• El complejo caso Botía

    by  • 11 enero, 2013 • Derecho, Fútbol, Sevilla • 7 Comments

    (Escuchando de fondo “If you want me to stay” de Sly & the Family Stone)

    El Sevilla de Juande era lo que más se aproximaba, aunque tenía sus matices propios. Todo lo dirigía un presunto defensa majarón de pelo ensortijado por la diestra con un rubito tapándole las coberturas, el del frac organizando desde el medio y oxigenando rápido a las endiabladas bandas para que D12S y El definieran. Lo más próximo como digo al “fútbol total” aunque esto último en su concepción pura y sublime sólo lo he visto en dos equipos: el Barça de Guardiola y su antecesor de Cruyff. Dicen que ambos maman de Rinus Michels, el Ajax y La Naranja Mecánica de la época setentera cosa que me creo tras visionar no hace mucho un amplísimo reportaje del 6-0 que el Ajax le endosó al Milán en la Supercopa del 73 que me dejó boquiabierto.

    A lo que iba. Aquel Dream Team de mi adolescencia tenía una concepción total del fútbol y nunca vista por estos lares. Me refiero al Barcelona de Cruyff “pre-Romario”: el que jugaba con 3 atrás, sin 9 (Bakero era falsísimo) y con Stoichkov y Goico abiertos. En ese Barça (lo más parecido al Barça de Pep) el lateral/central diestro era un espigado chaval de Pío XII llamado Nando Muñoz, futbolista con un curriculum y palmarés absolutamente tremendo. Ganó Copas con el Madrid, con el Barcelona y hasta formó parte de aquel once del Español campeón copero del mítico partido de Mestalla que se recuerda por el robo de cartera que Tamudo perpetró sobre Toni

    Nando llegó al Barçelona tras una especie de trueque con el Sevilla en 1.990. Los términos del intercambio eran algo extraños. El defensa iría para Cataluña dos años y vendría a Sevilla Juan Carlos Unzué; a los dos años el que quisiera recomprar a su futbolista debía pagar 1,2 millones de euros (200 millones de pesetas). En 1.992, cuando pasan los dos años, el Barcelona no ejerce por lo que Unzué echa raíces en Nervión y Nando sí vuelve ya que el Sevilla ejerce la opción de recompra por los 1,2 millones firmados. Pero el contrato original de trueque incluía una cláusula según la cual el futbolista no podía ser traspasado a nadie hasta 1.994, so pena de indemnización.

    o_sevilla_historicos-43520

    (Fuente: palanganas.com)

    Pero resulta que Nando nunca más se enfunda nuestra sagrada casaca. En ese mismo verano del 92 deposita los 3 millones de euros (500 millones de ptas.) de su cláusula de rescisión para adquirir su libertad. El dinero se lo había dado el Madrid, club donde recala. El Barcelona monta en cólera y lleva al Sevilla a los Tribunales alegando que dicha operación es un fraude de ley como un piano, que lo que hay es un traspaso encubierto Sevilla-Madrid y que se ha realizado usando la cortina de la cláusula de rescisión para evitar la indemnización. Todos sabemos como terminó la historia y mejor lo dejamos aquí.

    Hoy, veinte años después tenemos una película con ciertas similitudes aunque con actores distintos y (esperemos) final diferente. No similar, pero es innegable que se da un aire. Otra vez un defensa sevillista en el disparadero. Otra vez el Barcelona al que esto le huele a pescao frito y que pide indemnización. Otra vez el uso de un puente para evitar un traspaso directo. Otra vez la cosa en los Tribunales. El tema es que realmente no sabemos cuál es la verdad porque en unos sitios se dice una cosa y en otros radicalmente lo contrario como ahora veremos. Lo que es evidente es que el caso Botía refleja una complejidad jurídica mayor incluso que el caso Nando que hace imprevisible saber su recorrido próximo. Pero vayamos al principio.

    Alberto Botía era propiedad del Sporting pero el Barcelona tenía reservado por un lado un derecho de adquisición preferente (que no ejerció) y un porcentaje de su futura venta por el otro. En agosto se anuncia que el futbolista se traspasa al Sevilla por cinco temporadas con la mediación de Doyen Group. En estas el Barça pide a un Juzgado gijonés que se deposite el contrato del traspaso para ver si puede reclamar el porcentaje prefijado por la futura venta. En cambio, en la pasada Junta de Accionistas Monchi dice que el futbolista no es nuestro sino propiedad del Fondo de Inversión y que el Sevilla este año sólo tiene los derechos federativos. Los detalles de la operación los cuenta ABC y Orgullodervión: el futbolista está cedido y sólo será parcialmente del Sevilla si juega 30 partidos oficiales con el Sevilla en la temporada. De esta forma el Sevilla se quiere desentender jurídicamente de la venta de Botía; la venta es del Sporting a Doyen y aquí sólo está cedido por lo que el Sevilla no tiene nada que ver en porcentajes económicos de traspaso porque Botía no es propiedad jurídicamente del Sevilla. Usted no me puede reclamar a mi por nada relacionado con una venta porque yo nada compré. Por esa misma regla de tres, la noticia aparecida el otro día sobre un presunto rechazo por parte del Sevilla de seis millones de euros que daba el Swansea es falsa por imposible. Ni el Sevilla ni nadie puede rechazar o aceptar una oferta sobre algo de lo que no tiene la propiedad.

    botia-sevilla--644x362

    (Fuente ABC de Sevilla)

    Pero resulta que en la reciente Junta de Accionistas del Sporting sale el tema y se dice radicalmente lo contrario. Su gerente mostró una factura según la cual el Sevilla abonó 2,5 millones al Sporting por el traspaso de Botía. Si el dinero salió del Sevilla o de Doyen no era problema del Sporting, por lo que la entidad gijonesa se desentendía de la reclamación culé. Dicha factura (no contrato, ojo con esto) se le aportó al Notario presente.

    Es decir: que lo que dice el Sporting y lo que dice el Sevilla se parecen como un huevo a una castaña. ¿Quién miente? ¿Cuál es la verdad? Ni idea. Ni idea si es una, si es otra o si no es ninguna. O de si son las dos. Poniéndote a imaginar vericuetos rocambolescos ambas aparentes contradicciones en sendos Consejos de Administración podían ser ciertas en el inventivo caso, por decir algo, de que el Sevilla comprara a Botía al Sporting e, inmediatamente se lo vendiera a Doyen para, inmediatamente, tenerlo en sus filas como cedido. Una especia de lease-back a lo bestia donde compras un coche a un concesionario pero luego se lo vendes a una empresa de leasing para inmediatamente después quedarte con él en plan arrendamiento financiero. Esto suena a sandez, probablemente lo sea, pero en estas cosas la ficción supera a la realidad y yo, qué quieren que les diga, me lo creo todo ya a estas alturas.

    Por otro lado, ¿qué son 30 partidos? ¿30 partidos íntegros o valen los ratitos jugados? En media temporada Botía ha intervenido en 10 de liga (8 completos) y 4 de Copa (2 completos). Ahora mismo es suplente claro de Spahic y Fazio por lo que eso de que vaya a llegar a 30 partidos es complicado. Si no lo hace ¿Doyen nos lo puede volver a ceder? ¿Nos podría interesar que jugara 29 partidos si no nos lo queremos quedar o si queremos pero renegociando a la baja esos 2,5 millones por el 50% del pase? Si en realidad nos lo queremos quedar en su totalidad ¿se puede llegar a un nuevo acuerdo con Doyen para el traspaso del 100% de los derechos económicos del futbolista? ¿Tenemos algún tipo de derecho preferente?

    ¿Cómo influye todo esto en la salida del futbolista del Sporting y posterior reclamación de cantidades por el Barcelona? ¿En algún caso vamos a tener que asumir nosotros ese coste como algunos dicen por Gijón?

    Tema con muchas aristas que sólo el tiempo y quien sabe si los Tribunales de Justicia nos terminarán de aclarar como es. Personalmente no sólo deseo y espero que el final del caso Botía sea distinto del caso Nando, sino que de verdad lo creo. Y lo creo por dos motivos: primero porque imagino que el Sevilla habrá aprendido de aquella mala experiencia (Del Nido formaba parte de la Directiva Cuervas de la época) y que habrá dejado todo atado y mejor atado jurídicamente para no volver a salir escaldado y segundo porque y aunque el tema es oscuro, parece que el problema es del Barcelona con el Sporting (que es quien recibe el dinero ya sea de uno o de otro) por mucho que la entidad gijonesa intente desviar la atención.

    About

    7 Responses to El complejo caso Botía

    1. 11 enero, 2013 at 12:45 pm

      Hola

      Yo la única explicación que veo es la que comentas, que el Sporting le vende al Sevilla y estos a Doyen. Y si no es así, pues alguien miente (aunque me extraña que una operación así pueda ocultarse tan fácilmente).

      En cuanto a lo que comentas del Swansea, yo entiendo que Doyen es propietaria de los derechos económicos, pero los federativos son del Sevilla y por lo tanto quien decide si se traspasa o no.

      Un saludo, enhorabuena por el post y por el blog.

    2. 11 enero, 2013 at 1:12 pm

      No me gusta nada el oscurantismo de este tipo de operaciones. No me gusta ni en el fútbol, ni en ningún orden de la vida. Eso es ser tramposo, pero buscar la forma de que no pueda demostrarse en un juzgado. Luego hablaremos de concursos, de corrupciones o de derechos televisivos mal repartidos. De justicia y tal. Entiendo que quien tiene poco ha de buscarse la vida de la mejor forma que pueda, pero no me gusta.

      Por cierto, el Ajax que ganó la Champions en los 90 también es un buen ejemplo de fútbol total, también con sus matices y eso. O la selección holandesa de finales de los 80, ya sabes, la de Rijkaard, Gullit y Van Basten. No conocí el Ajax de Rinus Michels, sí al Barça de Cruyff, pero como al de Guardiola no he visto jugar a ningún otro equipo.

      Un saludo

    3. Guillermo
      11 enero, 2013 at 6:44 pm

      Creo que en 1992, no circulaba el Euro aún, por lo que no se pudo pagar la clausola
      con esta moneda.
      Saludos.

    4. Alvaro
      11 enero, 2013 at 6:50 pm

      Hola amigo sportinguista. Se agradece sobremanera saber que el blog interesa de Despeñaperros p’arriba

      Lo de que el Sporting le vende al Sevilla y estos a Doyen para después “alquilar” al futbolista es una posibilidad que se me ocurrió anoche sobre la marcha, con un copazo y mientras escribía. Ni idea de si este es el camino que se ha escogido, si es posible o no, o si ha sido otro. A mi también me parecería muy fuerte (desconozco incluso si pudiera estar penado) que el Sevilla FC SAD haya mentido en su Junta de Accionistas y/o que el Sporting haya mentido en la suya con entrega de factura incluso a un Notario. Con la solución mostrada y que tú también ves, nadie estaría mintiendo en puridad.

      Lo del Swansea, pues qué quieres que te diga…. En verano el 50% de Botía valía 2,5 por lo que el 100% del futbolista se tasa en 5 kilos. Botía está haciendo una temporada reguleras de tal forma que no es ni titular en uno de los Sevilla más grises que yo he visto. ¿Ahora 6 kilos? Por 6 kilos, ya sea el Sevilla, ya sea Doyen, lo llevan a Inglaterra a borricate (como dicen en Cádiz) si es que hace falta. De todas formas imagino que en el clausulado Sevilla-Doyen estará claro quien toma la decisión si aparece una oferta por debajo de 10 millones (si es por encima se vende sí o sí, quedándose cada uno con el 50% del beneficio según parece). Cuando llegue junio y haya que decidir donde juega Botía, se quitarán las mascaras más de uno

      Gracias, recibe tú también un cordial saludo y espero que un equipo de la solera del Sporting vuelva pronto a estar donde le corresponde.

      No insistiré en lo que dice @ravesen. Absolutamente de acuerdo como ha quedado de manifiesto en entradas anteriores del blog

      En cuanto a lo que dice Guillermo, efectivamente en el 92 seguía la peseta. De ahí que, como puedes ver, hable tanto de pesetas como de euros cuando me refiero a esa fecha

      Saludos a todos

    5. 11 enero, 2013 at 10:36 pm

      Querido Álvaro,

      Largo lo fias, larguiiiiiiiiisimo, a que Del Nido haya aprendido alguna lección cuando hace año y medio estuvimos a un tris de salir trastabillados de un tribunal de Londres con 10 kilos de por medio por quítame aquí unos derechos federativos de un tal Luis Fabiano. Una oportunisima oferta del Sao Paulo junto a un acuerdo judicial con el fondo de inversión por el montante de la oferta arreglaron el desaguisado y hubo final feliz, si que Luis Fabiano juegue en Brasil y Negredo aquí puede considerarse un final feliz.

      Por otro lado, el Sporting ha presentado una factura y nosotros una etiqueta de anís del mono. Así que parece que llevan cierta ventaja.

      Por tanto yo, como sevillista de granito, me creo que nuestra directiva lo ha hecho perfecto y no hay nada que temer del Barsa. O sí.

      Pero esto huele a lío.

      PD: 6 kilos por Botia es casi tan increíble como esa cantidad por Fazio. E igual de razonable.

    6. 12 enero, 2013 at 1:09 pm

      Otra magnífica entrada. Yo me reitero en lo dicho otras veces: detesto que no haya falta de transparencia en hechos producidos, como si se pensase que la gente no es lo suficientemente inteligente o madura para entender la verdad. Es un razonamiento habitual en política (e inaceptable) e igualmente habitual en lo privado (en el que es más aceptable pero también genera desconfianza).
      Como también digo siempre, si el club se convierte en una caja negra en el que no podemos evaluar cómo se trabaja sino solo los resultados obtenidos, se arriesgan a no poder acogerse a excusas y que la crítica sea despiadada si los resultados son malos.

    7. 12 enero, 2013 at 8:51 pm

      Pues después de los comentarios leídos y del propio artículo, poco queda que añadir. Es todo tan opaco (y lo peor de todo es que no es el único tema) que es muy difícil opinar sin entrar en especulaciones.

      En cualquier caso, si hablo desde mi lógica (que no tiene por qué ser la correcta), el Barça tiene derecho al 10% del importe total de la venta, por lo que si el Sevilla paga X, el Sporting debería pagar 0’1X al Barça. Eso si el Sporting no ha dicho que quiere X “limpio” y que el Sevilla (o Doyen, da lo mismo en este caso) se tienen que hacer cargo también del resto de porcentajes.

      Pero claro, en esa hipótesis al Sevilla no debería cogerle por sorpresa esto. O sí; pero entonces estaríamos hablando de una ineptitud manifiesta del que firma los papeles. Prefiero pensar que no es así.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *