• La leyenda de Cherno Samba

    by  • 16 agosto, 2015 • El Trinche Carlovich, Fútbol, Historias • 1 Comment

    Todos los niños de las distintas épocas que hemos amado el fútbol desde imberbes, además de practicar nuestro deporte, adaptábamos nuestros juegos de mesa en torno a la pelota cuando no podíamos salir a la calle a disfrutar de ella. Desde las chapas al futbolín -pasando por el Subbuteo- para terminar desde finales de los 80 con los primeros juegos de ordenador de temática futbolística. Los de mi generación no podremos olvidar aquellos Spectrum 48K de teclas de goma, el 128K, el Amstrad fósforo verde o el Commodore Amiga donde juegos como el Match Day, el Emlyn Hugues o el Kick Off marcaban nuestras horas de asueto en aquellos instantes donde no podíamos pelotear con los amigos. Ya a finales de los 90 y de la mano de adelantados de su tiempo tipo @gabyruizplus hubo una revolución tecnológica con el PC Fútbol o con el Football Manager (Championship Manager) donde no sólo se jugaba sino que que se controlaba absolutamente todo el club. Los freaks (en este punto, término antagónico de lo peyorativo) de estos juegos son legión. Si alguno de ellos lee estas líneas, seguro que esboza una sonrisa cuando ve que el protagonista de las mismas es Cherno Samba: la leyenda del Championship Manager (CM)

    Cherno Samba nació el 10 de enero de 1985 en Banjul, Gambia, la misma ciudad en la que vio la luz Biri Biri en el seno de una una familia muy vinculada al deporte ya que tanto su padre Al-Hajie como su tío Bai Omar jugaron en la selección nacional (los conocidos como “escorpiones”) como portero y delantero, respectivamente. Tras retirarse Al-Hajie Samba, la familia se trasladó a Inglaterra -Cherno tenía 7 años- donde su padre se dedicó a la hostelería y restauración. Por proximidad al sur de Londres jugó en el Mottingham FC para después ingresar en la escuela de fútbol del Millwall donde estaba varios pasos por delante de los niños de su edad. Su explosión vino con 13 años anotando ¡132 goles en 32 partidos!. Y a partir de ahí, empezó la locura. Durante un tiempo, los Shearer, Scholes, Ince, Merson, Fowler y demás estrellas de la Premier quedaron eclipsados informativamente por Cherno Samba, el niño prodigio. Los periódicos bombardeaban el hogar familiar y el padre tuvo que cambiar dos veces de teléfono por el acoso de la prensa. Todos los grandes se los rifaban y, a finales de los 90, incluso algún tabloide hablaba de él como el futbolista que conduciría a Inglaterra a ganar el Mundial de 2006. Cuando con 14 años se preparaba para ir a la escuela, sonó el teléfono.

    • ¿Diga?

    • Hola. Eres Cherno Samba, ¿verdad? ¿Cómo estás, muchacho? Soy Michael Owen y me encantaría que te vinieras al Liverpool a jugar con nosotros.

    Póngase por un momento en la piel de un adolescente que esté en las inferiores de un equipo de segunda y que reciba la llamada de Sergio Ramos o Andrés Iniesta para decirle que fiche por el Madrid o el Barça. ¿Qué pensarían? El caso es que todo esto sobrepasó al niño que dejó todo en manos de su padre el cual desestimó las grandes ofertas económicas que tenía de los agentes que querían llevar los asuntos de aquel diamante. Al-Hajie ganaba 1.000 libras mensuales llegando a negar 25.000 de un intermediario, ya que lo consideraba una especie de “soborno” inaceptable para una persona religiosa y de valores pétreos como los suyos. Consideró que quien mejor conocía al niño era Harry Gebber, su mentor en el Milwall que además de entrenador tenía el título de agente. Por su parte, entre las distintas ofertas que tuvo el Milwall, la mejor fue la del Liverpool de Owen que parece ser llegó a ofrecer casi 2 millones de libras por el adolescente.

    Pero el Milwall se negó al traspaso y amenazó con ir a los Tribunales por la presión que el Liverpool estaba realizando sobre el muchacho. Finalmente se decidió que Cherno no debía quemar tan rápido etapas por lo que tenía que seguir en su entorno aun cuando jugar con chavales de su edad se le había quedado muy pequeño. El acuerdo al que se llegó con el Millwall es que, a sus 14 años, jugaría con los de 17. Y que, cumplidos los 17, firmaría un jugoso contrato profesional por dos temporadas. Sin embargo, y aunque con 14 años ya sabía que sería profesional del fútbol, aquello en cierto modo ello supuso una decepción para Cherno que quería haberse marchado junto a su ídolo Owen a Liverpool.

    De igual forma, tanto Al-Hajie como Gebber aprovecharon el tirón mediático de Cherno para crear en Gambia la “Cherno Samba Academy Football” en 2003, un lugar donde dar una educación cultural y futbolística a jóvenes africanos. Esta Academia, donde no sólo se enseña fútbol sino que se intenta inculcar valores y formación a niños, está íntimamente vinculada al Samger FC, uno de los equipos más importantes de la liga de Gambia. De hecho, es la dirección de twitter que usa nuestro querido personaje futbolístico de hoy.

    El boom mediático no terminó ahí ya que en esa época se forjó la leyenda de Cherno Samba en el Championship Manager 2001/2002 donde se le describía como un joven portento con una magnífica proyección, por lo que se convirtió en un icono ya que todos los aficionados al juego querían construir su proyecto de equipo en torno al gambiano. Haciendo un paralelismo, podríamos decir que es tan difícil encontrar a un seguidor del Championship Manager que no conozca a Samba, como encontrar a un seguidor del fútbol mundial que no conozca a Messi.

    Pero, a partir de ahí, el nivel futbolístico del delantero no tuvo la evolución esperada. Aunque fue internacional en todas las categorías inferiores con Inglaterra, al cumplir 17 y firmar como profesional seguía jugando en la misma categoría que tres años antes. Las expectativas nunca se cumplieron y, tras finalizar su contrato profesional de dos años, el Milwall decidió no renovarlo; aquel chico de oro que valía dos millones de libras siendo un adolescente estaba sin equipo con sólo 19 años. Además, Cherno no sólo había tenido una vida meteórica en lo deportivo sino también en lo personal, ya que se casó muy joven quedando su mujer embarazada.

    A partir de ahí, y en un fichaje tremendamente extraño, firma por el Cádiz que en esa temporada 2004/05 estaba en segunda división. El equipo amarillo dirigido por Espárrago y con jugadores como el gran “bicho” Bezares, Oli, Abraham Paz o Sesma quería dar el salto a primera donde no aparecía desde su último descenso en el 93. Para ello el Cádiz ata a dos explosivos jugadores foráneos jóvenes para el ataque como Samba y Atiba Harris, otro futbolista que bien podía tener plaza propia en esta sección al ser un caso muy parecido al de Gavin Glinton ya que Harris, todavía en activo en la Major League Soccer norteamericana, es un mito viviente de la muy humilde selección de San Cristóbal y Nieves. Sin embargo, ninguno de los dos exóticos jugadores de color cuentan para Espárrago en aquel Cádiz que ascendió a primera, por lo que Samba termina siendo cedido al Málaga B (y Harris al Linares).

    (lavozdigital)

    En aquella temporada en segunda con el filial costasoleño, compartió vestuario con jugadores como Jesús Gámez, Abel Gómez o Marc Torrejón pero no tuvo un paso afortunado. Según la fantástica bdfútbol, sólo intervino en 4 partidos e, incluso, fue expulsado contra el Lorca. El Málaga B termina descendiendo a 2ªB y Samba vuelve a Cádiz donde le manifiestan que no cuentan con él, por lo que de mutuo acuerdo rescinden el contrato que tenía por dos campañas más de ahí que en el verano de 2006 el gambiano decide dar por finalizada la aventura española y volver a Inglaterra junto a su mujer y el bebé. Gebber le consigue un contrato de dos temporadas con el Plymouth Argyle, equipo de la Football League Championship y peculiar por ser el representativo de la ciudad más grande de Inglaterra que nunca tuvo equipo en primera división. No es convocado en las primeras jornadas, pero debuta con muy buen pie en el campo del Coventry jugando el último cuarto de hora y anotando el único gol del partido. Sin embargo no tiene continuidad en el Plymouth siendo cedido al Wrexham en enero de 2007 para un mes con posibilidad de ampliarse a todo el año. Dicha prórroga no se cumple y vuelve a Plymouth para cumplir el resto de su contrato.

    Queda libre en el verano de 2008 iniciando una exótica aventura por Finlandia al firmar por el FC Haka con el que disputó la Europa League esa temporada. Al mismo tiempo la Federación de Gambia lo convoca para la selección, no siendo un impedimento el hecho que hubiera disputado partidos con las selecciones inferiores de Inglaterra. Cherno Samba debuta como internacional absoluto por Gambia el 6 de septiembre de 2008 en el primer partido de la Clasificación para el Mundial 2010 contra Liberia, donde no corrieron excesiva suerte al quedar eliminados en la primera fase (el campeón de grupo fue la potente Argelia). Su bagaje como escorpión es de 4 partidos y un gol, en amistoso contra Túnez en 2010.

    Tras terminar su aventura finlandesa vuelve a Inglaterra para probar en varios equipos, aunque finalmente no cuaja en ninguno firmando en febrero de 2010 un contrato de dos temporadas con el Panetolikos de la segunda división griega. En verano de 2011 empieza un viaje sin rumbo claro por equipos menores ingleses (Forest Green Rovers, Alfreton Town o Mansfield) hasta la firma de su último contrato -marzo de 2012- con el FK Tonsberg de la segunda división noruega.

    Con los tobillos destrozados, hace algunas semanas, el chico de oro y leyenda del Championship Manager colgó el siguiente tweet al que acompañó una sentida misiva

    http://

     

    Cherno Samba quería un móvil nuevo por lo que llamó a su compañía telefónica para conocer lo que podían ofertarle. Cuando se identificó, el operador casi se vuelve loco; él había sido uno de esos miles de maravillosos freaks que habían pasado horas delante del Championship Manager 2001/20002 soñando con hacer un equipo campeón y, como no, la piedra sobre la que se construyó su equipo sería el gambiano Cherno Samba. Y ahora estaba ahí, hablando con la leyenda. Le dio las gracias por haber sido parte de su vida y charlaron largo rato sobre sus andanzas y el juego de ordenador. Digamos que, finalmente, Cherno consiguió un teléfono mejor del que tenía pensado a un precio inferior al que preveía.

    Bueno. Tal vez esto del Championship Manager haya servido para algo” Todo con su eterna sonrisa.

    La carta que acompañó a su tweet de despedida, complacida y cariñosa como pocas, es buena muestra de quién es el bueno de Cherno. Sólo hay que ver la cantidad ingente de respuestas a su tweet (por ejemplo, el de nuestro bicho Bezares) para ver qué supuso “La Leyenda del CM” en la forma de entender este deporte para tantos aficionados. Y es que el mito es persona afable, simpática y jovial, de esos que miran a la vida con una sonrisa y que está agradecida a todo lo que ha conseguido en su carrera. Tras su retiro se va a dedicar a entrenar e intentar traer a jóvenes valores gambianos para que desarrollen su tarea en Europa, dado su conocimiento de multitud de lugares y el respeto ganado en todos estos años donde siempre cosechó amigos gracias a su carácter extraordinario.

    http://

    El futbolista no llegó nunca a lo que apuntaba, pero el hombre fue feliz jugando a lo que siempre quiso. Y muchos aficionados de una u otra forma disfrutaron con su figura que, en el fondo, debe ser la finalidad de este maravilloso divertimento llamado fútbol.

    Toda la suerte en el futuro para el joven Cherno Samba.

    About

    One Response to La leyenda de Cherno Samba

    1. 28 octubre, 2015 at 12:00 pm

      Me recuerda a babangida, que en el pc futbol era un futuro crack mundial…

    Responder a Sevillista Cancelar la respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *