté (que terminaba y a muchos meses vista no se sabía si renovaría) no solo no iban a continuar en el Sevilla sino que dejarían el fútbol español. Evidentemente las razones futbolísticas y de renovación de plantilla iban a primar pero sin duda las connotaciones fiscales no podrían ser obviadas. En este sentido tenemos que recordar que se les acababa la Ley Bechkam (séptimo periodo impositivo para ambos) por lo que iban a pasar de pagar el porcentaje de IRPF que puede tener un dosmileurista solterito (24%), a tener que desembolsarle al fisco más de la mitad de sus emolumentos. Teniendo en cuenta que hablamos de fichas de varios millones de euros, el tema es serio. Como era de esperar, llegó verano y uno se fue a Turquía y otro a China.

    (Foto abcdesevilla.es)

    Esto no es sino una muestra más de como la fiscalidad puede hacer que un futbolista cambie de liga. Estos casos de finalización de la Ley Bechkam o los supuestos de jugadores entrando a espuertas en la liga rusa donde, aparte de magnates del taco, hay un régimen de impatriados que hace que tributes al 12% lo que supone que a estos efectos hace que casi hablemos de Rusia como un paraíso fiscal.

    Pero ahora vamos a dar un pasito más. No hablamos de jugadores (que la respuesta es “sí”), sino de equipos: ¿podría una entidad futbolística cambiar de país en el que jugar por causas fiscales? ¿podría crearse un equipo “de la nada” y ponerlos en nivel top europeo ayudándose de ingeniería fiscal? ¿Podría ser la excusa para un negocio? ¿Cómo se podría articular?

    Venga va. Como en el Miradas y El poder del débil, me encantaría interactuar blogueril y twiteramente.

    Mañana volvemos.

    About

    8 Responses to Lo más difícil de comprender en el mundo es el Impuesto sobre la Renta

    1. 2 mayo, 2013 at 10:31

      Hoy mismo se habla en ABC de que Fazio se irá del Sevilla este verano, entre otras razones, porque finaliza su periodo “beckamniano”.

      Respecto a lo que planteas al final, hay tres cuatro preguntas:

      1. Supongo que sí, que una entidad, como sociedad mercantil que es, puede cambiar su domicilio fiscal a otro país. Otra cosa es que pueda competir en la liga de este. Imagino que necesitará autorización, o bien comprar la licencia (o como sea que se llame) de un club ya existente.

      2. Por supuesto. ¿No fue el Hoffenheim alemán un caso parecido? Se crea un club de fútbol (o se compra uno practicamente desconocido) y se le insufla capital, se le fichan jugadores de primer nivel, se le compra la plaza de algún club en problemas en una categoría superior…

      3. Es la excusa perfecta para un negocio. Pero se desvirtua el sentido del fútbol en sí, o sea, el de clubes que representan a ciudades y que tienen detrás a una afición que les sigue, no por dinero, sino por sentimientos. Ahora, llámame romántico :-)

      4 Pues lo dicho, comprando un club semi desconocido e insuflándole capital.

      Ya me has dejado otra vez con la miel en los labios. ¿Mañana continuamos?

      Un abrazo.

    2. 2 mayo, 2013 at 13:51

      Un club desafecto, como ocurre con las franquicias americanas, en este biótopo futbolero patrio, puede tener más peligro que una piraña en el bidé. Sunt Mala Quae Libas :)

    3. Cornelio
      2 mayo, 2013 at 14:11

      Dos consideraciones.

      1) La exposición de Álvaro en tantos por ciento.

      Tomando como base que lo pactado con el jugador es cobrar en neto y que el club se haga cargo del IRPF.

      Si el jugador cobra 100, el club debe pagar 131,57 para que una vez aplicado el tipo correspondiente le queden los 100 limpios.

      Calculen el 24 % de 131,57, verán como sale 31,57 que sería la cantidad a pagar de IRPF para que le quedaran limpios los 100 pactados.

      Con el cambio de tipo al 56 %, no se trata del aparente 32 % más, sino que, al tener que considerar como sueldo esa parte añadida de impuestos, subiría la cuota, y, por tanto, más impuestos.

      Con esos mismos 100, para que queden limpios, la cantidad a pagar sería de 227,27.

      Calculen el 56 % de 227,27, verán que el resultado es 127, 27, que serían la cuota de IRPF de la que tiene que hacerse cargo el club para que queden los 100 netos.

      Es decir que de 131,57 que sería el coste de sueldo para el club al 24 %, se pasaría a 227,27, tributando al 56 %. Por tanto el incremento en estas cantidades sería del 72,74 %

      72,74 % es el incremento de la ficha en el séptimo ejercicio, brutal, ¿verdad?

      2) Fichar o vender en enero o julio.

      Los ejercicios fiscales son años naturales, no temporadas de fútbol.

      Un supuesto general. Los jugadores, habitualmente llegan en julio o enero de la temporada que vamos a llamar 01/02.

      El jugador que llegue en julio del año 01, verá incrementado su tipo de renta en enero de 07.

      Temporada 01/02, ejercicios fiscales 1 y 2.

      Las siguientes temporadas, hasta la 05/06, completarían los restantes 4 ejercicios fiscales.

      Por tanto, la 06/07, que sería su sexta temporada, ya que queda fuera del tipo reducido a partir del 1 de enero de 07. De esta forma la máxima rentabilidad fiscal se obtiene traspasándolo en el mercado de invierno, a finales de diciembre del 06.

      El jugador que llega en enero del 02 apura una temporada más.

      Temporada 01/02, ejercicios fiscales 1.

      Por tanto, la 06/07, que sería su sexta temporada, estaría dentro del tipo reducido hasta el 30 junio de 07. No saldría del tipo reducido hasta el 1 de enero de 08.

    4. 2 mayo, 2013 at 15:38

      Iba a comentar exactamente lo mismo que dice el amigo Cornelio, que el incremento a pagar por el club (o SAD) por esa subida de impuestos sería mayor que el que se apunta en el artículo. Pero como ya lo ha aclarado él muy bien, sólo reincidir en las amenazas hechas al autor vía twitter: No más coitus interruptus. Queremos posts de 10.000 palabras. Que hay material, argumentos y talento para ello. Cagüentodo.

    5. A. Ramírez
      2 mayo, 2013 at 16:55

      Cornelio me lo ha quitado de la boca, eso mismo iba a decir yo.

    6. pedromonago
      2 mayo, 2013 at 18:09

      Mis antecesores en estos comentarios al post han sido claros en las cuestiones más prácticas: números y períodos.

      Haré yo, por tanto, un comentario más filosófico-fiscal.

      Aunque parezca mentira, dedicándome a lo que me dedico, no creo en la fiscalidad como base única o principal en la toma de decisiones de negocios. Ojo, no estoy diciendo que no sea posible, sino que no creo en que funcionara bien y menos con un negocio como el fútbol.

      Siento ser tan lacónico, ya me explayaré cuando lea la segunda parte, en la que seguramente nos hablarás de los mecanismos que, en tu opinión, podrían utilizarse.

      Magnífico post, Alvaro. Espero ansioso la continuación.

    7. judoru
      2 mayo, 2013 at 19:34

      Magnífico el post y los apuntes de los comentarios al post.

    8. Alvaro
      2 mayo, 2013 at 19:49

      Gracias a todos por los comentarios. De corazón. Sólo algunos apuntes

      #@ravesen Sí. Lo de Fazio que publica Arrocha y este salmonazo es pura casualidad.
      Por comentarios como el tuyo, esto de poner los artículos en dos partes me gusta. Para poder tunearlos con los comentarios del personal. Mañana por la tarde continuamos.

      #@CornelioSFC Gracias de verdad. Has plasmado gráficamente (a pesar de la ironía y la guasa de nuestro buen amigo @voladizogolsur ) cómo el incremento es brutal. Del 24% al 56%, como bien ejemplificas no es el 32% sino mucho más del doble.
      En cuanto a lo otro lo explicas de cine ya que a efectos fiscales un no residente lo es cuando está en territorio nacional menos de 183 días. ¡Cuidadín con los bisiestos!

      #@Adiazphoto Si al final me mandas la foto, te quedan 20 horas…. Que la segunda parte es mañana, y como me retrase, los amigos de @PalanganismoEx son capaces de excomulgarme. Por cierto, y ya que estamos, no se pierdan su última joya exacerbada.

      #pedromonago más ansioso de lo que esperas tú la 2ª parte, espero yo tus comentarios a la misma. De todas formas no esperes que yo explique muchos mecanismos. Primero porque no los conozco en profundidad y segundo porque no olvides que yo soy de los malos (o de los buenos) ;-)

      De verdad. Lo dicho. Gracias a todos

    Deja un comentario