• Caso Legia. Matando moscas polacas a cañonazos.

    by  • 28 agosto, 2014 • Competiciones UEFA, Derecho, Fútbol, Historias, Miscelánea • 3 Comments

    (Escuchando de fondo «Ready to hang» del señor Wayman Tisdale)

    Todos recordamos cuando hace unos meses saltó la noticia sobre la sanción a Jona Mejía , delantero de origen hondureño, actualmente en el Cádiz, pero que jugaba en el Real Jaén. Su “pecado” fue celebrar un gol levantándose la camiseta donde se podía leer una leyenda que ponía “ánimo pequeñines”, como apoyo a los niños enfermos de cáncer. La sanción que le cayó fue de 2.000 euros lo que levantó, recordarán, una polvareda brutal crítica con la mencionada implacabilidad del Comité y una ola solidaria con Jona. Imagino que el ruido formado influyó para que finalmente esa sanción fuese revocada, pero el caso es que Apelación la quitó y todos felices. Para mi, y así lo manifesté en su día, la sanción era excesiva, pero desde el punto de vista estrictamente jurídico ya que, aunque la norma parece clara, hay una serie de principios generales del derecho como son la justicia, proporcionalidad, equidad, etc. que sobrevuelan el mundo jurídico y que eran plenamente aplicables al caso. Cierto es que levantarse la camiseta y mostrar algo escrito en la interior es sancionable. Pero no lo es menos que esto no son matemáticas y que hay que ir caso a caso para tener cierta mano izquierda. Los que de forma más o menos directa estamos vinculados al mundo del Derecho no podemos hacer otra cosa. Si encima que la fama es mala nos terminamos por deshumanizar, estamos completamente perdidos.

    (lavanguardia.com)

    Esta misma temporada pasada aconteció un supuesto parecido al otro lado del charco. Me refiero al caso del delantero paraguayo Jorge “conejo” Benítez, prometedor ariete de 21 años, ya internacional absoluto y que por cierto ha fichado esta misma semana por el Olympiakos. El jugador, de profundas convicciones cristianas como tantos otros (principalmente sudamericanos), siempre juega con camisetas de algodón interiores con citas religiosas. En tres ocasiones de la pasada liga, después de marcar un gol, se levantó la camiseta y nunca le sacaron tarjeta ni fue reprendido por ello. Sin embargo, en el siguiente gol que marcó con Guaraní y se levantó la casaca (contra Cerro Porteño), lo sancionaron tras el informe del árbitro que, curiosamente, era el mismo que la semana pasada había obviado el tema. Esta es la imagen de la “agresiva” leyenda de la remera

    (www.hoy.com.py)

    Ojo. Y no una sanción pequeña, sobre todo en lo deportivo. Al “conejo” le cayeron 5 partidos de liga y multa de 5 millones de guaraníes (suena muy fuerte, pero no llega a 900€). Se justificaron en dos artículos:

    • El que mediante actos o palabras humille, discrimine o ultraje a una persona o a un grupo de personas en razón de raza, color de la piel, idioma o credo u origen de forma que atente contra la dignidad humana será suspendido”.

    • Se prohíbe la utilización o exhibición a los jugadores de toda leyenda, carteles, inscripciones, banderas, pancartas o cualquier relación de raza, color de piel, sexo, credo religioso, ideologías políticas, étnicas, ofensas e insultos”.

    Tras el evidente revuelo, el Tribunal de Apelación suspendió la sanción de forma cautelar para un mejor estudio. Benítez no sólo jugó al siguiente partido, sino que hizo el gol de la victoria (no se levantó la camiseta, por cierto) lo cual encolerizó al equipo rival que presentó una protesta formal. Al final el caso se mantuvo en stand by unos meses y ha quedado resuelto por una especie de “pérdida sobrevenida de objeto” ya que, como digo, el punta ha sido traspasado al fútbol griego de ahí que a efectos prácticos sea indiferente que se le mantenga o se le quite la sanción de 5 partidos en la liga paraguaya.

    Estos son dos ejemplos de casos donde esos principios generales del derecho que comento (equidad o proporcionalidad) son imprescindibles de usar. Porque, con la estricta ley en la mano, Jona o Benítez debieran ser sancionados. Pero no lo fueron. Por principios generales del derecho y por sentido común. Y porque ni siquiera en Derecho hay que matar moscas a cañonazos. Sin embargo me sorprende que, si había cierta “unanimidad general” de que Jona y el conejo no debían ser sancionados (aunque la ley amparaba lo contrario), el Legia de Varsovia no es que no tenga unanimidad a su favor, es que no he leído a nadie que apoye su causa. Lo cual, más allá de la solidaridad y sólo por coherencia, no tiene sentido. No conozco a nadie, exceptuando a quien suscribe estas líneas, que piense que con el equipo polaco se han matado moscas a cañonazos y de que se le ha castigado en exceso para con el error cometido. A la mayoría le sonará el caso, pero vamos a desgranarlo.

    El 12 de diciembre de 2.013 se enfrentan en Chipre el Apollon Limasol y el Legia de Varsovia en un intrascendente partido de la última jornada de la Fase de Grupos de la Europa League ya que, con independencia del resultado, Tranbzospor y Lazio eran los matemáticamente clasificados en ese Grupo J. El partido acaba con la victoria de los polacos por 0-2, viendo Bartosz Bereszynski la roja directa en el minuto 69. Esta es la ficha del partido. Por tanto, la tarjeta acarreaba sanción que deberá cumplir en el próximo encuentro que disputa. Como ya se habían eliminados, pues para el año siguiente.

    (wikipedia)

    En la Ekstraklasa (liga regular de Polonia) al Legia le va mejor ya que revalida título, lo que le otorga la posibilidad de disputar esta Liga de Campeones. Debido al coeficiente UEFA de Polonia, el campeón de liga entra en competición a partir de la 2ª ronda previa. Su rival es el débil St.Patrick’s irlandés, al que golea con facilidad (6-1 de global). Bereszynski no juega en ninguno de los dos partidos pero no por la sanción, sino porque hubo un problema burocrático con su documentación. En la siguiente ronda, se emparejan Legia y Celtic de Glasgow. La ida disputada en Varsovia (finales de julio) se solventa con un concluyente 4-1. Bereszynski sigue sin tener los papeles en regla, por lo que no es alineado. El partido de vuelta (primera semana de agosto) parece un trámite, reafirmando su poderío el Legia ya que gana 0-2 en Celtic Park. Con la eliminatoria resuelta por un global de 6-1 y el partido languideciendo (minuto 86), Bereszynski, ya con la documentación en orden, entra en el terreno de juego.

    Pero resulta que le dan el partido por perdido al Legia por alineación indebida de Bereszynski. 3-0 para el Celtic y clasificado, pásmense, por valor doble de los goles en campo contrario. El conjunto polaco recurrió, pero el Comité de Control, Ética y Disciplina de la UEFA desestimó la apelación. Tal situación enfureció a la compleja hinchada polaca que parece ser amenazó a su Presidenta de muerte por los hechos acaecidos

    El error del Celtic, con pura ley en la mano, es sancionable con la eliminación. Como sancionable eran las conductas de Jona y Benítez. Pero al igual que estas últimas eran una aberración por desproporcionadas, ésta del Legia también me lo parece aplicando los mismos principios básicos. Un futbolista ha jugado los minutos de la basura de una eliminatoria absolutamente decidida cuando, además, la sanción venía de un partido intrascendente de una temporada anterior de otra competición. Cuando Bereszynski salta al campo quedaban 4 minutos teniendo el Celtic que marcar seis goles seis para voltear la eliminatoria. ¿De verdad no pesan los atenuantes en este caso? Y para más inri, antes de este partido de Celtic Park, el Legia ya había disputado tres en los que el chaval no jugó por problemas burocráticos.

    Cierto es que el Legia ha sucumbido en un error que debe ser sancionado (multa o lo que sea). Pero no lo es menos que privarlo de posibilidad Champions ganada en el campo (porque Bereszynski no influye para nada en el desarrollo de la eliminatoria) es una pena excesivamente elevada para el mal cometido. En mi opinión hay casos y casos y en la medida justa de dónde ponemos el listón es donde se distingue el buen y el mal jurista. Y como no entiendo que el mundo del Derecho deba ser 2+2=4, revelo mi rebeldía cuando ve un supuesto de estos.

    De hecho el Legia recurrió al TAS, el cual no ha entrado en el fondo del asunto, pero sí le denegó la cautelar .Incluso apeló al fair play, enviando una carta al Celtic para jugar un partido de desempate: el que gana, juega Champions. Como era de esperar, todavia se escuchan las risas en Glasgow. Según parece siguen adelante en sus reivindicaciones y estaremos atentos a la posibilidad de que en sede judicial consigan algo, porque entiendo que están en su derecho. Y que no le pase nada a la señora Ostrowska, claro.

    Por cierto. Tras clasificarse en los despachos de una manera (repito, a mi entender) injusta, el Celtic quedó emparejado con el Maribor en la previa a la fase de grupos de Champions. Tras el 1-1 de la ida en suelo esloveno, todo estaba de cara para los escoceses para el partido de vuelta del pasado martes. Pero un gol del delantero brasileño Tavares (que, recuerdo, ya nos marcó al Sevilla el año pasado) en las postrimerías del partido ponía el definitivo 0-1, mandando a los de Glasgow a la Europa League.

    Tal vez haya sido una jugarreta del famoso y cada vez más presente señor Karma el cual, desconozco si seguirá con ganas de guasa y hará que se vuelvan a cruzar, esta vez en Europa League, el Celtic de Glasgow y el Legia de Varsovia

    About

    3 Responses to Caso Legia. Matando moscas polacas a cañonazos.

    1. Dani
      28 agosto, 2014 at 11:29 pm

      Fantástico post Álvaro, toda la razón! Por fin encuentro a alguien que defiende al Legia en esta injusticia. Realmente es horrible cómo han destrozado las ilusiones de un país entero (y de aficionados de fuera como yo) de tener a este equipo en champions 18 años después. Por cierto, hay un pequeñísimo error: Marta Ostrowska no es presidenta (el presidente es Lesnodorski), creo que es directora deportiva. Pero está perfectamente explicado, y es genial que se difunda lo que ha pasado realmente porque es vergonzosa la sanción. Esperemos que se crucen en la Europa League! Un abrazo!

    2. Alvaro
      31 agosto, 2014 at 11:45 pm

      Gracias por tus palabras, Dani. Creo que ha sido una injusticia y, teniendo además en cuenta donde es la final de la Europa League y que ésta es la competición fetiche de los sevillistas, veía de justicia escribir sobre el asunto.

      En cuanto a lo de la presidenta, tomo nota aunque prefiero no rectificarlo para que no pierda sentido tu coment 🙂

      Saludos

    3. Eugenio el de los chistes
      3 septiembre, 2014 at 10:11 am

      Me ha encantado, Álvaro. Como siempre, aprendiendo y pasándolo bomba en este maravilloso rincón.

      Genial, tío. Genial.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *