• Biometría y accesos a los estadios

    by  • 1 octubre, 2013 • Fútbol • 6 Comments

    (Escuchando de Fondo «En la Ribera» de Bersuit Vergarabat)

    Me comentaban el otro día, en modo de sinécdoque geográficablogueril, que entre el Trinche y los artículos del chueco o Zanetti o el último referido a la mercadotecnia xeneize, me estaba quedando un blog muy argentino. Y aunque ninguno de esos trincherazos los escribió quien suscribe, tampoco es extraño. Probablemente hablamos del país del primer mundo futbolero más pasional por lo que no puede extrañar que este site, pasional por esencia aunque su temática a priori te haga pensar lo contrario, tenga numerosas referencias a la patria de D10S. Espero que sea caldo de buen gusto, porque hoy va otra taza.

    En este caso la pasión mal entendida será la protagonista. Porque pocos sitios en el orbe balompédico como las canchas argentinas a modo de trágica recepción de violencia de todo tipo. El goteo de incidentes en su liga, muchos ellos con víctimas mortales, inunda las páginas de los rotativos que en su sección de “deportes” se travisten en “sucesos”. La exageración de “todas las jornadas pasa algo” no es tanta exageración cuando vemos un resumen del Inicial

    En el Sevilla y obviando el evidente trato de (des)favor que sufrimos antes situaciones iguales (¿alguien sabe como va lo del mecherazo a Courtois de la pasada Final de Copa?) hemos vivido ciertas actitudes violentas que han servido para adoptar determinadas medidas de seguridad en aras de evitar exilios similares a los vividos en su día. Dejémosolo ahí que tampoco es plan de remover un fuego del que sólo quedan rescoldos. Con independencia del corolario guasa del artículo, valga sólo a modo de apunte palanganil, que para eso esta casa es la que es.

    El caso es que, como digo, si hay algún lugar del mundo donde la violencia en las gradas de los estadios es repetitiva, ese sitio es Argentina. Más de 200 muertos asola de pena y tristeza lo que debiera ser una fiesta: un partido de fútbol. Y ahí tenemos de todo: desde los que se meten en una trifulca, hasta mafias, pasando por gente que les pilla una avalancha o, simplemente, que estaba en el momento inoportuno en el momento más inadecuado. El caso paradigmático de este último supuesto fue Margarita Guede (la única mujer, por cierto) la cual falleció de una pedrada cuando el autobús que la conducía a casa pasó por los alrededores del estadio de Rosario Central. Y, además, la mayor parte de asesinatos u homicidios han quedado impunes siendo tal vez el más llamativo el del hincha del globito Ulises Fernández (último muerto del S.XX) que conllevó un macrojuicio de 101 imputados y 0 condenados.

    Y aunque ponerle puertas al campo parece difícil, nunca están de más medidas preventivas que intenten paliar estos desastres. En este punto se viene trabajando desde el 2007 en la implementación del sistema “AFA Plus” y el ingreso biométrico en los estadios, con situaciones experimentales y una idea de entrada progresiva en funcionamiento. ¿Qué es esto?. El que quiera conocer el proyecto entero con ilustraciones y explicaciones de todo pelaje, aquí está explicado. Pongo las líneas maestras

    • La idea es hacer una especie de listado de aficionados de tal forma que todo esté perfectamente identificado y controlado. Todo aquel que quiera ir a un partido de liga o la selección debe estar inscrito en el Padrón Nacional de Aficionados. Lógicamente, cada uno se empadrona allí donde tuerce.

    • Se acudirá al Estadio del equipo donde te quieras empadronar para que te hagan tu carnet AFA Plus. Foto, firma, dirección y hasta huella dactilar.

    • El sistema tiene evidente complejidad técnica. El carnet se pasa por una pistolita, se pone la huella dactilar y demás, y todo ello va a un mega Centro de Datos situado en Pacheco (Buenos Aires) que es quien dice si ese aficionado tiene algún tipo de sanción que le impida pasar.

    El mejor reclamo, el de siempre. La selección y su buque insignia ya se han empadronado predicando con el ejemplo.

    Colón de Santa Fe ha sido el equipo cobaya ya que es donde se ha venido probando el sistema. En liga, el 22 de septiembre pasado, en el Colón – San Lorenzo fue la prueba sin fogueo. La idea era ir insertándolo poco a poco.

    En cambio, la semana pasada salió esta noticia. Es decir: de entrada progresiva del sistema y de asimilación del mismo, Nati Mistral. Del tirón y sin paños calientes. Como se suele decir, o jugamos todos o pinchamos el balón. Justos por pecadores a más no poder, pero imagino que la situación habrá llegado a un punto tan drástico que no habrá quedado otra que suspender la entrada de hinchas visitantes hasta 2014. Sin embargo el tema levantó mucha polvareda pero ayer se confirmó la situación , al menos, hasta las elecciones del 27 de octubre.

    ¿Cómo fue la cosa en la prueba santafesina? Pues regular, la verdad. Releyendo por ahí, no fue todo tan bonito. Se le requisó a un aficionado de Colón varias tarjetas, además de haber un serio incidente de cruce de bengaleo entre ultras. Vamos: como no sería que se ha suspendido totalmente la entrada de aficionados visitantes en cualquier estadio.

    No descartemos que una cosa de estas, antes o después, aparezca en nuestro fútbol. La evolución y la búsqueda de la erradicación de la violencia -aunque en Europa no suelen pasar estas barbaridades- es una línea de actuación inevitable. De todas formas, esperemos que si el ingreso biométrico se implanta en nuestro fútbol, sea más tarde que pronto porque, viendo los accesos tercermundistas que sufrimos en las puertas de nuestra bombonera, los aficionados vamos a tener que olvidar la sagrada previa si tenemos que pasar tantos controles. Esto, los que solemos ir sin niños. Porque los que lleven críos al fútbol o incluso adultos mayores de ocho años, no nos podrá extrañar que vivan situaciones de este tipo.

    (oclise.com)

    About

    6 Responses to Biometría y accesos a los estadios

    1. 1 octubre, 2013 at 10:18 pm

      Pues no exactamente igual, pero algo parecido pasa en Italia, donde tu no puedes comprar entradas el día del partido, siempre son nominales y hay un especial registro para los socios de los clubs. Vamos, que en principio no entra nadie «anónimo» al futbol

    2. 2 octubre, 2013 at 10:06 am

      Hace un par de años fui al estadio del Wisla de Crakovia, debí sacarme un carnet de simpatizante con foto para poder compar una entrada nominativa, con mi DNI, y al entrar debia mostrar el carnet de simpatizante, la entrada y mi DNI. Me fue mucho más fácil entrar en Polonia que al estadio del Wisla. Ferran Marin.

    3. 2 octubre, 2013 at 1:43 pm

      Pues si. Desgraciadamente la situación de violencia lleva a estas cosas. Pero no todo es fruto de la violencia. Te pongo un ejemplo: el día del Málaga tras la sagrada previa me dispuse a acceder al estadio a 15 minutos del inicio del partido, por gol sur. Cuando me senté el partido llevaba 3 minutos. Puedo entender esto si hubieran abierto todas las puertas. Pero además, como por causas del destino, el bar donde iba a cenar estaba cerrado, llegue con hambre, con lo que 5 minutos antes de acabar el primer tiempo baje a la «zona de restauración» y había tal cola que volví a perderme otros 5-7 minutos del segundo tiempo. Y digo yo, no será mas bien por falta de personal?

    4. 2 octubre, 2013 at 4:39 pm

      Saludos.

      Muy interesante, como siempre.

      Sin embargo y a medida que te iba leyendo, la sensación de «brindis al sol» de ésa supuesta medida, no dejó de crecer en mi subconsciente porque… ¿cuántos de ésas muertes se producen DENTRO y FUERA de los estadios? ¿Qué porcentaje de víctimas se podrán evitar si las algaradas, como sabemos, se hacen en los alrededores?

      Incluso cuesta controlar a los hinchas radicales visitantes, y propios, con cordones policiales.

      En cualquier caso, la violencia en el fútbol está aceptablemente consentida porque distrae de otras cuestiones.

      De hecho, la violencia «interna» (jugadores, árbitros, periodistas, diectivos…) no solo la practican con desparpajo, sino que son «modelos» que se imitan desde la niñez. Los «fair play» que nos marcamos de tarde en tarde, apenas suponen un esfuerzo pedagógico mínimo. Desgraciadamente.

      Una sociedad violenta solo genera individuos violentos. Y en el fútbol también.

      Gracias.

      Cuídate.

    5. Alvaro
      2 octubre, 2013 at 5:36 pm

      La verdad es que esto de los hinchas visitantes es un problema por lo de siempre. Por lo de justos y pecadores y la dificultad que lleva el intentar no matar moscas a cañonazos.

      Se quejaba mucha gente en el viaje a Estoril del denigrante trato de la policía portuguesa para con los aficionados sevillistas desplazados. Incluso creo que Biri’s Norte colgó un comunicado. Yo me imagino que alguien de alguno de los primeros autobuses montaría un tangái y a partir de ahí se decidió que leña al mono. Y ante la duda, leña y a joderse.

      Complejo tema sin duda. El Copenhage, rival del Madrid, no se ha andado con tonterías en Champions y ha adoptado una medida cuanto menos extraña en este punto para sus partidos de casa

      http://www.antena3.com/noticias/deportes/futbol/copenhague-vende-entradas-champions-hinchas-apellido-danes_2013090200125.html

      A ver por donde sale todo esto…. Gracias a todos por los comentarios

    6. Pingback: Biometría y accesos a los estadios | Era...

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *