• ¿Me saco el abono de fondo del Sevilla o me compro un equipo?

    by  • 23 diciembre, 2012 • Economía, Fútbol, Historias • 5 Comments

    (Escuchando de fondo Acción Dorada de Silvio y Luzbel)

    La semana pasada se publicó esta noticia

    Resulta que el empresario Pedro Soares ha realizado, a través de su empresa Codecity Sports, una OPA por el 46,93% del capital del mítico Os Belensenses (una liga y tres copas) por la muy cachonda cantidad de 469 euros. Según él y como el club está en quiebra técnica ya que tiene patrimonio negativo de más de 7 millones, cada acción vale 0.001 céntimo.

    CF-Os-Belenenses@2.-old-logo

    Después de pensarla un poco creo que la operación la entiendo aunque me gustaría que alguien me la confirmase. Entre que en cristiano no he encontrado ningún análisis sino solo noticias de agencias, que los traductores internautas son mejorables y que mi portugués da para poco más que para pedir de forma correcta un bacalao al douro cuando visito el Algarve, no sé si la componenda que me he hecho de la historia es la correcta. Pero empecemos por el principio.

    OPA es una expresión que suena muy técnica pero en el fondo es bastante sencilla de entender de forma básica. No son más que las siglas de Oferta Pública de Acciones. Hay de dos tipos: la hostil (cuando la dirección de la empresa opada no está de acuerdo) y la amistosa (la que cuenta con el beneplácito). Obviamente no todo el mundo que compra acciones de una empresa realiza una OPA. Se considera realizada en los casos en que se produce control del capital o posición estable en la empresa (en España se cifra en el 30% del total de las acciones) Por tanto, si la empresa A comunica a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que va a comprar el 30% de la empresa B, realiza una OPA; si va a comprar un 10% pues no es una OPA.

    Después, por otro lado, se habla en la noticia de OPA “obligatoria”. Que una OPA sea obligatoria no quiere decir que haya que hacerla sí o sí sino que, para poder “opar”, hay que hacerlo por un número mínimo de acciones y no por lo que tú quieras. Es decir: yo puedo tener pensado el comprar el 30% de una empresa para tener control de capital, pero puede ser que esté establecido el sistema de OPA obligatoria de tal forma que sólo se admiten OPAS donde o se compra un mínimo del 40% (por decir algo) o no se admite. Esto generalmente es malo para el comprador ya que al obligarte a comprar más de lo que tú querías para “opar”, el producto se encarece. En este caso, y vista la irrisoria cifra ofrecida, es obvio que no ha habido encarecimiento alguno.

    ¿Las OPAS son rechazables? Lo son, claro que sí. Para que haya una compra de acciones tiene que haber un dueño que las quiera vender. En cambio la adquisición por lo que la OPA ha sido obligatoria, amistosa y admitida. Pero es más; no sólo se ha hecho, sino que Codecity va a comprar más acciones. No me detendré sobre el particular para no liar más un tema que ya es bastante enrevesado. Sólo decir que pretende pillar un 15% más, aunque tendrá que devolver algunas por una normativa portuguesa que va a salir y que implica que cada club portugués tendrá que ser propietario de un mínimo del 10% de su accionariado total.

    Por eso este caso es rarísimo, al menos desde un simplón punto de vista. ¿Con menos de lo que cuesta el abono de fondo del Sevilla te puedes hacer con la mitad de las acciones de un equipo? ¿Así sin más? Por mucho que el club esté en quiebra técnica, esto no tiene sentido. El tal Pedro Soares se gasta más en cualquier almuerzo que en realizar esta operación.

    Pensando un poco creo que he dado con el porqué. Obviamente si un tieso como yo va con 469 euros, no me venden el 46,9% del capital. Pero sí va una empresa que es capaz de sacar a flote la institución, el Comité de Dirección de dicha empresa se traga el sapo y la vende a precio simbólico. Codecity Sports es un fuerte grupo inversor portugués propietario de los derechos federativos de muchos futbolistas, que ha tenido influencia en el accionariado de varios equipos del país vecino y que parece que llevaba bastante tiempo detrás de Os Belenenses. Por lo que he podido colegir (insisto, con las salvedades idiomáticas que confesé al principio) hicieron hace tiempo una propuesta de entrada en un club que se desangraba como una especie de Bussines Angel. Me explico: Os Belenenses se moría y Codecity presentó en su día un proyecto financiero de viabilidad para salvar al club. Este tenía dos opciones: o decir que no, con altas posibilidades de desaparecer o decir que sí a sabiendas de que Codecity viene a ganar dinero y que, para hacerlo, tiene que salvar al equipo que en el fondo es lo que interesa al paciente terminal. Dijeron que sí, y ahora Os Belenenses ha tenido que regalarle el club para que lo reflote.

    Comprendo que en el mundo del fútbol suene raro, pero en otros mundos no lo es tanto. Este es un caso extremo vistas las cantidades pero en el fondo no es más que una empresa en quiebra que un listo inversor poderoso compra a la bajísima porque le ve posibilidades potenciales. Un pepino de palacete antiguo, que ahora mismo está semi derruido, y que sólo un experto restaurador cargado de billetes puede hacer renacer. En realidad, si sale bien ganan todos: los aficionados de Belenenses que veían como su equipo estaba en quiebra técnica y que ahora están respaldados por un fuerte grupo inversor y el propio grupo que por 4 duros ha entrado en una vieja casa de esplendoroso pasado que ahora está en ruinas y que va a arriesgar un pastizal en remodelarla. Pero que como le quede bonita la va a vender por lo que le dé la gana.

    Y, oiga, tiene pinta de salir bien. He estado indagando un poco y Os Belenenses no es ni por asomo lo que fue en un pasado no tan lejano. Un fijo de primera división de siempre, lleva varios años con una deriva deportiva, social y económica horrible que indefectiblemente parecía que le iba a conducir a la desaparición ya que se encuentra en situación de quiebra técnica y con un deambular difuso desde que descendió. Sin embargo, he mirado su plantilla y parece ser que busca reinventarse con un plantel plagado de chavales canteranos, algún futbolista que Codecity habrá metido para reforzar el plantel y sólo un futbolista que yo conozca. Me refiero al veterano Desmarets jugador que tiene una historia y que pasó por el Dépor de Lotina. Empezó la liga mal, pero ha encadenado siete victorias seguidas lo que ha propiciado que encabece la 2ª división lusa con pinta seria de ascender ya que sus perseguidores inmediatos no pueden subir ya que son los filiales del Sporting y del Benfica.

    images (6)

    Dinero tonto, dinero listo. Compra y venta de acciones. Fondos de inversión vinculados a equipos. Planificaciones deportivas realizadas a la conveniencia de tus socios/amos. Inversores y desnaturalización del fútbol. Gente que viene al fútbol a lucrarse. Ninguneo al amor por unos colores.

    Lo que nos ha tocado vivir a los futboleros del siglo XXI.

    About

    5 Responses to ¿Me saco el abono de fondo del Sevilla o me compro un equipo?

    1. 23 diciembre, 2012 at 21:17

      El apego de los aficionados a un equipo de fútbol, está enraizado en la identidad, en el sentimiento atávico de clan, y éste no se pude mercantilizar ni monetizar. La sociedad se comporta como una ameba que engulle las nuevas modas en una lenta digestión, pero no significa necesariamente su permanencia ni su asunción, sobre todo aquellas ideas que confrontan con la esencia, su razón de ser.

      Yo auguro un fracaso rotundo a este engendro inmoral de comercializar los sentimientos que nos transmitieron a modo de legado nuestros abuelos.

      Esta ley de Sociedades Anónimas Deportivas, no sólo no ha cumplido con la finalidad confesable para la que se creó, el control y responsabilidad en los gastos, sino que a modo de panal de rica miel ha atraído a lo más granado del mundo empresarial, por llamarlo de algún modo, si no, repasen mentalmente el lindo listado de máximos accionistas que han pululado o pululan en el mundo del fútbol. Una vez hecho esto, pregúntense si esta trayectoria puede sostenerse mucho más tiempo.

    2. 26 diciembre, 2012 at 10:15

      SI los clubes de fútbol son empresas y se rigen por las normas y costumbres empresariales, no nada extraordinario que estas cosas ocurran. Pero estoy bastante de acuerdo con el primer comentarista.

      Supongo que la empresa, grupo o inversor o lo que sea que sepa encontrar el equilibrio entre las prácticas empresariales habituales y los sentimientos que mandan en el fútbol, será capaz de sacarle un verdadero rendimiento a esto (rendimiento duradero), descartando la práctica del pelotazo que parece que mueve a estos que han comprado el Belenenses.

      Un saludo.

    3. 28 diciembre, 2012 at 11:06

      No creo que la Ley de SAD atrajera a gente distinta a la que ya había antes: Simplemente fué muy frecuente el fraude en la aportación de capitales (insinuada en el caso del Betis por Hugo Galera, demostrada judicialmente en el Caso de Gil y Cerezo en el Atlético) para que los que ya estaban siguieran estando y encima, sin necesitar de la aprobación mayoritaria de los socios (intuyo que, por ejemplo, Del Nido no hubiese renovado su mandato por el 96% de los votos como pasó en esta última Junta).
      Otro efecto de la Ley de SAD que daría para otro artículo de Álvaro es las desproporciones que se dieron entre los Capitales Sociales de los distintos clubs y sus Activos. Por ejemplo el Capital Social del Sevilla es la mitad que el del Betis, para un Activo presumiblemente mayor. Esto explica gran parte de las compraventas de acciones del Sevilla que no han parado de producirse desde su emisión.

      En fin, que se me va la pinza. Solo quiero complementar el artículo de Álvaro con el concepto de Fondo de Comercio, que se podría definir coloquialmente como la Cartera de clientes y el renombre de una empresa. Este concepto existe en contabilidad pero solo se aplica cuando se compra una empresa por más de lo que valen sus activos. ¿Por qué pagar más dinero de lo que suman sus cuentas corrientes, existencias y deudores menos acreedores?. Pues porque a lo mejor la empresa tiene mucho renombre, o tiene una cartera de clientes muy fiel.

      Pues bien, el Fondo de Comercio es un elemento diferencial de los clubs de futbol, porque ¿alguien se imagina una manifestación de 100.000 personas porque se vendiese Cruzcampo a un inversor extranjero?. ¿Alguien se imagina una empresa en la que, cuando sus gestores hacen mal las cosas y ofrecen un producto tan malo que pasa a ser de segunda categoría, sus clientes suban sus compras con el ánimo consciente de reflotar la empresa?. ¿Alguien se imagina que cuando ve que esa empresa es superada por la competencia, sean los propios clientes los que presionen a los gestores para que trabajen mejor mientras le siguen comprando?.

      No desdeñemos el enorme tamaño de los no contabilizados Fondos de Comercio.

    4. Alvaro
      28 diciembre, 2012 at 14:51

      Interesantes aportaciones todas ellas sin duda que han conseguido captar qué pretendía. El artículo hablaba de Os Belenenses como caso extremo, real y paradigmático de lo que hay pero no era más que un ejemplo para hilar con el tema principal: el fútbol que nos ha tocado vivir. Ese fútbol desnaturalizado que odiamos lo que hemos nacido en el sentimiento.

      En cuanto a lo que comenta Juan Ramón del Fondo de Comercio no puedo más que darle la razón y no añadir nada más. Sin duda es complementario de lo primero que apunta (relación activo/capital social) y, una de las causas (recalco, una de ellas) por las que se están pagando las acciones actuales del Sevilla FC SAD a los precios brutales a los que se están pagando. Pero ese tema prefiero dejarlo para intentar mantener la prudente asepsia con la que se ideó este blog.

      Por otro lado, la diferencia entre capital social y activo real, los patrimonios netos, etc. son cuestiones que iremos viendo y demás en siguientes artículos. Espero que entre todos consigamos enriquecer esta humilde bitácora de opinión sevillista.

    5. 28 diciembre, 2012 at 18:50

      Bueno, lo que según mi opinión explica el encarecimiento de las acciones del club es el apalancamiento financiero, osea, el pequeño tamaño del capital social en relación al activo (incluso sin tener en cuenta el Fondo de Comercio).
      Con el concepto de Fondo de Comercio solo trataba de explicar por qué una empresa que teóricamente vale -7 millones de euros puede ser interesante para un inversor.

      Enhorabuena por el blog. Está en favoritos junto a la Palangana y a los sublimes PEX.

    Deja un comentario