• De Mr. John a Johnny

    by  • 9 diciembre, 2014 • Derecho, Fútbol, Miscelánea • 2 Comments

    (Escuchando de fondo “Johnny, kick a hole in the sky” de Red Hot Chili Peppers)

    En ocasiones traemos al blog circunstancias acaecidas en otros lugares del mundo que, por su curiosidad o potencial implantación en nuestro deporte, pueden ser de interés para el lector. Este post va en esa línea, aunque por la parte de la curiosidad más bien como a continuación comprobarán.

    Desde el asesinato de Jimmy, en el tema de los radicales, la violencia y demás repulsivas situaciones, los famosos ríos de tinta han corrido de una manera tan descomunal que resulta ocioso escribir por lo poco que se puede aportar. Desde reflexiones serias a sandeces brutales, la gama de grises ha sido cuasi infinita, por lo que a ellas me remito. Además, en esta casa ya hemos hablado de que si no se le ponía freno a esto, aquellos barros podían traer estos lodos (por todos, caso Sandaza) o de medidas que se pudieran adoptar para el control de accesos (por ejemplo, ingreso biométrico). Pero antes de que saliera la herida. Ahora, que nada se hizo, toca actuar a los médicos. En este sentido, las medidas a adoptar son conocidas. No obstante, y aunque se daba el 15 de diciembre como pistoletazo de salida, el tema estrella del fin de semana ha sido la violencia verbal y los insultos. El Real Madrid va a actuar contra 17 individuos y varios de los campos donde ha habido fútbol esta semana se están investigando cánticos. 

    En España todo tiene su matiz, pero hay dos premisas innegociables a la hora de afrontar un problema. Por un lado, pasamos de Don Juan a Juanillo. Hace un par de semanas se podía impunemente desear la muerte a alguien o reírte de algún futbolista fallecido y no se movía un varal, pero ahora un aficionado dice que un futbolista «tiene una capacidad intelectual notablemente inferior a lo normal» lo echan. Y, por otro, se obvian soluciones imaginativas y se usa la coerción como exclusiva solución de los problemas. Duro y a la encía y si hay que matar moscas a cañonazos, quien dijo miedo.

    En el mundo jurídico suele hablar de “derecho comparado” definido como disciplina o método de estudio del Derecho que se basa en la comparación de las distintas soluciones que ofrecen los diversos ordenamientos jurídicos para los mismos casos planteados” Y en la línea apuntada en el primer párrafo va el artículo de hoy ¿Qué se ha hecho en otros lugares del mundo con el tema de los insultos en los estadios? ¿También pasan del todo a la nada? ¿Han pensado algo distinto o como nosotros las opciones son el palo o el palo? El post de hoy va en la línea apuntada en el primer párrafo, sobre un fútbol de interés y que ha salido alguna vez en esta casa (por todas, “Las leyes Beckham”). La Major League Soccer. ¿También pasarán ellos de Mr.John a Jonnhy?

    En Cádiz se hizo famoso el “Bien tubo, bien picha”. En Nervión cantamos “Sevillla aaaaahhhh”. Pero en la mayoría de los estadios se canta lo de “eeeeeeh, ¡cabrón!” cuando el portero saca de portería. En USA, entre otros insultos, el más destacado es justamente ese: el saque del portero donde se forma una frase insultante en torno al vocablo “suck” (concretamente, you suck asshole o YSA). Prácticamente en todos los estadios se escuchaba, siendo el detonante para que la liga americana pusiera coto al vocabulario inapropiado. En este sentido, cada equipo está realizando una campaña de concienciación social. Así, por ejemplo, los Seattle Sounders o los New England Revolution reparten folletos educativos en la entrada de los estadios o intentan concienciar utilizando psicología aunque lo más curioso sin duda son las medidas adoptadas por los New York Red Bulls.

    A modo del Frente Judaico Popular o del Frente del Pueblo Judaico (¡disidentes!) de La Vida de Brian, en los Red Bulls hay tres grupos de animación: The Empire Supporters Club, Viking Army y Garden State Ultras. Pues bien: ante los insultos que se escuchaban, Jerôme de Bontin, gerente general del club el año pasado (ya no ocupa el cargo, aunque wikipedia no lo tenga actualizado) y pieza importante del AS Monaco de principios de siglo decidió hablar con los tres grupos: por cada partido que no se escucharan insultos, el club les daría 500 dolares. Los lotes se hacían en grupos de cuatro; por tanto, cuatro partidos sin el “You suck asshole (YSA)” cuando el portero contrario saca de puerta y 2.000 pavazos para el grupo. Según las webs que visites encuentras unas cosas u otras, pero parece ser que dos de los tres grupos accedieron pero el Garden State Ultras se negó, al verlo como algo parecido a un chantaje. Bontin manifestó:

    Queremos mostrar nuestro apoyo y compromiso con lo que representan esos grupos para nosotros. El club va a crecer y tener éxito y para ello necesitamos que dejen de algunas de las canciones y cantos que no consideramos apropiadas. Con esta medida vamos a proporcionar a los grupos más dinero que podrían ayudar a viajar, tifos, pancartas y todas las cosas que vienen con grupos de aficionados y que estamos dispuestos a hacer. Pero tienen que dejar el YSA y otras cosas que nos duelen».

    Porque el dinero es algo parecido a una subvención finalista. Los 2.000 euros serían para realizar tifos, financiar viajes para acompañar al equipo, entradas o comprar bombos, megáfonos y demás cuestiones inherentes a los grupos de animación. Y los cobraron.

    Los clubes así matan dos pájaros de un tiro: “justifican” las ayudas que históricamente se les ha dado a una serie de aficionados pero, a cambio, limpian de expresiones inapropiadas los estadios. Los premios, hay que ganárselos y las soluciones que implican jarabe de palo como única vía de salida no llevan a ningún lado.

    Los Red Bulls (cuya delantera esta temporada ha sido nada más y nada menos que Thierry Henry, Cahill o Wright-Phillips) es un equipo en pleno crecimiento y que acaba de perder la final de la Conferencia Este contra New England. El año pasado ganó la MLS Supporters’Shield.

    Otra forma de encarar los problemas. 

    About

    2 Responses to De Mr. John a Johnny

    1. 10 diciembre, 2014 at 2:30 pm

      Aquí es que si no se legisla en caliente pues como que no tiene gracias, oiga…

      Yo propongo que ya que los domingos es el día del señor pues que traslademos los alegres y festivos cánticos eclesiasticos (quien no recuerda esos hits imperecederos del pop religioso como «Alabaré, alabaré» o «Si en verdad Dios te ama da las palmas») a las gradas de fútbol. Así desde ya propongo que en el Gol norte se canten las siguientes canciones:

      «Animaré, animaré,
      animaré, animaré
      aaaniiiimaré respentando al rivaaaal»

      o

      «Si en verdad te gusta el Sevilla da las palmas (tchss, tchsss, tchss)»

      También propongo expresar la frustración ante cualquier adversidad que pudiera darse en el partido con un sonoro grito al unísono de todo el estadio de «Me cachis en la maaar (palmas x5)» siempre y cuando obtuvieramos autorización expresa de la Junta Central de Cofradías de Pescadores de que ese cántico no les ofende y lo que en los derbis anteriormente se cantaba «Betis, recuerda, eres una mierda» respondiendo a la afición rival pues ahora se cantará «rebota, rebota y en tu culo explota» agitando los brazos energicamente para que se sepa que estamos molestos.

      Igualmente creo que tener a San Fernando, San Leandro y San Isidoro en el escudo puede suponer un insulto a nuestros hinchas de otras religiones por lo que propongo igualmente cambiarlos para que no se sientan insultados por Doraemon, Mortadelo y La Cenicienta, que refleja mucho mejor al mundo globalizado y politicamente correcto de hoy día

      • alejandro
        10 diciembre, 2014 at 9:11 pm

        Totalmente de acuerdo. En este país solo se legisla en caliente, de verdad cuanto subnormal hay!!!! upppsssss perdón, que me sancionan.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *