• Planificaciones veraniegas y la Ley de Hofstadter

    by  • 8 agosto, 2019 • Fútbol, Sin categoría

    (Escuchando de fondo “La Puerta de Alcalá” de Engendro)

    Cuando Douglas Hofstadter nació (Nueva York, 1945) andaba el Sevilla confeccionando el equipo con el que sería campeón de liga al año siguiente. Era un periodo futbolero donde los campeonatos duraban en torno a 7-8 meses, comenzando en septiembre y terminando en primavera. De hecho, cuando el Sevilla gana esa liga, faltaban todavía 14 días para que la primera entrara en Campana.

    Y es que eran otros tiempos. España de posguerra donde el negocio de este opio del pueblo estaba en pañales por lo que la época de alargar el chicle tardaría algunos años mas en llegar para quedarse. Sería ya en las siguientes décadas cuando las temporadas empezaban por terminar cada vez mas tarde y a terminaban por empezar un poco antes. Sin embargo, siempre dos fechas fueron las “referentes teóricas”: el 30 de junio como día donde acaban los contratos de los jugadores (y las temporadas) y el 1 de septiembre como fecha en torno a la cual empezaba la siguiente. Por tanto, había dos meses para planificar el plantel antes de empezar la siguiente liga.

    Pero este fútbol patrio, cada vez mas moderno, cada vez mas negocio, que cada vez empieza antes, mantiene una reminiscencia rancia: el periodo para planificar, ya que el mercado de fichajes sigue acabando el 2 de septiembre. Esta falta de adaptación a los nuevos tiempos torna surrealista desde el momento que la liga ya lleva disputadas 3 jornadas y se puede seguir fichando de ahí que si el Sevilla vuelve a fichar a Bacca el día 20 de agosto, el cafetero juega dos semanas seguidas contra el Granada. Este es un ejemplo imbécil pero hecho para ilustrar tamaño despropósito.

    Esta circunstancia, aparte de una incoherencia supina, rezuma una antigüedad máxima. Las Direcciones Deportivas ya no planifican en dos meses. Las Direcciones Deportivas, ya en enero, pueden firmar jugadores que acaban contrato, fichar en periodo diferido o a jugadores para que se vayan aclimatando. No hace falta que sea una Secretaría Técnica top para emplear esas artes: la propia del Sevilla 18-19, que todos coincidimos que dejaba que desear en muchos aspectos, así lo hizo con Dabbur o Wöber. Por tanto, las Direcciones Deportivas han dejado de ser ese remedio veraniego para convertirse en Farmacias de 24 horas 365 días al año. Lo de ventana de fichajes de dos meses cerrando con la liga empezada, es de asar la manteca lo cojas por donde lo cojas. Porque, además, vemos como en las últimas semanas (qué coño semanas. Días o incluso horas) se cierran un montón de operaciones. Tarde y mal. Desde traer a jugadores esperpénticos (alguien tiene que venir, que me ha cogido el toro), a situaciones charlotescas (sus mulas. Me quedo sin el fichaje del portero multimillonario porque no rula el Fax, fijarzebien).

    Imagen https://nargaque.com/2010/05/31/hofstadters-law/

    De las pocas cosas de las que Hofstadfer no sabe es de fútbol. Graduado en matemáticas por Stanford y Doctor en física en la Universidad de Oregon, tiene entre sus aficiones los idiomas (habla 13 perfectamente y varios mas de forma correcta). Además, estudió Inteligencia Artificial, es Catedrático de ciencias cognitivas en la Universidad de Indiana y ha trabajado en los campos de la ciencia, literatura o psicología. Como escritor, su libro mas destacado es “Gödel, Escher, Bach: an Eternal Golden Braid” donde realiza diversos estudios que han sido muy importantes para el campo de la programación, sobre todo en informática. Su corolario es la Ley de Hofstadfer

    Hacer algo te va a llevar más tiempo de lo que piensas, incluso si tienes en cuenta la ley de Hofstadter.

    Resumiendo mucho, sus pensamientos se centran en el análisis de porqué carajo se deja todo para última hora y porqué se da tanto margen para algunas cosas cuando, en el fondo, en la idiosincrasia media humana está el no cumplir los plazos. Es decir: si hay para planificar algo un mes, tardaremos dos. Si para la misma labor te dan dos meses, tardaremos tres. Y así. Esto se da en todos los órdenes de la vida, no solo en fútbol obviamente. Si la ley electoral hubiese dado menos plazo, ya habría Gobierno en España. No sé si mejor o peor, pero lo habría. Si en septiembre no hubiese un último round, hasta Navidades estaríamos con la cantinela de las negociaciones. Hacer algo te va a llevar mas tiempo de lo que piensas, incluso si tienes en cuenta la ley de Hofstadter.

    En mi opinión el hecho de que el mercado siga abierto en septiembre no es mas que una pata mas de este banco donde todo es negocio. ¿Para qué puedo tener al personal empamplinao un mes si puedo tenerlo dos? Clickbait para todos, sirva otra copa (la de balón mejor que el tubo, claro) y deme mi picotazo, señor. La Premier, esa liga despóticamente ilustrada donde todo es para el negocio pero sin el negocio, se amoldó a los tiempos. En el día que este post ve la luz, se cierra su mercado, como no puede ser de otra forma, antes de empezar la competición. A mi me van a permitir que les de un aplauso. Dios salve a la Reina. Y a Hofstadter.

    About