• Emboscadas

    by  • 5 noviembre, 2014 • Economía, Fútbol, Miscelánea • 5 Comments

    (Escuchando de fondo “Por detrás” de Platero y tú)

    El 4 de julio de 2014 los ojos de cientos de millones de personas estaban mirando a un sitio; el Estadio Castelao de Fortaleza. Allí se enfrentaban en cuartos de final Brasil, selección más laureada de la historia y anfitrión del torneo, contra Colombia, uno de los equipos revelación del campeonato y que contaba en sus filas con James Rodríguez, paradigma de los jugadores sensación del mismo. En la siguiente imagen podemos ver la decepción del futbolista tras la derrota.

    (http://www.marketingdeportivomd.com)

    Hace escasas fechas los ojos del mundo futbolístico volvían a centrarse en un partido grandioso. Con una audiencia potencial de 400 millones de personas el Real Madrid le ganaba 3-1 al F.C. Barcelona marcando uno de los goles una de las principales estrellas blancas, Karim Benzema, que lo celebraba con rabia.

    (vivelohoy.com)

    ¿Algo reseñable de la combinación de ambas imágenes? ¿Algún paralelismo? Aunque se presta a ello, en esta ocasión no haremos jueguecito de interacción como en otras ocasiones sino que iremos directamente al asunto en cuestión.

    Estamos ante dos casos típicos de “Ambush Marketing” o “Marketing de emboscada”. Se llama así porque la publicidad te la están mostrando de forma subliminal (de ahí lo de emboscada) sin que a primera vista te des cuenta. Si te das cuenta, los pelados de James y Benzema llevan implícita la marca de la firma que los patrocina (a ellos, al Madrid y a la selección de Colombia) lo cual, por detrás, cala en el cerebro del espectador sin que éste lo sepa.

    Esto es más habitual de lo que pensamos. Lo hizo Keylor Navas en su presentación con el Madrid cuando, al levantar su camiseta para besar el escudo mostró sus flamantes Calvin Klein, y lo hace el gran Toni Nadal que, sea cubierto o no, de día o de noche, va con una gorrita con publicidad hotelera cada vez que juega el mito Rafael. Pero claro: con este tipo de cosas hay que tener cuidado, sobre todo cuando no coincide la marca que representa al deportista con la marca que patrocina al club ya que nos podemos encontrar situaciones kafkianas como la vivida en la presentación de Götze donde a la marca alemana por excelencia que patrocina al equipo alemán por excelencia se la colaron por la escuadra.

    (spox.com)

    El primer recuerdo de niñez que tengo de este “Marketing de Emboscada” está en el Concurso de Mates de la NBA del 91. Aun suena en mi cabeza, con el Faith de George Michael de fondo, al gran @Trecet diciendo que la marca de zapatilla de Dee Brown estaba contentísima cada vez que el escolta de los Celtics se apretaba la lengüeta de sus flamantes Reebook Pump para inflarlas antes de realizar un mate. 

    ¿En nuestro Sevilla se tienen en cuenta estas cosas? A ciencia cierta no lo sé, pero me lo puedo imaginar. Recuerdo perfectamente la presentación de Arribas y Krychowiak donde tuve una deliciosa “tertulia tuitera” sobre este asunto con grandes sevillistas como los amigos @jorgecortes74 o @pedromonago entre otros. Charlando sobre la idoneidad de la vestimenta elegida por los jugadores, salió el tema de que era raro que no se aprovechara por la marca de ropa del Sevilla el aprovechar las presentaciones como catálogo andante.

    Tras esos dos fichajes -y aquella conversación- cronológicamente se presentó a Deulofeu

    Banega

    Kolo

    Y  Tremoulinas

    Desconozco si esas posteriores presentaciones fueron causalidad o casualidad de dicha conversación en twitter. Imagino que lo segundo ya que Vidal o Aspas, presentados en julio, llevaban ropa warrior.

    Así que ya saben: si en el próximo evento (como pasó en el último partido de España de basket) hay trending topic sobre lo cortito que puede ser Sergio Ramos por ponerse una gorra cuando no hay sol, recuerden este post y que, tal vez, “el cortito” se la esté colando al personal sin que esté se de cuenta.

    Adenda: este post se editó justo después del partido Real Madrid-Liverpool. Cristiano Ronaldo, en el día que podía batir el récord de Raúl en Champions, jugó ese partido con un peinado muy parecido al de James. En cuanto encuentre la imagen, edito para ponerla.

    P.D. Gracias a @Shumyagain por facilitarme una web donde encontrarla.

    En diariobernabeu no lo achacan al ambush marketing sino que creen que es “un toque moderno a su cabeza

    About

    5 Responses to Emboscadas

    1. 5 noviembre, 2014 at 12:43 pm

      Saludos.

      Si, se trata, como dices, de publicidad subliminal aunque a veces no lo parezca tanto. De hecho, es a lo bestia.

      Creo que hubiera estado bien sacar a Bale en el Sánchez-Pizjuan, cuando el Sevilla F.C. despachó al todopoderoso Madrid (gorro monumental de Iván Rakitic a Pepe y probable pérdida del campeonato). Aquel gesto de atarse las botas para que se viera la marca (repetido en otras ocasiones anteriores) le costó enorme rapapolvo.

      Otra vez felicidades, D. Álvaro.

      Cuídate.

    2. 5 noviembre, 2014 at 5:33 pm

      Copias baratas de todo un visionario como el gran Ivica Mornar y su símbolo Nike en la frente. Fue llegar él y dispararse la venta de chandals nike blancos en la provincia

    3. 6 noviembre, 2014 at 5:12 pm

      Vaya, acabo de descubrir por qué hace años que no compro Adidas. Publicidad emboscada inversa.

      Fuera bromas, la publicidad subliminal es fascinante y llena de mitos, como el de la mujer desnuda en las cajetillas de Camel, el fondo azul en el telediario en la época de Urdaci o sombras juguetonas en la de Brandy Soberano.

      Una más. Original y sorprendente.

      Enhorabuena por el artículo. Un abrazo.

      Carlos

    4. Alvaro
      6 noviembre, 2014 at 11:51 pm

      Muchas gracias a todos, como siempre, por vuestros cariñosos comentarios.

      Me recuerda en twitter el amigo @kasko_ramos que, efectivamente, Ronaldo es jugador de Nike. Por tanto, puede ser que el pelado sea “un toque moderno”. Es eso, o un golazo descomunal, claro.

    5. 7 noviembre, 2014 at 6:01 pm

      ¿Recordáis cuando hace años a final de los partidos había intercambio de camisetas y podías ver a algún jugador del equipo contrario con la camiseta de tu equipo y viceversa?

      Eso ya no se ve, como mucho alguno que se la pone al revés, y dicen que es por el tema del sudor.

      Mentira, es por tema de publicidad. Si me viste Nike y a mi equipo Adidas y el rival es Warrior no me voy a poner esa camiseta.

      Al poco tiempo de empezar esta vorágine absurda vi un documental sobre el tema y salieron imágenes de una atleta francesa (muy conocida, así como mulata, no recuerdo el nombre) que acababa de ganar una carrera y el periodista de turno la entrevistó a pie de pista. Era un show ver al periodista intentando poner el micro sobre el símbolo de Nike de la ropa de la chica y ésta esquivándolo hasta que el cámara directamente empezó a acortar el plano para que no se viera.

    Responder a Rinat Rafaé Cancelar respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *