• Epidemia de felicidad

    by  • 25 abril, 2014 • La firma invitada, Sevilla • 11 Comments

    Por J. Félix Machuca

    (Suena de fondo L´amore verrá de Nina Zilli)

    Mentiría para decirte la verdad. Callaría para que escucharas mis palabras. Saldría para que supieras que no me moví de mi casa. Y soñaría para contarte que sigo despierto. Todo es así en la bendita patria de Nervión. En esa tierra prometida que tiene Sevilla más allá de San Bernardo, más allá del puente de los bomberos donde se ve, derecha, centinela, firme, la torre más bonita del mundo. Ella es la Fe de nuestras dudas. Giralda romana y andalusí. Campanas castellanas que saben cantar por Sevilla. Esa torre es nuestro techo. Sobre penas y cardos, sobre rastrojos y cenizas, la torre de nuestro himno se levanta repleta de vencejos y soles de abril, conmemorando que la sangre de esta ciudad es roja y blanca. Y que hierve y nos deja helados. Que circula y nos para el corazón. Palangas de Nervión, sevillanos del Pizjuán, todo viene y va, todo es un eterno retorno, un camino de ida y vuelta, una canción nueva, un baile viejo, un reloj parado que marca el paso del tiempo. Ayer, por la noche, en esa noche hermosa que vivimos en la capital de nuestra patria, en ese campo primaveral donde florecen las amapolas más rojas del mundo, volvimos a regresar al futuro. Ayer, hermanos, oímos la voz de Europa reclamando nuestra presencia. Mentiría para decirte la verdad. Y la verdad que no es mentira te dice que los mejores tiempos nos requieren y nos camelan.

    (www.thickaccent.com)

    La grada fue un desfiladero de sueños. Vuestras gargantas un coro de Viena. Vuestras canciones poemas que firmaría Sabina. Y los del norte, los blancos más negros de Nervión, los Biris, hiceron un tifo que fue la sábana donde cobijamos nuestros sueños. Los que vivimos despiertos. Por la mañana, en twitter, os dejé dicho que me había levantado con ganas de arroz blanco, que echaba a pelear palomas contra murciélagos y que la Giralda era más poderosa que el Miguelete. Me lo dijo la palabra en silencio de mis sentimientos. La fe de mis miedos. La apuesta firme de mis dudas. El valor de mi angustia. Y pasó. Pasó que gracias a todo eso, a una grada montañosa, a unas gargantas incansables, a unas banderas poderosas, a unas canciones para el disco de oro y a un tifo de pinceles barrocos, pasó que se propagó una epidemia de felicidad. Volvimos a sentirnos cinco, seis años más jóvenes. Volvimos a encontrarnos dentro de nuestra mejor piel. La piel bronceada, lozana y feliz de aquellos tiempos. Ayer comenzamos a caminar por la senda que te aleja de los pueblos y te lleva a Europa. Ayer empezamos a salir otra vez a la calle grande. Y dejamos el barrio, las palmeras y el viento abrasador del desierto.

    Ya tiene la ciudad otra cara. Ya tiene nuestros pasos otro ritmo. Ya va la alegría por fuera y por dentro, sin necesidad de herir. Se fueron las penas y salió el dulce nombre de mi equipo. Sabemos que no hemos hecho nada. Pero todo lo haremos. Sabemos que lo de ayer fue una noche hermosa que propagó una epidemia de alegría. Pero que el arroz se nos puede pasar si dejamos de ser nosotros mismos. Ya entendemos el vasco porque aprendió a hablar en el Nervión del Sevilla. Ya sabemos que los que se fueron (tan grandes) están de vuelta con otros nombres y otras caras. Ya sabemos que estamos en el camino y que las medallas de cartón podremos convertirlas en oro. Solo falta seguir siendo nosotros mismos. Vosotros mismos. Los que ayer demostramos que la horchata no es recomendable para las venas y que nuestras arterias son cañerías de plata por donde corrió una epidemia de felicidad roja y blanca. La sangre de Sevilla. Amo a Italia y quiero ir a Turín. Medio billete lo tiene Batman. Pero se que en poco tiempo buscaré por las calles de la capital piamontesa a Nina Zilli para que le cante a mi equipo L´amore verá. Ponla de fondo, Alvaro Yanes. Que suene. Que el amor y las copas siempre caminan juntos.

    @jfelixmachuca

    About

    11 Responses to Epidemia de felicidad

    1. Alvaro
      25 abril, 2014 at 3:44 pm

      El estribillo de la canción que has puesto de la preciosa diva italiana dice así.

      L’amore verrà
      uh l’amore verrà
      ogni cosa a suo tempo
      prima o poi mi toccherà
      L’amore verrà
      uh l’amore verrà
      e lo sentirò subito
      lo capirò subito

      Traducido es algo parecido a .

      El amor vendrá
      cada cosa a su tiempo
      antes o después me tocará a mí
      El amor vendrá
      y lo sentiré enseguida
      lo entenderé enseguida

      Y eso es lo que nos pasa a nosotros. Esos que sólo sabíamos de triunfos por lo que contaban las lenguas antiguas. Esos los de mi-tu-su generación soñaban alguna vez y que no habíamos visto por Nervión en 12 lustros.

      El amor ha llegado. Lo hemos esperado, pero cada cosa a su tiempo. Y lo hemos sentido enseguida. Y hemos entendido enseguida de que va.

      Gracias eternas

      • fe
        26 abril, 2014 at 11:20 pm

        Gracias Álvaro por la oportunidad que me concedes de pertenecer a la banda del salmón y conectar así con tantos y tantos sevillistas. También os agradezco las muestras de simpatías que le concedéis a mis post. A todos un abrazo como desde aquí a Turín…

    2. 25 abril, 2014 at 3:49 pm

      Maravilloso Don Félix Machuca. Maravilloso…

    3. Luisa
      25 abril, 2014 at 3:59 pm

      El amor ya viene, lo sentimos llegar y es tan dulce la espera. Esa Copa, esa Copa …. La soñamos. Iremos por ella y vendrá.

    4. MARCU
      25 abril, 2014 at 5:05 pm

      Mamma mía, aquí hay que morir!!!

    5. 25 abril, 2014 at 5:08 pm

      ¡¡MAGNÍFICO!!

    6. Miguel
      25 abril, 2014 at 7:30 pm

      Señor J. Felix Machuca escribe usted como los ángeles, esos que pululan por el tercer anillo de la bombera nervionense y se nutren cada partido de los sentimientos en rojo y blanco que vertemos. Está religión de los profetas y apóstoles nervionenses, la practicamos al dedillo y se convierte en una vendita locura, y a ver quién es capaz de dormir después de un partido como el de ayer, te asaltan todo tipo de sueños despierto.
      Un saludo y muchas gracias.

    7. 25 abril, 2014 at 10:46 pm

      Madre del amor hermoso… Para leerlo y re-leerlo tranquilamente. Grande don J. Félix Machuca.

    8. Jnervión
      26 abril, 2014 at 1:18 am

      ESPECTACULAR!!!! Hilando con Italia haría un símil con el «Renacimiento», es Usted el Leonardo de las letras junto con Barbeito. Un sentimiento más vivo que nunca. Gracias!

    9. Juan
      26 abril, 2014 at 1:46 am

      Señor Machuca, me parece usted un buen periodista. Pero cuando habla del Sevilla f.c. Me recuerda al mejor Osvaldo Soriano.

      Gracias.

    10. 26 abril, 2014 at 10:39 am

      «Ayer, hermanos, oímos la voz de Europa reclamando nuestra presencia»

      Pelos como escarpias.

      Gracias.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *