• El poder del débil

    by  • 7 abril, 2013 • Sin categoría • 9 Comments

    (Escuchando de fondo «Buscando una luna» de Extremoduro)

    Viene de Miradas

    Antes que nada, agradecer las respuestas llegadas por las distintas vías. Aunque habría que ver qué haría cada uno de nosotros si nos viéramos en ese tipo de tesituras en la vida real, sinceramente, me esperaba algo más de «pudor teórico». De todas formas prácticamente todos coincidimos que cuando notas que te miran, al menos te lo piensas antes de actuar. Todos y cada uno de los comentarios (jugosísimos sin excepción) aportan su matiz por lo que no actúas igual. Es que no puedes actuar igual.

    Digamos que las dos situaciones imaginadas no son más que el trasunto bizarro que hice de un experimento sociológico real realizado en la Universidad de Newcastle que le leí al maestro Manuel Conthe al analizar los cristales rotos del PP.

    Resulta que había una taquilla de desayunos donde los profesores cogían leche y las viandas oportunas debiendo dejar en un cestillo lo que hubiesen gastado. No había control más allá de apelar a la responsabilidad de cada uno. En las semanas pares dentro de la taquilla se pusieron imágenes de flores; en las impares un par de ojos que te miraban fijamente. Además, se alternaban hombres y mujeres.

    33148_470x543

    En el gráfico se puede ver que con las flores la gente dejaba menos dinero cuando cogía el desayuno. En cambio, cuando se sentían observados, los profesores dejaban una cuantía mayor. De los 70 centavos por litro de leche de la primera semana se pasó a los 15 centavos a los 7 días. Incluso las cantidades dentro de este campo son variables, ya que con la cándida mirada de la guapa muchacha de la séptima semana dejaban menos que con la cara de malaje que gasta el de la primera.

    El poder real de una foto es cero. Pero cero total. Que haya un atardecer en la playa de Sánlucar, la cara del Ministro de Hacienda, la carta del Eslava o una foto de Stevanovic es técnicamente igual. El que es legal va a actuar siempre bien. Pero en ese espectro importante humano donde está imbricado el personal amante del tangue, el tomar una decisión o cortarte un poco puede variar dependiendo si te sientes observado. Incluso es importante la forma de observar. Las respuestas a la cuestión planteada que precede a esta entrada o el experimento de la Universidad de Newcastle así lo demuestran.

    Desde hace meses tengo conocimiento de la gestación embrionaria de un grupo de reflexión y estudio, centralizado en la situación accionarial del Sevilla. Sevillistas de cuna ocupados y preocupados por distintos movimientos más o menos subrepticios que se puedan estar cociendo en la entidad. Hasta donde yo sé, sevillistas limpios de corazón y espíritu sin más intención que estar in vigilando ante distintas situaciones que se puedan estar produciendo.

    En estos días saltó a los medios de comunicación la noticia, aunque ya Manolo Aguilar de Radio Sevilla había dejado caer algo hace semanas. No obstante es ya vox populi los incipientes movimientos en ese sentido; un grupo de personas constituidas como grupo de reflexión, con un poder accionarial nimio y, por consiguiente, real tendente a cero, pero preocupados por la llevanza actual de la institución y la deriva de la misma.

    El tema tampoco ha levantado una excesiva polvareda, cosa lógica por otro lado. El propio Presidente ha manifestado en ocasiones que no ve mal este tipo de cuestiones. En las previas a la Junta de Accionistas dijo en el Diario Marca que «Nunca he limitado la posibilidad de preguntar, a mí no me decepciona que me pregunten más o menos. El que quiera saber algo de la marcha del club está en su perfecto derecho«. Y es que la existencia de inquietudes dentro del sevillismo no puede más que resultar positivo. Cosas como esta te demuestra que el sevillismo está vivo y en cierto modo humaniza a ese ser repulsivo que es la Sociedad Anónima Deportiva demostrando, una vez más, que los sentimientos y el amor por unos colores nunca deben ser ninguneados por mucho poder accionarial que se tenga, máxime en una Sociedad de las características de las futboleras.

    Por lo que tengo entendido son sevillistas que ni tienen ni quieren afán de protagonismo, ni interés crematístico, ni intención de constituirse como grupo opositor que quiera echar a Del Nido de la presidencia ni nada que se le parezca. Ese heterogéneo crisol de sevillones compuesto por abogados, expertos en marketing, economistas, etc, no son más que el señor de la foto de la primera semana del experimento universitario de Newcastle, que aun cuando no tiene poder alguno, quiere estar vigilante sobre lo que pueda pasar en el entorno. Se limitan a ser un grupo con ciertas inquietudes y que, como cualquiera de nosotros está preocupado con la marcha del club y asombrado por ciertas cosas que están pasando que me resisto a comentar para no resultar reiterativo

    Al socaire de ello, los distintos medios de comunicación han comentado la cuestión, con dos imprecisiones importantes para mi gusto.

    1.La búsqueda del nombre y apellidos de alguien que se postule como alternativa o cabeza visible. Creo que es un error porque, hasta donde yo llego, esta especie de grupo de reflexión creado no tiene en mente constituirse como alternativa a nada por lo que nadie debe aparecer en primera línea autoerigiéndose como nada. Y si lo pretendiese en un futuro, cosa que desconozco, lo primero que debe hacer es intentar montar las bases de un movimiento sólido, sondeando en los distintos ambientes el sentir existente. De momento, optan por la discreción y por el despacito y con buena letra. Indudablemente tal proceder demuestra que buscan una buena base y no entrar como elefante en cacharrería. Mis felicitaciones por ello.

    2.Intentar hacer un paralelismo con lo que pasó en el Betis de Lopera y sus movimientos opositores. Imposible parecerse menos. En aquella institución hay una causa judicial por medio sin la cual hubiera sido imposible nada de lo que está sucediendo. Los presuntos delitos por los que está siendo investigado el máximo accionista verdiblanco no encuentran reflejo ni de lejos, pero ni de lejos, en lo que está pasando en el Sevilla donde, por vía ilegal, hay el más mínimo indicio de que nadie se lo esté llevando crudo. El que lo tenga, que se acerque al juzgado a denunciarlo. Por tanto, por favor, no caigamos los sevillistas en la trampa que los amantes del morbo intentan tender realizando un paralelismo tebeístico entre nosotros y nadie.

    Leo en redes sociales que el grupo en cuestión irá paulatinamente dando detalles de su movimiento y haciendo públicos por los cauces oportunos sus componentes, ideas y pensamiento. Estaremos expectantes.

    «Todos los hombres de cualquier nivel social, ideas religiosas o políticas tendrán aquí cabida»

    About

    9 Responses to El poder del débil

    1. cornelio
      7 abril, 2013 at 6:31 pm

      Despues de hacernos a todos, nunca mejor dicho «la picha un lío» sale por aquí.

      Plas, plas,plas, plas, plas.

      Decir más cosas sería estropear, via comentario esa pagina.

    2. judoru
      7 abril, 2013 at 8:15 pm

      Plas plas

    3. Alvaro
      7 abril, 2013 at 9:19 pm

      Me alegro que el post haya gustado. Pero me gustaría palpar cómo se ve este movimiento dentro del aficionado medio. ¿Creéis que, de inicio, es algo positivo?

      Gracias

      • Eugenio el de los chistes
        8 abril, 2013 at 9:21 am

        No es sólo positivo, que lo es; es necesario. Si me apuráis, opino que imprescindible. Por ello, mil gracias y todo mi apoyo a este grupo de sevillistas concienciados, preocupados y activistas.

        Por cierto, buenos días. Y gran(des) mensaje(s), Álvaro.

    4. 8 abril, 2013 at 9:54 am

      Gran remate del cebo de las miradas.

      Creo que hay otro colectivo, aparte del de personas honradas, que no se dejaría influenciar por la mirada. El que lleva tanto tiempo haciendo impunemente lo que le apetece que ya se cree o se siente intocable le mire quien le mire.

      Hayan llegado o no a esa fase, ese movimiento es necesario a más no poder. Y con la entrada en el consejo de Carrión y Caldas, ya no queda más oposición que la que pueda ejercer un movimiento así.

      Movimiento al que le deseo la mayor de las suertes, porque creo firmemente que su suerte es la del Sevilla. Y paciencia y tesón en su ardua tarea, porque no les van a faltar ninguneos. Porque creo que hay quien le da igual quien le mire.

      Esperemos que vuelva a medir mal sus fuerzas. O la de los demás.

    5. 8 abril, 2013 at 10:03 am

      Una vez leído el post, no me extraña que esperaras más «pudor teórico» en el anterior. Lo que pasa es que sólo tú sabías de qué iba el siguiente. Mis disculpas, de todos modos. Ahora, al revés que el otro día, me pongo serio.

      Como dice el anterior comentador, esto es muy necesario en el Sevilla. Bueno, en el Sevilla y en cualquier parte. Se necesitan esos ojos vigilantes que eviten que los que mandan hagan lo que les de la gana sin ningún tipo de pudor. Por muy bien que lo hicieran antes. Es más, he dicho muchas veces que echo de menos algo así en el Sevilla.

      Esto no quiere decir que sean mejores o peores. Quiere decir que son otra cosa, y la variedad es siempre importante. Ojalá se convirtieran en alternativa también. No necesariamente para sustituir a los que están, sino para que el sevillismo sepa que hay más sevillistas capacitados para dirigir el club y preparados para ello.

      Un abrazo.

    6. 8 abril, 2013 at 4:54 pm

      Y el sevillismo despierta del sueño de los justos, con sopor, con cierto mal sabor de boca y desazón, pero decidido.

      No oigamos cantos de sirenas de tibios, resentidos, y/o ignorantes, que el legado de nuestros mayores necesita de guardianes fieles a su espíritu. El tercer anillo clama por ello.

    7. 8 abril, 2013 at 11:43 pm

      Yo siempre considero positivo que desde cualquier sector se decida «vigilar» y arrojar algo de luz sobre los movimientos que realiza aquél que ostenta el poder. Porque siendo razonables, siempre es más fácil que se produzcan ciertas irregularidades (por llamarlas de algún modo) cuando nadie está vigilando que cuando hay algún par de ojos pendiente.

      Así que considero muy bueno para nuestro Sevilla que surja este movimiento de accionistas dispuestos a unir fuerzas para poder realizar dicha labor. Y no sólo eso, sino que ojalá surjan más movimientos como este, porque cuanto más haya seguro que mejor le irá al club.

      Que es lo que queremos todos; no tengo la más mínima duda.

      Un saludo y enhorabuena por la forma de traer este nuevo tema. Muy divertido.

    8. cornelio
      12 abril, 2013 at 4:00 pm

      No pretendo que esto se entienda como defensa al actual presidente, ni como crítica al grupo vigilante. Hablo teóricamente.

      En los momentos de debilidad de un mandatario, sea del carácter que sea, es fácil aparecer como alternativa. No cabe duda que no son los mejores momentos en el Sevilla.

      Siempre es bueno que haya alguien vigilante, en el sentido crítico del término.

      La duda viene cuando si el hecho de ser vigilante, hecho plausilble, automáticamente lo puede convertir en alternativa a la dirección.

      Ser buen fiscal no es garantía de ser buen gestor.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *