• ¿Le prestarías dinero al Sevilla (I)? (Menos mal que nos queda Portugal)

    by  • 6 febrero, 2013 • Derecho, Economía, Fútbol, Sevilla • 8 Comments

    (Escuchando de fondo “Quienes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos?” de Siniestro Total)

    Nota del autor: Como me ha salido un tochaco dividiré el artículo en dos bloques que publicaré con 24 horas exactas de diferencia. Los comentarios que haya que hacer sobre el mismo los realizamos si os parece sobre la segunda parte evitando así la dispersión. Además doy tiempo para pensar la pregunta (aquí pega un iconito de sonrisa malvada)

    Los habituales sabéis que son ya varios los artículos publicados relativos a las novedosas formas que tienen los clubes de conseguir liquidez ante la tiesura existente. El conseguir un bussines angel, el salir a bolsa o el uso de fondos de inversión han sido y serán materia recurrente en este humilde rinconcito internauta.

    Hoy vamos a dar un paso más en relación a esta noticia que supone una vuelta de tuerca en las curiosas formas de financiación. Resulta que el Oporto ha decidido ponerse a emitir deuda como si fuera un país o una relevante sociedad mercantil de singulares características. Y pide dinero, no puntualmente para fichar al Bertoni de turno como recordarán los sevillistas más viejos del lugar, sino que va ya nada más y nada menos que por la quinta emisión de deuda. Tiene una que acaba de vencer en diciembre de 2012 (de 18 millones, al 6%), tiene otra viva que le vence en 2014 (que renta al 8%) y como parece que hay interés no sólo emitió una agresiva de 25 millones al 8,25% sino que ante la amplitud de la demanda ha puesto 5 millones más en el mercado como se puede ver en la noticia enlazada. Total. De perdidos al Duero.

    Emitir deuda todo el mundo sabe lo que es a estas alturas. Al menos, por encima. El bombardeo de las noticias económicas, primas de riesgo y similares que vivimos en estos tiempos hacen que cualquiera tenga una noción básica de qué es una letra del tesoro o un bono a diez años. En realidad, desde un punto de vista simple tampoco tiene mucho misterio. Yo tengo 1.000 euros a prestar y dos personas que me los piden: “A” es una persona seria, honrada y con trabajo fijo y “B” es un tieso sin trabajo estable que en cuanto coge dinero de algún chapú se lo pule en esos sitios de luces de colores. Ambos ofrecen devolverme los 1.000 euros + un % de interés. Lógicamente a igualdad de condiciones yo prefiero dejárselos a “A”, pero tal vez “B” me rente un, no sé, 10% más. Y por esa brutal rentabilidad pues ya me pienso si merece la pena asumir el riesgo. En el punto justo de encuentro donde yo ya me pienso dejárselo a B está la clave. Ese plus que B tiene que pagar sobre A es la prima que yo cobraré por arriesgar.

    Si tú compras deuda alemana por 5.000 euros, te rentará poquísimo -incluso hemos visto rentabilidades negativas- pero es prácticamente seguro que Frau Merkel te devolverá el dinero. En cambio, si compras 5.000 euros de deuda griega, pues te debe rentar mucho pero corres el riesgo evidente de que haya quita. La diferencia de rentabilidad (prima) entre lo que te da la deuda griega y la alemana es el riesgo asumido por el que presta la manteca. En el caso que nos ocupa un señor ha llegado con 10.000 euros a Do Dragao y le han dado un papelito donde se le asegura que semestralmente le van a dar unos intereses de tal forma que en mayo de 2.015 ese dinero se va a convertir en 10.825 euros.

    Lo que no sabemos, y permítaseme la broma, es la “prima de riesgo” del Oporto. La de España, Portugal, Grecia o Francia la conocemos porque tenemos a Alemania que es el señor serio, honrado y con trabajo estable. Pero hasta donde yo llego esto de emitir deuda por parte de clubes de fútbol no es muy habitual. El caso es que no debe ser baja. Los tíos pagan un 8,25% a 2 años y ustedes me dirán quién da esas rentabilidades por inversiones fijas. Telefónica cerró el pasado enero una emisión de deuda a 10 años que renta un 3,987%. O España que incluso tras la subida de esta semana, tiene el bono a 10 años en poco más del 5%. Eso por no hablar de las recientes limitaciones a los depósitos bancarios impuestas que van a propiciar rentabilidades bajísimas de estos productos en el futuro más cercano.

    ¿Qué quiere decir esto? Pues que el Oporto ha tenido que dar una rentabilidad mucho más agresiva porque “su prima de riesgo teórica” (comparada con un país o con otras empresas) es alta. Si el mismo señor de los 10.000 euros se los prestase a España (país de una seriedad disoluta) tendría el dinero cautivo mucho más tiempo y le rentaría mucho menos. Pero es lo de siempre. El que la lleva la entiende y cada uno hace con su dinero lo que quiere siempre asumiendo el riesgo que cada cosa conlleva. Cuando metes tu dinero en letras del tesoro españolas, alemanas, en bonos del Oporto, en obligaciones de Gas Natural, acciones del Santander o en participaciones de Nueva Rumasa, debes saber a qué atenerte y asumir los riesgos de prestar más/menos interés por más/menos fiabilidad. Tu capacidad de asunción de riesgo. Tu prima de riesgo.

    De momento el Oporto ha devuelto religiosamente siempre sin “default” alguno por lo que los inversores en el club portugués han triunfado. Y subsumido en ese bucle que ha generado un idóneo circulo vicioso donde se ha arriesgado con nuevas y más altas emisiones de deuda ya que la demanda sigue siendo importante. Y con éxito. Por unos y por otros.

    No pierdan nunca la perspectiva de que quien pide es el Oporto. El Oporto. Si se viene hablando en estos años atrás que el Sevilla ha ingresado una burrada por traspasos, los portugueses nos superan ampliamente. Un club que ha vendido últimamente a Pepe (30 millones), Bosingwa (20), Lisandro (24), Quaresma (25), Meireles (13), Bruno Alves (22), Hulk (40), etc. hasta llegar a ingresar por traspasos 406 millones de euros (¡406!) en 8 años, gastando en ese periodo poco más de la mitad. A ello súmenle, por un lado, un flujo de ingresos relativamente importante derivado de su recurrente participación en Champions y, por otro, que no lo han tirado en la compra de Demules o Mosqueras que los suman en la mediocridad deportiva sino que siguen en la cúspide de su país. Lideran la clasificación de la liga portuguesa y en Champions se clasifican de segundos en el Grupo Ay siguen vivos en Copa y Champions.

    ¿Sería posible ver algo parecido en nuestro Sevilla? ¿Y en nuestro país? Mañana nos vemos. Mismo sitio, misma hora

    About

    8 Responses to ¿Le prestarías dinero al Sevilla (I)? (Menos mal que nos queda Portugal)

    1. 6 febrero, 2013 at 13:17

      Quillo, estás más productivo que corea del Norte. Muy bueno el artículo. Solo me pregunto ¿dónde está entonces el dinero de los traspasos?. ¡No deberían estar emitiendo obligaciones sino abriendo delegaciones por todo el mundo!.

    2. 6 febrero, 2013 at 13:22

      Quise decir Corea del Surrrrrrr ome por dió.

    3. 6 febrero, 2013 at 13:34

      Sin intención de dispersar ¿La segunda parte del artículo nos dirá qué hace el Oporto con los beneficios extraordinarios por la venta de activos? ¿Para qué necesitan el apalancamiento financiero? ¿Inversiones o costes fijos?

      Deseando de saber :D

    4. Alvaro
      6 febrero, 2013 at 17:16

      Menos mal que os dije de esperar a mañana a hacer comentarios. No tengo poca fuerza…. :-)

      Pues sí, querido Juan. Algún palanganista exacerbado ya me ha dado un toque vía twitter porque parece que os estoy exigiendo que os estoy cansando. Bajaré el pistón un poco.

      Lamento decepcionarte, querido Antonio, pero no hablaré más del Oporto. Era sólo un ejemplo para situar el título del artículo. En realidad me limitaba a exponer una realidad sobre una vía de ingresos experimentada por el histórico club portugués. A qué dedica el dinero recaudado vía emisión de deuda, al igual que a qué dedica el dinero recaudado vía traspasos, pues será como todos. A reservas, fichajes, acondicionamiento del estadio, pago de fichas…

      No olvidemos que el Oporto es club que cotiza en bolsa por lo que la emisión de deuda es una posibilidad viable. Lo que ya es más raro es no cotizar en bolsa y emitir deuda. E incluso no ser ni Sociedad Anónima

      Pero ya me estoy adelantando a la segunda parte. Además entro en demasía en el bucle de comentar lo que dije que no iba a comentar

      • 6 febrero, 2013 at 17:23

        Esto es, que este interesantisimo post solo ha sido la introducción?
        Lo haces ameno, lo haces fácil, eres un crack.

    5. 6 febrero, 2013 at 18:52

      Siento no hacerte caso yo tampoco, pero si no lo digo, reviento:

      ¿Cómo es posible que, en la lista de jugadores traspasados por el Oporto, se te haya pasado citar a Radamel Falcao?

      !!!!!!

      Ya lo he dicho. Ahora pondré la radio para escucharte en La Red Blanca y Roja

      Saludos

    6. Pingback: Le prestarías dinero al Sevilla (I) y (II) | VamosMiSevilla

    7. Pingback: La alternativa del águila | Salmon Palangana

    Deja un comentario