• Los límites de la ética

    by  • 25 julio, 2013 • Fútbol, Miscelánea • 5 Comments

    (Escuchando de fondo “Abuchea” de SFDK)

    Imagina que un imitador de Manuel Ruiz de Lopera (inciso de autor: honor a Fran Ronquillo, que no se puede tener más gracia) llama a un futbolista canterano del Sevilla en directo en la Radio y le dice que va a volver al Betis y que quiere contar con gente sevillana para su proyecto. Que le consta que toda su familia es bética y que quiero hacer de él un estandarte de su resurrección.

    Al futbolista se la meten hasta donde pone Toledo y pica en la broma de lleno. Y no sólo eso sino que dice que es bético desde chiquitito, que está sólo en el Sevilla por el dinero, pero que el jugaría encantado en el Betis.

    ¿Serías indulgente con el chaval? En el fondo es un jovenzuelo que busca su bien económico y el de su familia y que en medio de una conversación sólo ha querido agradar a su interlocutor.

    ¿Lo estigmatizarías para siempre? ¡Ese tío no se vuelve a poner mi camiseta!

    ¿Crees que el Sevilla FC debería actuar y sancionarlo?

    ——————————————————————————————————————————–

    ETICA Y NEURONAS

    Hay dos máximas dentro del mundo del fútbol que están plenamente asumidas

    1. El futbolista es un sujeto con una capacidad neuronal limitada. Esto, como cualquier generalización, es una injusticia como Kanouté de grande. Pero está ahí asumido. Por otro lado, habría que ver actuar a todos los que pían de lo cortitos que son los futbolistas. Habría que vernos con 25 años, la de Ubrique hasta las bordes, unas guayabos espectaculares todo el día pululando alrededor y rodeados de las compañías de dudoso pelaje que suelen acercarse a estos chavales.

    2. La ética en el mundillo futbolístico no existe. Esto se ha convertido en un espectáculo lamentable, del todo vale, con tertulianos forofos que interpretan papeles cual actores y chistosos del tres al cuarto. A los que somos de la cuerda de Arrigo Sacchi en el sentido que pensamos que el fútbol es la cosa más importante de entre las cosas que no tienen importancia, nos toca sobremanera la moral la proliferación de estos personajillos.

    Y, como suele pasar cuando llevas al extremo las cosas y se unen el hambre con las ganas de comer, en cuanto estas dos máximas se entrelazan, salta la bomba. El caso de Fran Sandaza.

    (futbolytu.blogspot.com)

    Sandaza es un 9, pelín tronquete, pero con claro olfato goleador. Nacido en las Navidades del 84, desde muy joven fue un trotamundos del fútbol, jugando en el Leganés, Toledo, Onda, Puçol y Valencia Mestalla donde completó su mejor temporada con 22 goles en el ascenso del filial ché a 2ªB en la 2007/2008. A pesar de ello, el Valencia no le da ficha del primer equipo por lo que Fran tiene que escoger entre las distintas ofertas que tiene derivadas de su buena temporada. El caso es que los ojeadores del Dundee United se acercaron a verlo en varios partidos y, tras un buen partido del jugador en Avila donde marcó dos goles, pensaron que las características de Sandaza (alto, fuerte, rematador) casaban bien con la liga escocesa. El chaval no se lo piensa y emigra. Completa una buena temporada, destacando además en los partidos importantes ya que le marca cinco goles a Celtic y Glasgow Rangers. Sin embargo cae lesionado, es fichado por el Brighton donde prácticamente no juega, rescatándole el modesto St.Johnstone escocés donde recupera el instinto goleador.

    Como todos sabemos, Scotland is not Spain. Si uno de sus clubes más importantes (Glasgow Rangers) está acuciado por las deudas, desaparece y se tiene que reinventar desde la categoría más baja. Este nuevo Glasgow Rangers (The Rangers Football Club) de 4ª división fichó a bombo y platillo al veterano internacional Kevin Kyle y Fran Sandaza como hombres gol. Sin embargo, el delantero español no respondió a las expectativas y sólo pudo conseguir 2 dianas en 14 partidos. Por cierto, que el Rangers ya ha ascendido a 3ª división.

    Un día, Sandaza recibe una llamada. El comunicante se presenta como un representante de la Major League Soccer, interesado en ficharlo. Pero, realmente, el que llama es un guasa, hincha del Celtic. Fran Sandaza -que seguramente será un chaval estupendo pero tampoco debe estar de neuronas como Mariano Barbacid- cae de lleno en la broma. Resulta que cuenta pelos y señales de su contrato, dice que está en el Rangers sólo por dinero y demás. El cachondo mental del Celtic difunde la conversación. A la mañana siguiente, Fran Sandaza tenía que reservar habitación en la Venta para ocho días, siete noches. Pasada esa suspensión de empleo y sueldo semanal, el club decide despedirlo fulminantemente aprovechando que las prestaciones deportivas del ariete tampoco estaban siendo las deseadas. En estos momentos el chaval anda metido en pleitos en Escocia por considerar improcedente su despido. Tras casi medio año sin equipo, he leído que vuelve a enrolarse en el fútbol español, ya que acaba de firmar por el Lugo de Quique Setién.

    La línea roja, la delgadísima línea roja, es algo tan subjetivo que lo que unos vemos como una broma, otros lo ven como un ataque intolerable (y viceversa). Y donde unos ven escarnio asqueroso, otros piensan que, bueno, que está en el sueldo y que forma parte del hecho de ser personaje público. La inherente subjetividad, como digo, impide poner el listón en uno u otro sitio de forma tautológica.

    Desde aquí, y aunque lógicamente no lo va a leer, un abrazo a una víctima como Fran Sandaza y mi desprecio más absoluto a aquellos falsos que se mueven en el entorno del fútbol, que dicen una cosa u otra dependiendo quien sea la empresa que les paga, salvadores (del Sálvame) chichinabescos de la patria balompédica con miles de seguidores en twitter -la mayoría voyeurs morbosos o seguidores que directamente se ríen de ellos-, cuyo ego y afán de protagonismo no conoce límites, que han hecho del espectáculo circense futbolero su modus vivendi, y que respetan tan poco este apasionante deporte que les da igual las consecuencias de sus actos.

    Artículo dedicado a @CornelioSfc , maestro y fiel Guardián SFC que inspiró estas líneas en medio de una tuitera conversación sobre el listado de los periodistas más influyentes en twitter.

    Adenda: me recuerda @cesarvizcaino el similar caso vivido por José Antonio Reyes tras sufrir una broma telefónica en los años que militaba en el Arsenal.

    http://www.20minutos.es/noticia/4846/0/reyes/broma/butragueno/

    About

    5 Responses to Los límites de la ética

    1. Cornelio
      25 julio, 2013 at 17:31

      Honradísimo por la dedicatoria.
      ¡Pobre muchacho!
      Todavía es peor, ya que algunos crean opinión y ni siquiera es la suya, sino un reparto de papeles.
      Espléndida la ración de salmón de hoy.

    2. 25 julio, 2013 at 18:11

      Vaya historia lamentable.

      Yo tengo una solución a la duda de donde poner la línea roja: no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti. Una forma algo historiada de decir RESPETO.

      Que seas un personaje público o ganes mucho dinero te expone a la alabanza, a la crítica o al comentario público, pero nunca a la falta de respeto. Eso es algo relativo a la condición de persona, no al dinero o a la fama.

      Muy interesante, como de costumbre.

      Un abrazo.

    3. Alvaro
      25 julio, 2013 at 21:58

      Gracias a ambos por los comentarios.

      Qué fácil es llenarse la boca pidiendo respeto, pero que difícil es llevarlo a la práctica por algunos. Pero qué difícil….

      En cambio, los actores chaqueteros son fácilmente reconocibles.

      Abrazos

    4. Séneca
      26 julio, 2013 at 21:04

      El problema mayor de todo ésto es que a los responsables de éstos atropellos morales jamás les ocurre nada, y además suelen salir reforzados en su entorno.

    5. 2 agosto, 2013 at 20:36

      O la insoportable levedad del ser.

      Palabra, honor, educación, respeto…, el vulgo es necio y pues lo paga es justo hablarle en necio para darle gusto. Pues eso.

      Viva el hedonismo.

    Deja un comentario