• Sesgos informativos y listones éticos

    by  • 28 octubre, 2015 • Fútbol, Sevilla • 4 Comments

    (Escuchando de fondo «I wish» de Stevie Wonder)

    El siempre bien informado Javi Santos anunciaba el pasado día 9 que el Sevilla había rechazado 5 millones de euros del estado de Israel por llevar su publicidad en nuestra impoluta camiseta

    http://

     

    En mi opinión, de ser cierto, creo que el Sevilla ha obrado de manera correcta. Y lo pienso no porque una negación de admitir dicho patrocinio se pueda entender como una defensa implícita a, en este caso, la parte contraria; si los 5 millones lo hubiese dado Palestina, pensaría igual. Y es que, a mi modo de ver, el Sevilla FC SAD debe tener los listones a cierta altura en determinadas cuestiones escabrosas, aunque esto no es tan fácil como a priori parece, tal y como se expresará a lo largo del artículo.

    Por un lado, la ley prohíbe expresamente la expresión de lemas políticos o de todo aquello no relacionado con el fútbol, norma introducida por Resolución de 18/10/02 (BOE 5 de noviembre) ¿El llevar “Israel” en la camiseta es un “lema político”? Estrictamente no, al ser un Estado reconocido como tal, con unas peculiaridades palpables, pero Estado al fin y al cabo. Pero negar las implicaciones políticas más o menos subrepticias que un lema de dicho tenor puede llevar inherentes es negar la evidencia. De todas formas, la norma «es muy lista» ya que habla de «alzar la camiseta» castigando por tanto sólo lo que haya debajo de la oficial.

    En “El caso Legia…” analizamos estas cuestiones al desglosar los lemas que lucieron bajo sus camisetas tanto el “conejo” Benítez como Jona. De igual forma, en clave sevillista recordamos que Kanouté fue multado con 3.000 euros por mostrar una negra de apoyo al pueblo palestino debajo de la del Sevilla. En último lugar y ya que hablamos de camisetas y de D12S, recordar la que se montó cuando al Sevilla lo patrocinó en Champions una conocida casa de apuestas on line y cómo el gigante maliense tapó tal publicidad en su camiseta lo cual, en el fondo, termina logrando el efecto contrario (se habla más de la marca que en el fondo es lo que quiere) por lo que entiendo que tampoco dicha casa de apuestas se enfadaría mucho con el tema.

    En cambio, el Barcelona sí admitió la publicidad de “Qatar” aun cuando el tema levanta cierta polémica en determinados foros, debido a que, como leí en el Sport, “el país genera desconfianza al tratarse de un estado sin democracia y con serias dudas sobre sus supuestos patrocinios a países terroristas”. De hecho, se ha realizado recientemente una encuesta sobre si debe mantenerse el patrocinio donde gana el No. Incluso CCOO la semana pasada se ha mojado sobre dicha cuestión.

    De igual forma conocimos en su día que la “peculiar” web Ashley Madison también tanteó otros clubes, entre ellos, el Sevilla. En su día me dijeron (no sé si será verdad) que, en realidad, nunca hubo oferta en firme de esta web para infieles sino que se utilizó la vieja táctica de lanzar el globo sonda consiguiendo el propósito “del gratis”. Es decir: Ashley Madison quería ser conocida y para ello, “se filtra” que quiere publicitarse en algunas camisetas. Al final, y sin pagar un duro, se consigue lo pretendido: publicidad.

    Sí hemos visto alguna publicidad de clubes de alterne en categorías regionales (por ejemplo, el Santiponce). E, incluso, al Rutherford Raiders inglés lo expulsaron de la competición hasta que no quitara su publicidad sobre una web porno de su casaca.

    Una vez puesta en situación la componenda del embrollo, vamos más allá ¿Cómo influye lo que se puede denominar “sesgos informativos”? Es decir: sin entrar en la mayor menor justicia del asunto y mucho menos en el fondo (Dios me libre) ¿influye la información que tenemos? O yendo algo más lejos ¿influye la información que tenemos a la hora de bajar/subir nuestro listón? ¿tiene que ver la cuantía? ¿Todo tiene un precio? ¿compensa el beneficio con el incendio? Ya anticipo que estas preguntas quedarán sin respuesta (al menos por mi parte) por lo subjetivo de las mismas. Me limito a presentarlas de forma más o menos retórica para que el lector opine o reflexione sobre las mismas. Sin más.

    Bueno. En realidad, no. Dije que todas las preguntas eran retóricas, pero una me permito el lujo de contestar ¿influye la información que tenemos a la hora de bajar/subir nuestro listón? Sin lugar a dudas. Queramos o no, el implacable e inevitable sesgo mediático nos condiciona a la hora de tomar decisiones.

    Al Sevilla lo ha patrocinado durante años otro país como Malasia y, que yo sepa, nunca nadie planteó un dilema moral porque estuviera en nuestra camiseta aun cuando también hay cierta polémica en determinados foros. Por ejemplo, Amnistía Internacional cuestionó la llevanza de los derechos humanos en dicho país hasta el punto de involucrar al Presidente Obama. ¿Alguna vez alguien puso en tela de juicio dicho patrocinio de nuestra camiseta? ¿Por falta de información o porque es “menos importante” o “está menos en la conciencia social” que lo de Israel? Al Atlético de Madrid lo patrocina Azerbaiyán donde también Amnistía Internacional y otras ONG se han mojado. ¿Alguien ha mostrado preocupación moral por ello? Es más ¿Se debe mostrar preocupación moral por ello?

    Además ¿hasta qué punto debe llegar el listón de la moralidad y donde debemos separar “lo profesional” de “lo personal”? Por decir algo, la ablación me parece algo abominable en pleno Siglo XXI. ¿Pero eso implica que yo ya le tenga que echar la cruz para todo a los países que la practican? ¿No puedo ir ni de vacaciones porque dejar dinero al país significa financiar indirectamente la ablación? Como dije al principio, tómense el post como amalgama de preguntas imposibles de responder tautológicamente. Pero sigamos hablando de fútbol, es decir, de dinero.

    Si Qatar en vez de 30 millones le hubiera ofrecido 3 al Barça ¿lo habría hecho? Si al Atleti Azerbaiyán le hubiera ofrecido 2 en vez de 20 kilos ¿hubiera dicho no, y, además, habría dado una lección de moralidad? Si al Sevilla en vez de 5 Israel se lía la manta a la cabeza y ofrece 50, ¿hubiéramos bajado el listón de nuestra intachable moralidad? ¿En el fútbol todo tiene un precio?

    De este caótico post saco tres conclusiones:

    – Una vez más el sesgo informativo resulta quintaesencial para la toma de decisiones en corrientes de opinión más o menos generalizada.

    – A poco que rasques un poco, a todo y a todos se le encuentra alguna pega que, de maximizarse, puede llevar a obtener una visión exagerada para que el objetivamente deba decidir.

    – Se tome la decisión que se tome, criticar resulta harto complicado máxime cuando estamos bajo el yugo de la subjetividad y la fuerza de vestir al Santo como nos dé la real gana.

    El fumus post noticia que tengo de ese peculiar barómetro llamado twitter es que hubo una sensación de alivio cuando se conoció la negativa del Sevilla. Aunque seguimos sin publicidad, mejor así.

    Gameiro

    (Foto ASR Pepe Brand)

    Nota post post.

    Aprovechando que pasa el Pisuerga por Valladolid, hay que hacer constar que una de las funciones principales de un Departamento como el de Marketing es encontrar un patrocinio para nuestra camiseta, ya que es una de las vías principales de ingreso de un club como el nuestro donde ni hay jeques, ni subvenciones estatales, ni contratos televisivos al estilo británico. Así que, o se ponen las pilas o se asuman responsabilidades. Porque es tremendo que en estos casi tres meses de competición donde Europa ha centrado sus miras en el Sevilla (Georgia, Turín, Manchester…) no se haya conseguido nada.

    Aunque, pensándolo bien, tampoco es tan grave. Volvemos a subir los abonos un 20% y listo.

    About

    4 Responses to Sesgos informativos y listones éticos

    1. 28 octubre, 2015 at 2:00 pm

      Saludos.

      UFFFFFFFF

      ¿Tiene color el dinero?

      ¿Desde qué estrato moral pretendemos juzgar a los demás?

      ¿En qué medida España (Sevilla FC incluído) es cómplice del desequilibrio de la riqueza mundial?

      ¿En qué medida las armas que fabricamos aquí (y que vendemos a buen precio en casi todo el mundo) se usan para matar en regímenes dictatoriales, poco democráticos o enteramente democráticos..?

      [añádanse otras quince o veinte preguntas de similar enjundia]

      Me temo, Álvaro, que es terreno pantanoso. Muy pantanoso y que puede no dejar indiferente a nadie.

      Pero como dices bien, es DINERO. Sin color… ¿o no?

      Yo tengo claras mis ideas pero lamentablemente, anda obsoleto en un MUNDO, un SISTEMA y en una ESCALA DE VALORES.

      Pero ése es mi problema.

      Otra vez excelente.

      Gracias.

      Cuídate.

    2. Alejandro
      28 octubre, 2015 at 6:02 pm

      Lo de Caotico post, no es correcto, es más bien dislocado dentro de un eje central serio y con mucha carga de profundidad en lo que es la relacion

      Dinero-Moralidad

      Enhorabuena

      Como siempre, tienes buena pluma, sin segundas intenciones.

    3. Alvaro
      29 octubre, 2015 at 8:07 am

      Muchas gracias a ambos por vuestros comentarios

      Sabía de lo pantanoso del tema, por lo que tampoco me mojé mucho en un tema donde la verdad absoluta (como casi siempre) no existe. Me lo demostró alguno de las «reacciones» al post, imposible más encontradas.

      Abrazos y esperemos encontrar un patrocinio que no levante tantas suspicacias.

    4. 29 octubre, 2015 at 5:37 pm

      Que vuelva «La Gitana» a patrocinar al Sevilla, hombre!! porte, tronío, gusto y paladar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *