• Ayer, hoy, siempre

    by  • 11 noviembre, 2014 • Derecho, Economía, Fútbol • 1 Comment

    (Escuchando de fondo “Necesito” de Triana)

    Hace algunos meses, el maestro @ALGARIVO me enviaba para mi solaz y diversión esta auténtica joya que tiene ya 95 años de vida. Gaceta de Madrid (hoy BOE) del 20 de junio de 1.919.

    Arrebato-Sevilla

    El fútbol en 1.919 en nuestro país era absolutamente amateur no llegando el Primer Reglamento del Fútbol Profesional español hasta varios años después, sentando las bases para el nacimiento de la primera liga que se disputó en 1.929. Por tanto, tenemos que situarnos en un contexto donde los distintos clubes eran sociedades de sports, con un amateurismo marrón incipiente, pero a millones de años luz del fútbol negocio que tenemos hoy.

    La imagen es una joya histórica como podrán leer si pinchan sobre ella y la ven ampliada. El Presidente de la Real Federación Española de Football, Don Gabriel Maura (importante historiador y político de la época, hijo de Antonio Maura, Presidente del Gobierno con Alfonso XIII), propone que se rebaje la contribución de los clubes ya que “dichas sociedades no se lucran con la celebración de partidos de pago, sino que dichos beneficios se destinan a satisfacer en parte los gastos de viaje de sus jugadores con motivo del intercambio de equipos regionales que se efectúa para estímulo de los jugadores y desarrollo del deporte, creyéndose merecedoras de la protección del Estado….”

    Una vez vistos los informes correspondientes y pasados los trámites oportunos, se procede a añadir a las sociedades de football (y las de hockey y law tennis) al epígrafe 93 de la tarifa segunda de la Contribución industrial, según la cual las cotizaciones sociales que paguen serán la mitad. Son entidades no lucrativas que merecen la protección estatal. Como el lector habrá reparado, en este sentido todo es ya muy antiguo: los privilegios se le otorgaban al pan y circo desde el minuto 1 de su concepción.

    Esto de “cotizaciones bonificadas” podía tener un pase en época amateur como aquella, siendo impensable en un deporte profesionalizado como el de nuestra época, ¿verdad?

    Pues….

    Sin ánimo de ser exhaustivos, tenemos que recordar que la actual legislación deportiva española es harto sui generis hasta el punto que nos encontramos bajo la atenta mirada de Bruselas que, cuando multe al Reino de España (se rumorea que de rositas no nos escapamos, lo cual no debe ir mal tirado porque el Madrid no suele hacer cosas gratuitamente) tendrá el problema de ver quien paga la cuenta (para más información, consultar “El novedoso régimen tributario…”) En España se prevé que la categoría profesional se compondrá de Sociedades Anónimas Deportivas exceptuando cuatro: Athletic Club de Bilbao, C.A. Osasuna, F.C. Barcelona y Real Madrid. La vigente es la Ley 10/90 del Deporte lo cual no deja de sorprender porque, con lo que gusta en este país cambiar una ley, la que regula el deporte va a cumplir pronto sus bodas de plata. La Ley 10/90 -cuyo cambio se está demorando ya que imagino el retardo de gran interés para más de uno- derogó (Disposición Final 2ª) la Ley 13/1980, de 31 de marzo, General de la Cultura Física y el Deporte. La clave en este punto es que las que no sean S.A.D. se consideran asociaciones privadas con personalidad jurídica para la práctica de la actividad deportiva sin ánimo de lucro. Sea como sea, es evidente que, como pueden ver en una de las últimas publicaciones de iusport, el mandamás futbolero no aprende.

    Por tanto, y volviendo al caso de autos, al ser el Osasuna, Barcelona, Athletic o Real Madrid entidades sin ánimo de lucro (esas risas… ¡Gutiérrez, que le veo!) lanzo una pregunta, no sé muy bien si retórica ¿podría, por ejemplo, Don Florentino Pérez seguir la línea argumental del 19 y pedir la rebaja en la cotización social de Cristiano Ronaldo o Sergio Ramos? 

    About

    One Response to Ayer, hoy, siempre

    1. 11 noviembre, 2014 at 8:44 pm

      Saludos.

      Muchísimas gracias, Álvaro.

      (Lo de “maestro” me viene un poco, bastante, muy holgado)

      Excelente forma de enfocarlo y te aseguro que la pregunta final me ha sorprendido porque podría ocurrir perfectamente (aunque nos saltaran los hígados por las orejas).

      Gracias.

      Cuídate.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *