• Volando voy

    by  • 27 marzo, 2014 • La firma invitada, Sevilla • 6 Comments

    Por J. Félix Machuca

    (Escuchando de fondo “Volando Voy” de Camarón)

    IMG_9562 - copia

    (foto: ASR Pepe Brand)

    No es lo mismo. No puede ser lo mismo. Una cosa es ganarle al Valencia y otra muy distinta doblarle la muñeca al Madrid. Una cosa es darle por la baticola al Bilbao y otra infinitamente más placentera es derrotar al equipo de los banqueros. Por Dios. Desde la noche del miércoles creo que el mundo es más justo. Que Dios existe. Y que no aparta su mirada triangular del destino de los pobres. Yo se que El Cachorro es sevillista. Que el gitano de Triana pierde el sentío por Nervión. Me lo confesó una sevillona de los pies a la cabeza: Luisa Antunez. Lo que me quedaba por descubrir es que Dios debajo de su túnica incorpórea lleva también un corazón de Jesús con forma de escudo sevillista.

    En esta Liga tan absolutamente desproporcionada, donde no llega nunca la igualdad y la propiedad distributiva de las rentas es multiplicadora para los intocables y una resta ominosa para el resto, alcanzar la clase media es una hazaña. Y mantenerse en ella con firmeza te convierte en un héroe griego. Nosotros estamos en eso. En mantenernos en esa clase media dentro de una competición que la ha condenado a muerte. Que ha decretado su final. Solo existen dos potencias. Y el resto somos negritos condenados a vivir del Domund y de las migas que nos reparte el poder como si fuéramos palomos del parque. Sus mulas toas. Contra eso me rebelo. Y contra eso reviento. Camarón dame tu voz de cubismo flamenco para cantarle a los que todo lo tienen aquello de volando voy, volando vengo. Que por el camino yo me entretengo en cantar las cosas que somos capaces de hacer en Nervión. Ellos con más perras que Ciento un dálmatas. Nosotros haciendo más cuentas que un cura de pueblo.

    No puede ser lo mismo ganarle un pleito a un vecino por un metro de linde en la parcela que ganarle en los tribunales a Bankia por publicidad engañosa. Cómo va a ser lo mismo. Pues eso es lo que disfruto desde la noche del miércoles. Haberle ganado limpiamente, sin ayudas oscuras, sin bajadas intimidatorios al vestuario arbitral, sin la presión económica de las televisoras que quieren una Liga de dos epicentros de influencias, sin dar una mala coz sobre la pradera de mi estadio y elevando el sombrero a categoría de pase futbolístico. Le hemos ganado al que siempre gana. Hemos vencido al que todo se lo lleva. Hemos mandado a la venta a uno de los dueños del latifundio. A los que, por desplazarnos, te desplazan de los medios nacionales hasta en los días de nuestra victoria. No ganamos nosotros. Es el Madrid el que pierde, manda webas de choco la cosa. Y esa derrota acapara páginas, opiniones, titulares y horas de tertulias deportivas. Hablan de su derrota. Se olvidan de que somos nosotros los que hemos ganados. Saluden al ganador, joé. Y dennos las horas de gloria que ganamos tan limpiamente.

    Volando voy, volando vengo. Con el sombrero de Rakitic, con los goles por colombianas de ese nueve que ya tiene mejores números que Luisfa. Con los tambores jondos de las potencias celestiales del cielo de los dioses africanos del negro M´bia. Con Reyes llevando sangre de reyes en la palma de su compromiso. Con Iborra elevando a sagrado el trabajo y la entrega. Y con Beto parando hasta las manillas del reloj del tiempo para hacernos creer, por momentos, que Palop sigue entre nosotros. Volando voy, volando vengo. No hay quien nos pare. No hay quien nos desgracie tanta felicidad. No hay primavera donde tanta, tanta y tanta nieve de azahar se haya desparramado por Nervión. Mas blanco que la aspirina. Más blanco que Iniesta en invierno. Más blanco que una fábrica de tubos fluorescentes. Así soy yo. Así me siento yo. Con unas gotas de rojo para darle claveles y rosas de pasión al alba de nuestros colores. Dos a uno y para Madrid que la Cibeles este año se encuentra demasiado sola. Nosotros seguimos aquí, con la Giralda arrebatá de lo que ve la Fé por el barrio de Nervión. Volando voy…

    @JFelixMachuca

    About

    6 Responses to Volando voy

    1. 27 marzo, 2014 at 19:14

      Grandioso.

    2. Mayte Carrera
      27 marzo, 2014 at 20:46

      Plas plas plas, un fortísimo aplauso, fantástico maestro.

    3. Francisco Mateos
      27 marzo, 2014 at 22:07

      Sencillamente genial. Gracias por darnos la oportunidad a los sevilistas de leer joyas como esta

    4. Alvaro
      27 marzo, 2014 at 22:33

      ¿Qué voy a decir yo ya que no te haya dicho?

      Aprovechemos el huracán a favor. Aprovechemos este fútbol por bulerías de Rakitic, Reyes y Marin y aprovechemos la inspiración de la KGB. La solvencia de la defensa y lo entonado del portero.

      Las papas se están cociendo y estamos preparando el guiso.

      Gloria eterna al Sevilla FC y al sevillismo

    5. @ManzanasFujis
      28 marzo, 2014 at 08:48

      Tracatà y eso que soy del Real Madrid..

    6. Luisa
      28 marzo, 2014 at 11:47

      El madrí pierde, el madrí regala … ¡¡qué coño!! El Sevilla gana, el Sevilla sombrerea, el Sevilla marca, el Sevilla te manda a la venta…. A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César. Y, ¡ojo!, CR no es Dios por más que se lo crea. ¡¡El Cachorro es Dios!!

    Deja un comentario