• Posibles sanciones del Maribor-Spartak

    by  • 15 Septiembre, 2017 • Competiciones UEFA, Fútbol

    (Escuchando de fondo “Try a little tenderness” en la versión de Michael Bublé)

    Mi buen amigo Alejandro Cadenas, cada vez que puede, viaja con el club por Europa acompañado de su familia. Siguiendo la liturgia de años, quedamos en la previa del partido del Eibar junto con los Tito Poulsen, donde me comentó que tenía previsto ir a los tres partidos de Fase de Grupos de Champions: Liverpool, Moscú y Liverpool. Empezó su On Tour particular, poniendo sus bufandas a estos cuatro señores

    Al tiempo que empatamos a 2-2 en Anfield, en el otro encuentro del grupo Maribor y Spartak jugaban un disputado choque que también acabó en tablas, aunque lo más destacado mediáticamente se produjo con el lanzamiento de una bengala que partió del sector de aficionados rusos y que de milagro acabó sin consecuencias físicas, aun cuando llegó al centro del campo de una forma sorprendente rozando al colegiado. ¿Cuál será la sanción que UEFA imponga? ¿Qué incidencia tendrá, teniendo en cuenta que son nuestros próximos rivales? Aunque el partido se disputó en Maribor, el bengalazo fue de los moscovitas, por lo que la cosa se complica algo más.

    Siempre estando el mundo del derecho por medio y la decisión de un Comité, la respuesta no es sencilla. Pero vamos a analizar precedentes.

    1) ¿Se puede sancionar a un equipo por las cosas que suceden en otro país?

    La respuesta es si. De hecho, son muchos los casos donde UEFA ha sancionado a equipos por las barbaridades con bengalas que sus aficionados más radicales han perpetrado jugando a domicilio, aunque el castigo suele ser económico. Zenit, Celtic o Trabzonspor por incidentes en el San Paolo de Napoles, son algunos de los equipos sancionados económicamente por el lanzamiento bengalil en campo ajeno. En España también vimos un caso parecido al de Maribor en un At.Madrid-Benfica, donde incluso hubo algún herido leve tras el fuego lanzado desde el sector luso

    La mayoría de estos incidentes se cierran con una multa económica al equipo, aunque hay ocasiones donde le acompañan decisiones más duras como no facilitar entradas para el siguiente partido que jugaran fuera o incluso el cierre total o parcial de una grada. Esto último ocurrió, por ejemplo, tras los gravísimos incidentes del Charleroi vs Beitar Jersusalem aunque bien es cierto que lo del lanzamiento de bengalas fue “solo una cosa más” de las muchas que allí se produjeron, sobre todo vinculadas al racismo, la violencia física y la xenofobia. Las bengalas fueron, digamos, un agravante.

    2) ¿Se puede sancionar al equipo local como organizador del partido?

    La respuesta es si. No sólo por deficiencias en el control de acceso sino, incluso, por “responsabilidad objetiva” aunque, en mi opinión, entramos en terreno pantanoso. Recordemos un caso

    El 6 de diciembre de 2012 se enfrentaban en la fase de grupos de la Europa League el Fenerbahce y el Borussia Mönchengladbach. Aunque los turcos ya estaban clasificados para dieciseisavos, se desarrolló una auténtica batalla campal en las gradas. A resultas de ello la UEFA los sancionó, obligándoles a jugar a puerta cerrada su eliminatoria contra el Bate Borisov. En dicho partido, el de vuelta, celebrado el 21 de febrero de 2012, también se produjeron graves incidentes. Dos artefactos fueron lanzados desde fuera del estadio, entrando por arriba del mismo y cayendo sobre el terreno de juego. De hecho, el segundo de ellos provocó un pequeño incendio junto al banquillo local.

    Dichos incidentes propiciaron que la UEFA castigara al Fenerbahce con dos años de suspensión en competiciones europeas. El equipo turco reclamó basándose en que no podía tener responsabilidad alguna en lo sucedido ya que lo que acontecía fuera del Estadio era absolutamente incontrolable para ellos. El Comité de Apelación se mantuvo inflexible y ratificó la sanción impuesta en marzo de 2013.

    El siguiente paso fue el TAS el cual, en una resolución (creo) inédita admite los argumentos de la UEFA adoptando el criterio de la “responsabilidad objetiva”, esto es, sancionando a la escuadra otomana. El argumento es que la legislación sancionadora habla de incidentes en un partido con independencia de donde se produzca u origine la mala conducta. Es decir: si jugando el Fenerbahce en casa cae una bengala al campo, la responsabilidad es del Fenerbahce con independencia de que la tire un radical desde la grada sita detrás de la portería o, no sé, desde un puesto de salchichas que haya junto a la puerta 14

    No obstante lo anterior, y volviendo al caso que nos ocupa, UEFA ya ha anticipado que abre expediente al Spartak. Del Maribor no dice nada, pero raro sería que se escapase de rositas.

    En resumen de todo, querido amigo Alejandro, en mi opinión puedes ir organizando viaje tanto a Maribor como a Moscú porque ninguno de los dos campos van a ser cerrados al 99% (no doy el 100% porque retorciendo la ley y vistos los precedentes, se podría). Le tocarán el bolsillo a ambos (más al Spartak) y tal vez les saquen “tarjeta amarilla” como ha pasado con el O. Lyon. Pero no llegará la sangre al río.

    About