• El poder de un capitán: la leyenda del negro jefe

    by  • 16 marzo, 2013 • El Trinche Carlovich, Fútbol, Historias • 6 Comments

    (Escuchando de fondo Guerrilla Radio de Rage Against the Machine)

    Brasil, 16 de julio de 1950, estadio de Maracaná. Última jornada de la liguilla de grupos en la que se decidirá el nuevo campeón intercontinental. Todo está preparado para ver cómo el mundo del fútbol salda su deuda con la selección brasileña. Es su momento, su Mundial.

    Tras barrer a Suecia y España, les basta un empate ante los correosos uruguayos, que no han pasado de una victoria por la mínima y un empate en sus enfrentamientos ante escandinavos y españoles, respectivamente. Para ello cuentan con dos armas infalibles: el talento de sus futbolistas y el corazón de todo un país que les empuja hacia la victoria. Los datos dicen que aquella tarde había en torno a 200.000 personas en Maracaná. Quienes estuvieron allí afirman que dentro del más histórico templo del balompié se sentía la presencia de toda una nación.

    El partido, como no podía ser de otra forma, arranca con el dominio aplastante de los cariocas. La selección charrúa es un mero títere sometido a la voluntad del anfitrión. Nada más comenzar el segundo acto llega el gol: Friaça anota el que a buen seguro será el primero de muchos. Maracaná explota. Brasil es una fiesta. El mundo del fútbol honra a los ya seguros campeones. Jules Rimet mete la mano en su bolsillo y acaricia el papel en el que la noche antes había escrito el discurso, en portugués, por supuesto, que proclamaba a Brasil campeona. Uruguay baja definitivamente los brazos. Y entonces apareció él…

    (fuente:xtratime.org)

    Uno de los aspectos que se repiten de manera constante en el cambiante mundo del fútbol es la obsesión por encontrar al mejor jugador de todos los tiempos. La fortaleza de Di Stefano, la samba de Pelé, la elegancia de Johan Cruyff, la magia del Diego, el talento de Leo Messi,… Horas y horas de debate en medios de comunicación y tertulias alrededor de una misma idea sin que sea posible llegar a un acuerdo.

    Ahora bien, si llevamos el análisis a lo que debe ser un capitán, aparece un nombre que no resiste comparación alguna y que sorprendentemente es desconocido para una gran parte de aficionados. Hablamos de Obdulio Varela, el Negro Jefe, el hombre que cambió el rumbo del partido más famoso de todos los tiempos.

    A lo largo de su carrera, Obdulio Varela dio sobradas muestras de su liderazgo dentro y fuera de los terrenos de juego. No son pocas las anécdotas que certifican su dominante carácter, que alcanzaría su cénit en el que, a partir de entonces, se convertiría en la mayor hazaña futbolística que se recuerda.

    Aquella tarde en Maracaná había un extenso catálogo de virtudes futbolísticas. La magia de Zizinho, la capacidad goleadora de Ademir, la visión de Schiaffino,…todas quedaron ensombrecidas por el carácter, el liderazgo, el alma del mejor capitán que ha dado la historia.

    El partido comenzó a jugarse en el túnel de vestuarios. El ensordecedor ruido proveniente de las gradas de Maracaná terminó de hundir la moral ya tocada de los uruguayos, que encaraban el partido con la premisa de haber cumplido y con el único objetivo de evitar una goleada. Al ver las caras de miedo de sus compañeros Obdulio tomó la palabra y les dijo “No piensen en esa gente, no miren para arriba, el partido se juega abajo y si ganamos no va a pasar nada, nunca pasó nada”.

    Uruguay aguantó el tipo hasta el descanso, pero cuando Friaça abrió el marcador, perforó algo más que las redes charrúas: terminó de ajusticiar a un preso que, antes de empezar, ya había sentido como la cuchilla guillotinaba su cuello. El Negro, al comprobar como el ambiente volvía a devorar a los suyos, agarró el balón y al ya mítico grito de “Vamos, vamos, los de afuera son de palo” se dispuso a ganar el partido:

    “Ahí me di cuenta que si no enfriábamos el partido, esa máquina de jugar al fútbol nos iba a demoler. Esos tigres nos comían si les servíamos el bocado muy rápido. Entonces, a paso lento crucé la cancha para hablar con el juez de línea, reclamándole un supuesto fuera de juego que no había existido. Luego se me acercó el árbitro y amenazó con expulsarme, pero hice que no lo entendía aprovechando que él no hablaba castellano y yo no sabía inglés. Pero mientras hablaba, varios jugadores contrarios me insultaban, muy nerviosos, mientras las tribunas bramaban. Tenían miedo de nosotros. Entonces, siempre con la pelota entre mi brazo y mi cuerpo, me fui hacia el centro del campo, vi a los rivales que estaban pálidos e inseguros y les dije a mis compañeros que éstos no nos podían ganar nunca. Nuestros nervios se los habíamos pasado a ellos. El resto fue lo más fácil”.

    A partir de ahí, la historia es más que conocida. Los goles de Schiaffino y de Alcides Ghiggia volteaban el marcador ante la mirada atónita de un Maracaná en estado de shock y otorgaban al combinado uruguayo su segundo Mundial.

    (fuente: cartasesfericas.wordpress.com)

    Al finalizar el partido, tras recoger el trofeo de manera casi clandestina de manos de un desconcertado Jules Rimet, todos los jugadores uruguayos se fueron a celebrar el trofeo. Todos menos uno. Varela, afectado por la incosolable tristeza del pueblo brasileño, decidió huir de los focos y se lanzó al anonimato de los bares brasileños, buscando ahogar las penas junto a los vencidos. Años después, confesaría que nunca logró superar lo que supuso aquella final: “Si volviera a jugar aquel partido preferiría perderlo (…) mi patria es la gente que sufre”.

    @EltrincheCarlov

    About

    6 Responses to El poder de un capitán: la leyenda del negro jefe

    1. Alvaro
      17 marzo, 2013 at 12:08 am

      Muchas gracias al autor (no fui yo) por la entrada.

      En el partido probablemente más recordado de la historia del fútbol, todos saben que él fue el héroe. Ese Mundial ya no pudo ser más convulso. Tras la II Guerra Mundial, la cita mundialista se iba a disputar en Suiza, en el año 49. Por lo que se ve, no hubo tiempo de preparar las instalaciones y se medio improvisó un Mundial en Brasil. En Suiza se haría cuatro años después.

      Fue un Mundial complejísimo y con variadas intrahistorias. Desde la confección de los grupos, pasando por la retirada de algunos equipos y terminando por el accidente del Torino que dejó a Italia en cuadro, llegando a Brasil en barco a última hora. Al final salió para delante y culminó con el célebre Maracanazo, con el Negro Jefe aleccionando a los suyos y con el definitivo gol de Ghiggia que sale en la preciosa foto que ilustra el artículo.

      Fútbol en estado puro

    2. 17 marzo, 2013 at 9:38 am

      Gran historia; muy grande Varela, persona de firmes convicciones y gran generosidad por lo que pude leer de él. Historia muy emotiva la del Negro Jefe y su repercusión en el Maracanazo. Por cierto si alguien nunca se preocupó de saberlo, Maracaná nunca se ha llamado Maracaná.. Saludos y Felicidades al autor.

    3. 17 marzo, 2013 at 10:27 am

      Gracias por traernos esta magnífica historia. Fantástico ejemplo de como cambiar la historia no desde el talento sino desde tu convicción y capacidad de liderazgo.

      Algo parecido cuentan que Shane Battier está haciendo con los Miami Heats en la NBA y que ya hizo con Duke en sus tiempos de universitario disputando la NCAA. Dicen que es un magnífico líder, como estoy seguro de que lo era Varela.

      Grande el Negro Jefe.

    4. 18 marzo, 2013 at 3:46 pm

      Gran historia. Muy bonita y bien contada. Mi enhorabuena para el autor y para Alvaro porque sus colaboraciones no pueden estar mejor escogidas. Es un picar pasarse por este rinconcito.

    5. 19 marzo, 2013 at 11:01 am

      La moraleja final tiene tela de guasa…

    6. 21 marzo, 2013 at 12:55 am

      Enorme artículo, no conocía para nada la intrahistoria del Maracanazo y la figura del capitán Obdulio. Lo de la leyenda final de la no celebración y la empatía con los perdedores, es muy bonita, pero poco creible. Tipica de las autobiografías de los personajes de la zona.

      Enhorabuena al negro del salmón

    Responder a Javi Va (@JaviVaSFC) Cancelar la respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *