• El modelo italiano de derechos televisivos

    by  • 4 agosto, 2013 • Derecho, Economía, Fútbol • 5 Comments

    (Escuchando de fondo L’inferno de Nina Zilli)

    Por todos es conocido que el sistema de contratación individualizada de derechos televisivos que tenemos en España resulta un anacronismo vergonzante que propicia que la diferencia entre los ricos (cada vez más ricos) y los tiesos (cada vez más tiesos) se incremente exponencialmente temporada tras temporada. Que entre vecinos de la misma liga haya 100 millones anuales de diferencia ya habla a las claras de lo sonrojante del modelo.

    La posibilidad alternativa al socaire de lo dictado en las ligas de nuestro entorno, es aquella por la que están luchando un número importante de Presidentes de primera, esto es, la comercialización conjunta de dichos derechos televisivos, lucha que parece que va a dar sus frutos a la vista del proyecto de la nueva Ley del Deporte. En cualquier caso los dos grandes siempre van a cobrar más, siendo de necios proponer lo contrario. Lo que se pretende es que las diferencias antes vistas no sean tan siderales. Que el Barcelona gane más que el Sevilla es tan lógico como que el Sevilla gane más que el Elche. Lo que no puede ser es que el Madrid gana 10 veces más que el Rayo.

    Por tanto, lo primero es intentar ganar esta primera guerra de base. Pasar del sistema A al sistema B, logro que parece se va a conseguir de cara al año 2015 ya que el anteproyecto de la Ley del Deporte que verá la luz en el año 2014 contempla la obligatoriedad de explotación conjunta de los derechos. Y una vez que se consiga, intentar llegar a un acuerdo para ver qué trozo de tarta se come cada uno. Sin lugar a dudas este es el punto más difícil pero si el resto de los países lo han logrado, la liga española tiene que lograrlo. El punto de fricción donde todos ceden un poquito para que todos ganen . Y aunque parece que el modelo referencia será el inglés, hoy vengo a analizar el sistema del Calcio, sistema que particularmente me gusta bastante ya que hace que los grandes sean los que más cobren, los chicos los que menos, las diferencias no sean abismales y se premien distintos conceptos adyacentes como afluencia a los estadios, clasificaciones deportivas recientes y demás.

    Advertencia previa: el estudio está hecho de una manera aproximada ya que desprecia decimales exactos y no se explican las variables de una forma milimétrica.

    El calcio vale 966,2 millones de euros. Es el acuerdo contractual al que han llegado la liga italiana y los operadores televisivos, superior al actual que hay en España pero del tenor del que se pretende alcanzar una vez que a partir de 2015 se produzca la venta centralizada de la liga española, máxime con la hipotética entrada en el fútbol patrio de los petrodólares. Del montante global, el 10% va destinado al fútbol de categorías inferiores, base y canterano y una parte también para un organismo denominado «Autorità garante per le comunicazion» que es algo parecido a la Agencia Estatal de la Competencia que tenemos en España.

    Una vez tenemos esas cantidades descontadas, la tarta para los equipos es de 865,3 millones de euros, que se distribuirán con estos parámetros.

    1. 40% de fijo a repartir por partes iguales. 865,3*40% = 346,12. Esa cantidad entre los 20 equipos equivale a 17,3 millones por equipo.

    2. 30% por aficionados. 865,3*30% = 259,59, repartidos por

      1. 216,32 millones que se distribuirán por entradas vendidas, abonados, afluencia a los estadios, etc

      2. 43,27 millones que se distribuirán dependiendo el número de habitantes de la ciudad.

    3. El 30% restante se reparte por clasificaciones. Los últimos 259,59 kilos se desglosan en

      1. 43,27 millones por la clasificación de la temporada en curso (12-13 en el caso que vemos)

      2. 129,79 millones por la clasificación de las 5 temporadas anteriores (es decir, desde la 07/08 a la 11/12)

      3. 86,53 millones por las clasificaciones históricas desde la 46/47 hasta la anterior referencia. En este caso, hasta la 07/08. El tomar de referencia la 46/47 no sé porqué será pero he mirado que esa temporada fue la reanudación de la Serie A tras el parón por la II Guerra Mundial. Por ahí irán los tiros.

    Hasta que no termina la temporada no sabes exactamente qué trozo de tarta te llevas, principalmente por el 3.1. pero también por el 2.1. Curioso. En España muchas veces se dice que a falta de equis jornadas tal equipo no se juega nada porque es igual quedar el 12 ó el 15. En cambio, en Italia estar tres puestos más arriba o más abajo son un buen puñado de euros

    En resumen y teniendo en cuenta esta multitud de variables, el reparto ha sido así. He despreciado decimales, redondeando, por lo que no coinciden al céntimos los sumatorios

    EQUIPO FIJO AFICION CIUDADANOS ULTIMA LIGA QUINQUENIO CLAS.HIST. suma
    Juve 17,31 51 3 4 11 8 95
    Milán 17,31 35 4 4 12 8 80
    Inter 17,31 36 4 2 12 7 80
    Nápoles 17,31 21 4 4 10 5 61
    Roma 17,31 16 6 3 11 7 60
    Lazio 17,31 8 6 3 8 6 48
    Fiore 17,31 6 1 3 9 7 44
    Udinese 17,31 4 1 3 9 3 38
    Palermo 17,31 5 2 1 7 2 34
    Samp 17,31 3 1 1 6 5 34
    Cagliari 17,31 5 2 1 5 3 34
    Torino 17,31 5 3 1 1 6 33
    Génova 17,31 3 1 1 7 3 33
    Atalanta 17,31 3 1 1 4 4 32
    Bolonia 17,31 3 1 2 2 4 31
    Catania 17,31 3 1 3 3 1 30
    Parma 17,31 2 1 2 5 2 29
    Chievo 17,31 2 0 2 3 0 25
    Siena 17,31 1 0 0 2 1 23
    Pescara 17,31 2 0 0 0 1 21

    (Datos extraídos de la maravillosa web billanciato.it)

    En España y el resto de grandes ligas de nuestro entorno no analizados en este post la cosa quedó así en 2012 como expuso este buen artículo sobre el particular que pudimos leer aquí

    (mistergol.com)

    ¿Algo que decir?

    About

    5 Responses to El modelo italiano de derechos televisivos

    1. 5 agosto, 2013 at 11:39 am

      Hace un par de años, en función de lo que se oía, se leía y se escuchaba por ahí en aquellos días, me «inventé» un modelo de reparto para España. Traté de ser lo más certero posible, aunque, claro está, las cifras no eran ni mucho menos exactas. Se trataba de una aproximación en función, ya digo, de lo que se podía saber acerca de lo que proponía el grupo de los siete clubes que, liderados por Del Nido, luchaban (y luchan) por un reparto más justo.

      El modelo de reparto era muy parecido a este italiano que describes. Y los resultados, casi calcados.

      Aquí te dejo el enlace.

      http://ravesen.blogspot.com.es/2011/09/las-propuestas-de-reparto-de-los.html

      A mi este reparto me parece más sensato para España que el inglés o el alemán. Como bien dices, es de necios negar la diferencia entre los dos grandes y el resto. Diferencia que queda recogida en el modo en que se haría el reparto según este modelo. El objetivo no debe ser tratar a todos por igual, sino reducir la indecente distancia entre dos y el resto. Sobre todo porque esa diferencia no es debida al reparto de dineros televisivos, sino que siempre ha estado ahí. De toda la vida. Lo que no puede ser es mantener el estatus actual, que está destrozando el fútbol español.

      En el medio está la virtud, y creo que los tiros han de ir por algo parecido a esto que expones.

      @ravesen_

    2. 5 agosto, 2013 at 8:05 pm

      El sistema de reparto italiano además de ser más justo puede servir para evitar (o para aminorar) los amaños de partido en la recta final del campeonato, ya que al pagarse una cuantía por clasificación final, los clubes querrán quedar lo más arriba posible y será más complicado «comprar una derrota».

      A nosotros a día de hoy nos vendría bastante bien este sistema, pero si se hubiera establecido 5-6 años antes, nos hubiera venido mucho mejor (por el tema de la clasificación de las últimas temporadas).

    3. Alvaro
      5 agosto, 2013 at 9:12 pm

      El caso, amigo Rafa, es que cuando estaba trabajando sobre el artículo lo que escribía me resultaba familiar. Como la tipica musiquilla de fondo que te recuerda a algo y que piensas «esto, o algo así, lo he escuchado yo alguna vez, pero no pongo en pie ni donde ni cuando fue». Ahora, tras tu agradecido comentario, creo que sé que era. Imagino que en alguna parte escondida de mi cerebro se alojaba el recuerdo de tu artículo que leí en su día. Lo has clavado, tío.

      A mi hay una cosa que me gusta mucho y es lo que tú llamas notoriedad y que yo aquí he traducido como «aficionados» (sostenitori es el palabro exacto en italiano que más bien quiere decir «partidario!). Pienso que esa variable es muy difícil de moldear, pero que es muy importante. Me refiero al hecho de la innegable realidad de que a los estadios cada vez va menos gente y de que los Presidentes de los clubes les da relativamente igual porque aquí quien manda es Don Tebas y las televisiones. En cambio, con ese sistema del que hablabas en tu artículo o con el sistema que hay en Italia, ya se cuidarían de intentar reforzar la presencia de aficionados en las gradas. Si, por decir algo, voy a cobrar de las televisiones medio kilo más por hacer 2.000 abonos más, ya abarataré precios o no cometeré atrocidades como las de quitar el abono infantil (tema este que no he tratado, pero que trataré la semana que viene, por cierto)

      Nada más y nada menos que un 25% (216 millones de euros) se distribuyen conforme a esta variable en el Calcio. Ayer, hablando por twitter con los amigos de @vendovosmareo nos llamaba la atención la diferencia sideral entre la Juve y los Milán o Inter en este sentido. 51 kilos se lleva el equipo turinés. Y es que resulta que uno de cada cuatro tiffosi son de la Yúver (como diría el otro). Aquí está http://www.demos.it/2012/pdf/2397capsoc35_tifocalcio.pdf

      Como a mi me gusta decir y es válido para todos los órdenes de la vida, la visión de orejeras es dramática, siendo imprescindible una visión global para todo. Esto es una muestra más de que todo debe estar interrelacionado. Sí, por ejemplo, la variable de cobro televisivo dependiese en un 25% de los aficionados ya se cuidarían muy mucho de tratar de forma más cariñosa al aficionado

    4. 13 agosto, 2013 at 1:20 pm

      Mal hacemos si nosotros mismos no llamamos a las cosas por su nombre, y esto de la Liga de las estrellas es un engaño más al que nos tienen acostumbrados, pero ello no da carta de naturaleza al sinsentido o a la burla hacia el aficionado.

      Debemos distinguir entre competición y competidores, o entre comunidad y comuneros, o si queréis entre conjunto y los elementos que lo componen. No saber distinguirlo es continuar el dislate.

      La competición es el conjunto de equipos con personalidad propia, una, y que es distinta a cada uno de ellos. Los ingresos que genera la competición deben pertenecer a la competición y los ingresos que generan las individualidades pertenecen a cada uno de ellos.

      Los ingresos que genera la competición no sólo deben pertenecer a la competición, sino que también le pertenece a su ámbito de decisión su gestión y en su caso su reparto. Creo que plantear esto es de perogrullo y no entiendo cómo puede estar en cuestión. Todo lo que no sea así debería ser tachado de impropio.

      Una vez sentadas las bases de distinción entre la propiedad comunal y la propiedad individual, se deberían establecer los mecanismos por los que esos ingresos lleguen a sus componentes, salvando primero los compromisos de pagos mediante la supervisión administrativa no admitiéndose deudas vencidas contra administraciones públicas o inclusos con otros equipos, ya que las fichas federativas pasan por un órgano de fiscalización.

      Llegados a este punto yo soy un firme defensor de la competición, y para conseguir una competencia interesante lo primero por lo que se debería velar sería la igualdad de condiciones de sus competidores, entendiendo igualdad en su finalidad y no en su inicio, o lo que es lo mismo, debería existir un trato de discriminación positiva hacia los más débiles.

      Todo esto que digo no es de mi cosecha sino de un somero vistazo a cómo gestionan sus competiciones aquellos que mejor lo hacen, los americanos. Todo esta inventado y es tan simple como copiar aquello que funciona. Innovar es de genios y es mejor dejarlo a los genios, nosotros sólo tenemos que copiar, pero…, ¡Leches! Copiemos bien.

      Todo lo demás…, es tan fútil.

    5. Pingback: El modelo italiano de Derechos TV, que parece se instaurará en España | VamosMiSevilla

    Responder a Rafael Sarmiento Cancelar la respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *