• Precios. ¿Una simple cuestión económica?

    by  • 18 julio, 2013 • Economía, Fútbol, La firma invitada, Sevilla • 5 Comments

    POR JOSE MARIA CRUZ

    A raíz del post titulado “Entradas vs Abonos. La burbuja de las vitrinas” en el que se compara lo que costó acudir a ver al Sevilla en nuestro estadio con abono o comprando cada entrada por separado, me decidí a investigar qué ocurría con el resto de equipos en busca de algunas razones para conocer por qué no se cumple siempre ese axioma (a priori inquebrantable) que supone que la compra anticipada ofrece jugosos descuentos. En cuanto uno empieza a investigar un poco por la red, se encuentra rápidamente como aficionados de otros equipos tienen la misma preocupación que nosotros. Sin irnos muy lejos, aquí podréis encontrar un aficionado del Granada que realiza un estudio idéntico con los precios para ver a su equipo y también veréis como en una de las zonas de su estadio vuelven a ser más baratas las entradas que el propio abono. Entonces, ¿estamos ante una práctica habitual o se trata de hechos singulares? Aprovechando diversos estudios económicos, he ido recopilando información de las principales ligas europeas, para hacernos una idea de lo que ocurre. Por supuesto, me es imposible confirmar la enorme cantidad de datos y, además, puede que algunos abonos contengan ciertas particularidades que invaliden su inclusión en este análisis, pero creo que a grandes rasgos es una buena foto de lo que ocurre a nivel europeo. Si pincháis en la siguiente imagen, veréis un buen resumen de ello.

    Figura 1

    Como habréis podido observar, solo se analizan los abonos y entradas más caros y baratos de cada club, con lo que no aparecen casos como el del Granada. A primera vista, me sorprende que sea la liga española la que menos casos excepcionales tiene, mientras que la Bundesliga está repleta de ellos. ¿A qué se debe? En mi opinión, el hecho de que en la liga alemana se apueste por los bajos precios hace que se llenen los estadios, por lo que garantizar un asiento para toda la liga es un privilegio que hay que pagar, obviando otra serie de ventajas que conlleva ser abonado.

    No tengo muy claro si los resultados que aporta el análisis en Italia se pueden considerar válidos, puesto que parece extraña tanta diferencia entre abonos y entradas. En este caso, creo que los abonos VIP han desvirtuado los resultados de varios equipos; por lo que estamos ante niveles parecidos al de España e Inglaterra. Justo los dos países con los precios más caros y donde más se quejan sus aficionados por ello.

    ¿Tienen sentido estos precios para el espectáculo recibido a cambio? Lo cierto es que cada vez son más frecuentes las quejas y, ayudado por la crisis en España, cada día es más común ver las gradas de los estadios semi-desiertas. Lo que me lleva a pensar que desde un punto de vista empresarial, no se está alcanzando el objetivo de maximizar los ingresos. Cosa que me parece bastante grave cuando nos encontramos en un mercado casi monopolístico, teniendo en cuenta que la venta de entradas de un equipo poco o nada afecta a las del vecino.

    Pero es más, ¿no deberían nuestros dirigentes adoptar un poco la visión alemana y moderar sus ingresos en este apartado para premiar a sus aficionados? Creo que en no pocas ocasiones, los dirigentes del fútbol pierden de vista que sin aficionados el deporte carece de sentido. Me parece muy injusto que se intente exprimir hasta la última gota los sentimientos de la afición, por una cantidad de dinero extra, que en el mejor de los casos para el Sevilla puede suponer un 1% del total de ingresos o el sueldo de alguno de los componentes de dudosa calidad de nuestra plantilla. Me parece muy injusto, que año tras año el abono del Sevilla sea uno de los más caros de toda España, siendo una de las regiones con más paro de todas las que cuentan con equipo en 1ª división.

    Figura 2

    Por último, a mí me gustaría que en la presentación de la campaña de abonados de mi equipo se hablara de forma clara de los precios, como hace el Osasuna – informe del cual se ha sacado la imagen anterior -, estableciendo desde el primer día el precio de las entradas, sin entrar en el juego del corto plazo (a través de la marcha del equipo y del sentir de la grada) para parchear los errores cometidos anteriormente.

    Probablemente mi juventud me haga pecar de iluso y si alguien con poder en el club siguiera mis recomendaciones, acabaría todo en un desastre pero dejadme que siga pensando que no todo debería ponderarse desde una cuestión meramente económica.

    @ShumyAgain

    Nota: Sobre este tema, además de la entrada enlazada al principio, también se pueden consultar los artículos “Televisión y afluencia a los estadios” y “El precio del fútbol

    About

    5 Responses to Precios. ¿Una simple cuestión económica?

    1. Alvaro
      18 julio, 2013 at 20:19

      Hoy debuta una nueva firma invitada en el blog. En este caso José María Cruz, sevillista hasta las trancas, que nada tiene que ver con el Ex Director General del Sevilla y conocido en el mundo tuitero por sus conocimientos absolutamente brutales de la Formula Uno. Como propietario del blog no puedo más que sentir orgullo por los amigos que paran por este humilde sitio y felicitar de forma expresa a Shumy por su extraordinario post (lo de los gráficos ha debido de ser un curro impresionante).

      En cuanto al fondo, poco puedo añadir más que estar absolutamente de acuerdo tal y como he manifestado en los post escritos y enlazados al artículo de José María. El problema es lo que denomino “La visión de las orejeras”. Se echan cuentas y se dice “¿oye. Si tenemos 30.000 abonados a 500 euros de media, saco 15 kilos. Y como por abonados hay que sacar 15 kilos, pues ese es el precio” En cambio, muchas veces no se tiene una visión global y si los pones, no sé, a 300 euros, tal vez saques 45.000 abonados, sacando sólo 13,5 millones. Pero esa merma de un kilo y medio lo compensas llenando el estadio (más ventas de camisetas, de consumos en las barras, de publicidad al haber más “clientes”, etc y, sobre todo, llenazo todos los partidos que te pueden dar el plus de puntos que te meta en Champions lo cual te hace, no sólo compensar, sino a la larga superar ese déficit de 1,5.

      El problema es que se baja a la realidad social cuando es tarde. Y ya se ponen parches en formas de entradas en Planeo, promociones de 2×1 y demás que provocan surrealismos como los analizados.

      Reiterándote mi agradecimiento, amigo Josemari, y esperando que la pajarita de Andrés Montes te haya quedado bien, recibe un saludo que en persona sería un abrazo

    2. 18 julio, 2013 at 21:01

      Muy trabajado ese gráfico que analiza el precio de los abonos y el precio más caro / barato de las entradas.

      Como norma general, parece ser que los abonos más baratos son más rentables que ir en base a entradas baratas en tres de las cuatro ligas. Solo en la Bundesliga ocurre que te puede salir más rentable ir a los partidos con entradas que sacando el abono, cosa que la verdad no entiendo muy bien puesto que son estadios que casi siempre están llenos debido a el bajo importe que suelen tener sus abonos. Supongo que el bajo precio de las entradas es debido a ésta circunstancia con el objetivo de tener siempre el campo lleno.

      Muy llamativo el caso del Arsenal, cuyo abono más barato te sale casi el doble que sus entradas más barato. Además, también son los que tienen las entradas y los abonos más caros de la Premier con mucha diferencia. Llamativo y bastante extraño cuando tienen un campo con tanta capacidad, supongo que tendrá mucha demanda ir a ver a los “gunners”.

      Pues para ser tu debut el artículo es muy bueno Jose María, tanto en su temática como en el trato que le das. Espero poder leer más artículos tuyos por aquí =)

    3. Foraneo
      19 julio, 2013 at 18:44

      Un estadio más lleno, significa más desplazamientos de gente a la ciudad. Y a la fuerza gente que se anima de otros puntos del mapa. Lo cual significa, más ingresos para la propia ciudad. Para un club a lo mejor no supone grandes ingresos (de taquilla, porque seguro que también incrementaría por venta de camisetas, …), pero para algunas ciudades supone una bocanada de aire en una época que cuesta respirar.

    4. 22 julio, 2013 at 11:46

      Vaya, vaya, nuevas firmas ingenieriles en el blog. Me congratulo de ello.

      Sobre todo por la calidad del artículo y la gran currada necesaria para escribirlo e ilustrarlo.

      Efectivamente, da lugar a conclusiones interesantes, pero dificilmente extrapolables de un pais o un equipo a otro. Porque por ejemplo el caso de Alemania tiene una explicación distinta a la nuestra, como perfectamente has ilustrado.

      Yo me quedo con la impresión que siempre he tenido y es que el mundo del fútbol es mucho más reactivo que proactivo. Tiene muy, muy poca iniciativa por datos del entorno y tiende siempre a reaccionar tarde. En el tema de los abonos es palmario. Les ha llegado la crisis más tarde que al resto y ni aún así han sido capaces de promover medidas paliativas.

      Así nos va.

    5. 2 agosto, 2013 at 20:59

      Me apunto a la última frase de Carlos. Así nos va.

      Enhorabuena José María.

    Deja un comentario