• Libra por libra

    by  • 5 abril, 2015 • Fútbol, Miscelánea, Sevilla • 8 Comments

    (Escuchando de “Come as you are” en el 21º aniversario de la muerte de Cobain)

    Hace días hablaba con un amigo -de esos que sevillistamente hablando tiene la cabeza bien amueblada- sobre la posibilidad de escribir algo sobre Emery. Como cada vez que hay un incendio, en esta Santa casa se acude con la manguera intentando analizar con amplitud de miras y de forma constructiva (verbigracia “En defensa de Medel” o “En defensa de Muñiz”) me apetecía escribir un “En defensa de Emery”. Carlos me dijo que le parecía fantástico, ya que cada uno estaba en su perfecto derecho de perder su reputación como le diese la gana…

    (Easterlin. Con E de Unai. Publicado en octubre de 2013, cuando el equipo deambulaba por los medios bajos de la tabla después de haber ocupado el farolillo rojo unas jornadas antes)

    Sobre sus rivales, decía Mike Tyson que “Todo el mundo tiene un plan… hasta que le sueltas la primera mascá”. Bueno. A lo mejor no empleó exactamente el vocablo mascá, pero tu me entiendes. Y es que Marcelino, el buen hombre, se pegó pergeñando planes ni se sabe el tiempo para intentar solventar la la eliminatoria que debiera durar 180 minutos hasta que Emery acabó con la misma con una mascá a los 13 segundos. Unai I el Jartible decidió no entrenar el día antes del partido en Villarreal porque prefirió el seguir ensayando jugadas de forma cansina en su bastión que estirar músculos en El Madrigal ¿Marcar a los 13 segundos es suerte? El saque de centro con desplazamiento cruzado de Pareja para que Iborra prolongue tiene más ensayos en lo alto que el Sentencia.

    Y qué decir de Valverde, que se presentó en el caluroso Sábado Santo sevillano con 5 partidos seguidos ganados acechando la 7ª plaza que le daría puesto europeo para la 15/16 (porque el Athletic es el único que, sí o sí, iría a Europa quedando 7º). No menos de 1.000 seguidores -inciso: extraordinario comportamiento en todo momento de una afición señorial- se dieron cita en la grada del Sánchez-Pizjuán esperando que sus leones hincaran el diente a este intratable Sevilla en su feudo. Valverde tenía un plan, hasta que Iborra le soltó la primera piña en el minuto 2 que no entró porque el valenciano erró el uppercut por poco. Pero la segunda mascá un minuto más tarde fue directa a la mandíbula de Iraizoz cuando un pase cruzado y una bendita diagonal de uno de los currantes ponían el marcador en franquicia.

    En boxeo hay un problema para decidir quien es el mejor en cada momento. El peso. Tal vez el mejor boxeador técnicamente y el más resistente sea un mosca de 51 kilos, pero si lo coge Deontay Wilder lo manda a dormir en un round. Fijo. Para ello la revista especializada “The Ring” creó la clasificación “libra por libra”, a raíz de la discusión existente en los 40 sobre si “Sugar” Ray Robinson era el mejor de todos los pesos de todos los tiempos. Una serie de especialistas en la materia catalogan una serie de parámetros, desglosando estadísticas de todo tipo, analizan rivales y determinan quien es el mejor púgil libra por libra. En la clasificación de boxeadores activos, el primero es Floyd Mayweather que se enfrentará en unas semanas en la pelea del siglo contra Manny Pacquiao, que ocupa el tercer lugar. En la clasificación histórica, sigue liderando “Sugar” Ray Robinson, acompañado de Joe Louis, Alí, y demás monstruos.

    En fútbol pasa algo parecido. ¿Quién es el mejor entrenador de la historia? Y en lo que a nosotros nos concierne ¿Y del Sevilla? El más laureado es Juande Ramos pero fue Ramón Encinas con quien se ganó la Liga del 46. ¿Son los mejores de la historia? Alguna vez ha surgido este debate. Con todo esto tenemos un problema añadido: no es lo mismo ver algo a que lo leas o te lo cuenten; y la verdad es que nosotros hemos visto sólo una parte muy pequeña de la historia. Creo que es de una osadía extrema afirmar rotundamente que Maradona era mejor que Pelé o si Arthur Frienderich era un goleador más implacable que Messi, básicamente, porque a los brasileños los hemos visto poquísimo en comparación con los argentinos. En todo caso, admito la comparativa subjetiva de Maradona y Messi que si los hemos saboreado más. Por todo ello, es imposible asegurar a ciencia cierta si Juande era mejor que Encinas….o si Emery es mejor que todos ellos.

    Porque sí, señores. A medida que el inicialmente discutidísimo Emery ha ido cerrando bocas y ganando adeptos gracias a su capacidad, esfuerzo y estajanovista trabajo, el debate de si es entrenador adecuado o no debe ir dejando paso a otro de mayor calado. ¿Podemos estar ante el mejor entrenador “libra por libra” que hayamos visto en el Sevilla? Lógicamente no digo ni el de más títulos ni el de fútbol más vistoso: la sinfonía que nuestros ojos vieron en aquel Sevilla pletórico dirigida por el de Pedro Muñoz, dudo que sea repetida en otra ocasión. Pero creo que Unai Emery no es que sea ya un entrenador de leyenda, hecho indubitado como atestiguan algunos datos que vamos a ver o cierta Copa ganada a sangre en Turín. Es que, por los mimbres de los que dispone y las trabas que se está encontrando, tal vez sea el que más fruto esté sacando de una buena plantilla pero con limitaciones evidentes. No es lo mismo ganar una carrera con un Ferrari que con un Gordini.

    Finalizada la jornada 29 el Sevilla lleva 58 puntos. Y en este sentido, tomo alguno tweets de anoche (no muchos, para no ser pesado) que se pueden ver en el TL de @DatosSevillista

     

     

     

     

    Como les dije antes, yo no he visto a Encinas. Como por edad, tampoco disfruté de Helenio Herrera, Max Merkel, Pepe Brand o cualquiera de los muchos entrenadores fantásticos que hemos tenido en nuestro jalonado devenir. Pero sí he visto al que muchos coinciden como el mejor Sevilla de la historia y, con todos mis respetos a una fabulosa plantilla como la que tenemos a día de hoy, no es la de aquella vez. Empezando por el primer puesto de la alineación: el guardameta titular de esta plantilla (Beto) sería el suplente no ya del titular (Palop) sino del suplente (De Sanctis); el lateral derecho titular (Coke/Diogo) sería el suplente no ya del titular (Alves) sino del suplente (Hinkel). Y, aunque en otros puestos la diferencia es menor, hasta muchos de los cracks de este plantel jugarían poco en aquel; Bacca y Gameiro son dos delanteros de un nivel escandaloso. Pero, seamos realistas, no son Kanouté y Luis Fabiano. No puede haber dudas de que esto no es un Gordini, pero tampoco es innegable que no es aquel Ferrari que pusieron en manos equivocadas.

    Eso, sin hablar del resto de circunstancias. Porque en las deportivas, este hombre llega a una entidad en caída libre económica tras unas desastrosas decisiones en el pasado reciente y le desmontan el equipo. El Sevilla vende hasta el escudo (Negredo, Navas, Kondogbia, Medel…) y para sustituirlos traen a un chaval canario de segunda que en las votaciones a mejor jugador quedó por detrás de Chuli, a un colombiano que jugaba en Bélgica, a algunos futbolistas de corte defensivo (Pareja, Mbia, Carriço) cedidos que no iban, precisamente, en una carrera deportiva in crescendo, etc. El equipo se monta a partir de Rakitic (que no hacía tanto, se le buscaba una salida) y de Fazio, que había tenido más sombras que luces en su quinquenio como sevillista. Y en un proyecto a tres años y bajo esa pamema de “temporada de transición”, el tío va y, no sólo se mete de calle en Europa, sino que se trae la de Bertoni para casa después de una noche maravillosa en Turín. Pero es que este año va y le vuelven a desmontar al equipo: salen, tal vez, los dos líderes y un lateral zurdo que se sacó de la manga al que hace internacional con España. Para sustituirlos vienen un francés de nombre impronunciable, un mediocentro argentino sobón con pinta de pasaete que descarta nuestro rival y otro chaval francés que jugaba en Rusia. Pero es que no sólo no se resiente la estructura sino que estamos otra vez los majarones mirando combinaciones para llegar a Polonia y en liga el equipo es, por puntuación, el mejor de nuestra historia. Y en abril, no cuando esto acaba de empezar.

    Y más cuestiones, claro que sí, que las nombraré aunque no me detengo con la profusión que tal vez debiera. Las institucionales, con un Consejo de Administración sumido en una guerra fría impenitente a la que sólo calman momentáneamente los escandalosos resultados. Y, como no, la social, con la bulliciosa grada norte de Nervión en sus horas más bajas en lo que respecta a animación por un conflicto estúpido con la planta noble.

    Emery 2

    Miren ustedes. Yo no sé si vamos a llegar a Varsovia o si nos quedaremos en San Petesburgo. Desconozco si seremos capaces de alcanzar a Valencia y/o At.Madrid o si al final Villarreal nos va a superar (lo que, en el fondo, es indiferente porque quedar 5º ó 6º es lo mismo). Pero de verdad creo que el trabajo que actualmente está desarrollando Unai Emery junto a su equipo y los asombrosos resultados que está consiguiendo, sólo serán valorados con la serena perspectiva que te da el paso del tiempo. Unos dirán que sí y otros le pedirán aún más. Parte de aficionados pensarán que libra por libra ya es el mejor entrenador de la historia y otros que todavía le queda mucho. Lo que es seguro es que todos los sevillistas soñamos con que dentro de muchos años, el alumno de Bazurko salga de nuestra entidad ante el consenso aplastante de que ha sido el mejor. Será señal de que la epidemia de felicidad en la que estamos instalados nos duró mucho tiempo

    About

    8 Responses to Libra por libra

    1. Félix
      5 abril, 2015 at 3:07 pm

      UN día te me mueres de razón, números y datos.Felicidades Álvaro.

    2. 5 abril, 2015 at 7:42 pm

      De sombrerazo , Álvaro, Enhorabuena por el post. Para mí, libra a libra, es uno de los mejores entrenadores de nuestra historia. Y quizás, incluso el mejor.

    3. Alvaro
      5 abril, 2015 at 8:38 pm

      Muchas gracias por vuestras elogiosas palabras

      Lo mejor de todo esto es la expectativa. Esa expectativa maravillosa que nos tiene en un sinvivir, pero para bien. ¿Entraremos en Champions? ¿Daremos otro pelotazo en Europa?

      Yo estoy contigo, David. Pero sumo un detalle: su sosias. Porque creo que Monchi, tras reinventarse, ha encontrado su pareja de baile ideal.

      Libra a Libra. Don Unai Emery Etxegoyen

    4. 6 abril, 2015 at 10:24 am

      Saludos.

      Lo dije, lo digo y lo diré: No me gusta Emery.

      Solo espero que no me siga gustando mucho, mucho, mucho tiempo más.

      Felicidades.

      Un abrazo y cuídate.

    5. Eugenio el de los chistes
      6 abril, 2015 at 5:48 pm

      Voy a empezar por lo que entiendo es lo único importante en todo este protodebate en torno a Unai: a mí el vasco me parece un entrenador extraordinario, excepcional, a años luz por encima de todos los que mi mala memoria recuerda haber visto en el Sevilla, con la única excepción del manchego traidor, como ya también ha apuntado Álvaro. Para mí, Unai y Juande comparten sitio en el Olimpo de los entrenadores de mis Sevillas.

      Punto. Y final. Y ya está todo dicho. O debería, porque no lo voy a dejar así.

      Una vez declaradas mi admiración y mi adoración hacia el profesional y la persona de Unai, voy a empezar a poner peros a la vara de medir grandezas y excelencias de Unai de mi admirado y adorado bloguero salmonero, que esta vez creo que ha sido algo injusto y tramposillo en algunas de sus mediciones. La cosa no tiene ninguna importancia, principalmente porque sé que sus pecados son sólo fruto del amor que profesa al técnico vasco; menos aún si vuelvo a recordarme que, por encima de prismas y calibres subjetivos, hablamos de un técnico objetiva y cuantitativamente extraordinario, excepcional. Pero no por ello voy a dejar de mostrar mis desacuerdos con Álvaro. Para una vez que los tengo, pienso aprovecharme.

      Empezaré por la comparación en la que estoy más de acuerdo: el Sevilla de la 2006-2007 era mejor que el Sevilla de la 2014-2015. Puesto a puesto y en general, aquel Sevilla era superior a éste muy buen Sevilla de hoy. En mi opinión.

      También estoy muy de acuerdo en que las dos revoluciones que ha sufrido Unai en la configuración del vestuario en los dos últimos veranos no son ni mucho menos hechos positivos para el rendimiento de un equipo. Pero hay un hecho que Álvaro no menciona: ¿y si de esas revoluciones han salido mejores equipos de los que entraron? ¿Es eso tan evidentemente imposible como para atribuir a Unai el mérito de haber hecho de tenernos soñando con Varsovia después de haberle traído “un francés de nombre impronunciable, un mediocentro argentino sobón con pinta de pasaete que descarta nuestro rival y otro chaval francés que jugaba en Rusia”?

      Yo diría que no es evidentemente imposible que Unai haya visto cómo mejoraba su equipo tras cada verano. De hecho creo que nuestro equipo ha mejorado en cada verano que ha estado al mando de Unai. Pero dejando a un lado lo que yo opino, ¿tan intrascendente o negativa ha sido la labor de Monchi en los dos últimos veranos como para ni siquiera citarlo al hablar de lo conseguido al lado de Unai en estos dos años? Parece que Álvaro así lo cree, pues deja en exclusiva el mérito de los logros y récords en el morral del vasco.

      El otro truco de magia que nos intenta colar Álvaro -siempre en pos de engrandecer la enorme figura de Unai- es el de sus relatos de nuestros enfrentamientos ante el equipo de Marcelino y ante el de Valverde. En su visión de esos embites fue la magia de la pizarra de Unai la que nos puso por delante de los rivales; no existe el pase magistral que Gameiro controla primorosamente y cede a Vitolo para que remache exquisitamente, ni existe Aléix como autor del gol ante los leones, tan sólo pizarras de Unai y currantes anónimos cual jugadoracos del Betis. Tampoco analiza ni los presupuestos, ni las plantillas ni los lesionados de los rivales. Porque no existen ni los jugadores (currantes) del Sevilla ni los rivales, todo es Unai. En cualquier caso, no deja de ser curioso que no haya elegido nuestros encuentros ante Éibar, Getafe o Español en Copa para hablar del carácter divino de Unai. Supongo que porque en esos casos nos estrellamos contra la ineptitud y/o la incapacidad de los currantes que Monchi pone a disposición del vasco, cuyos superpoderes no son 100% infalibles.

      Sí coincido con Álvaro en que el clima social y accionarial en el que Unai está desempeñando su trabajo no es ni mucho menos el deseable, y que eso es otro gran punto a favor de nuestro técnico. Y en este lugar de acuerdo total voy a terminar mi absurdo tratado. Así, en positivo, voy a terminar con este tormento chino-salmonero. Porque si ya hay que ser cenutrio para venir a esta santa casa a poner las pegas miserables que yo he venido a poner, cenutrio al cubo tendría yo que ser para no cerrar un microdebate en torno a Unai en positivo.

      Veinticinco años más, Don Unai. Sea usted o no el mejor de nuestra Historia. Y que Álvaro, todos ustedes y yo sigamos por aquí delirando, ebrios del vino de su genialidad.

      Un abrazo grande.

    6. Alvaro
      6 abril, 2015 at 10:29 pm

      Me apunto la frase del maestro Algarivo ¡Grande!

      En cuanto a lo que dice Eugenio en su gran comentario, es cierto que hay muchos más matices a todo pero no lo es menos que la limitación de espacio y el protagonismo de un post determinado es el que es. Claro que si Gameiro no la pone de cine, la pizarra no sale. Pero también si (por decir algo) el preparador físico no tiene a Aleix como un avión el primer gol al Athletic no sale. Y en tu coment no hablas del preparador físico: no por nada sino porque de todo no se puede hablar.

      En el tema Monchi no soy dudoso como bien sabes como buen lector de esta casa. Es el tandem ideal. Es más: cuando empezaron a venir Babases y Stevadoyens varios y mucho personal pidió su cabeza (porque se pidió) aquí se pidió que se quedara y se reinventara. El post de los monos de Shakespeare.

      Y en cuanto al resto, no todo es Unai, es cierto, pero este post se centraba en su figura. En si, libra por libra, puede ser (si no lo es ya) el entrenador mejor en el sentido que más conceptos del juego maneja. De ahí que me centrase en él.

      No obstante tomo nota de las críticas, las tomo como positivas e intentaré mejorar en las exposiciones de los artículos venideros

      Gracias enormes

    7. Antonio Ojeda Moreno
      7 octubre, 2015 at 9:21 am

      Excelente comentario. El fútbol para los q vivimos otras etapas d siglo pasado, no es fácil distinguir quien seria al día d hoy mejor entrenador, por las múltiples variables

    8. Rafael O. B
      19 febrero, 2016 at 11:12 am

      Actualice usted este articulo tras ganar la segunda UEL acojonar al farsa en tiblisi llegar a una final por tercer año consecutivo, hecho sin precedentes, y ….

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *